“A ver, ¿qué patán se ha comido un bocadillo envuelto en una bolsa que decía Cuarentena?”

2
55

Envolver filetes en film transparente para congelarlos, cocinarlos y devorarlos es lo mismo que embalsamar faraones para que no se deshagan, fallen el juicio de Osiris y los condenen por toda la eternidad. Así que el mundo no ha cambiado tanto (menos las neveras, que ya no son triangulares).

Lo que nos ocupa, en este caso, son los ladrones de tumbas. Por más maldiciones que uno les eche los tipos están empeñados en hacernos la no-vida imposible. El último intento de evitar sus fechorías pasa por introducir los bocadillos-faraones en bolsas Crime Scene & Quarantine. Sí. No harán que la dinastía gane en glamour, pero seguro que se lo piensan dos veces antes de meter mano. Vienen en paquetes de 20 bolsas (10 de cada tipo) por un precio sin duda mucho más asequible que contratar un vigilante nocturno y tenerlo en la cocina los fines de semana.

Visto en Foolish Gadgets

2 Comentarios

  1. Está bien, pero creo que la bolsa en sí es insuficiente. Sería como algunos animales que tienen colores llamativos para que los depredadores no los coman. ¿Cómo saben los depredadores que no deben comerlos? Pues cuando un depredador joven, inocente y sin experiencia ve uno por primera vez, lo captura… y se lleva una desagradable experiencia. Entonces aprende que, de entonces en adelante, debe evitarlos.

    Ahora bien, con esta bolsa, los depredadores-saqueadores no se amilanaran en principio. Si el bocadillo contenido es normal, entonces simplemente seguirá siendo víctima de robos. Así que, lo que hay que hacer, es que el primer bocadillo sea efectivamente algo peligroso. Así, el ladrón que se lo robe aprenderá que no debe llevarse la comida ajena… si sobrevive.

Comments are closed.