Necomimi: emociones felinas

19
80

A lo largo de la historia, el ser humano se ha declarado débil y sumiso ante razas consideradas evolutivamente inferiores, como los relojes-calculadora o las alcantarillas sin tapa. Esto nunca ha sido tan cierto como ahora, con ese fenómeno sociológico conocido como «El auge de los gatitos».
Nos pueden. Nos derretimos ante los ronroneos, no podemos evitarlo y no hay alergia que valga. Son nuestra debilidad y es una gran debilidad. La kryptonita, mal que mal, era un mineral retroiluminado; uno podía caer en la tentación de usarlo como lámpara, pero poco más: te debilita, lo sabes y lo evitas. Pero los gatitos son ternura y suavidad y, poco a poco, han conseguido no ya conquistarnos, como sugerían algunos, sino hacer que tendamos a ellos de forma inconsciente (una maniobra mucho más sutil). Esta es una muestra de la felinización (RAE alert!) de la que somos víctimas:

Exacto: la empresa japonesa Neurowear ha creado estas orejas felinas que reflejan estados emocionales mediante sensores conectados al cerebro. El nombre escogido para ellas es Necomimi. Los que aparecen en el video no parecen muy seguros de que funcione, aunque, bueno, que te entren ganas de sentir algo para ver si unas orejas se retuercen no debe ser fácil. De momento no se distribuyen, y quizás sea de agradecer, ya que la consecuencia directa de su difusión sería la anulación absoluta del ser humano. No, no soy alarmista: esas orejas se nutren de emociones reales; no se puede mentir. O sea, no hay ser humano.

Posibles aplicaciones para las orejas de la verdad Necomimi:

En la pareja: sustitución de la frase «¿en qué piensas?» por «ni lo pienses».
En el arte: venta de dvd’s con el artista orejado (RAE alert!) sintiendo cosas en cuclillas, que se siente más a fondo.
En la política: uso obligatorio por dos razones. La primera, para echarnos unas risas; la segunda, para saber exactamente a quién echar.

Visto en tecnologia21

19 Comentarios

  1. Güelcom tu NPC!
    Apuesto lo que queráis a que si se comercializan crean una discoteca en la que haya que llevarlas o algo así.

  2. Pero, ¡cómo odio a los gatos! Y por extensión, a todos los comentaristas que se hacen pasar por gatos, que en un alarde de originalidad, empiezan a ser legión. Propongo que se hagan pasar por otros animales o especímenes. Ejemplos llenos de originalidad: La Gamba Guiri, El Pez Queñín, La Cigala Lalá, La Ameba Tracia, El Vacilo Ón, El Virus Griposo, El Cerebro Aneuronado, La Neurona Asináptica, etc.

    Y lo mismo decir de Matildo, cuya pertenencia al orden de los galliformes me ha creado el dilema entre si me gustan más los machos o las hembras de su especie. ¡Cómo le odio por crearme estas dudas existenciales!

    • ¡nya! ¡no te consiento que te metas con los míos! ¡so especista! ten cuidado con lo que dices, somos muchos y tu nick no puede nada contra nuestras garras y picos.
      y además… además… eres tonto… y… y te odio…

      (Francis empieza a sollozar)

    • Y si buscas algo de «FURRY» en google, a lo mejor te empiezan a gustar los animales.

    • Pijus!!! No nos odies!!! Yo te adoroooo!! Amo tus comentarios, con sus claras excepciones =,u.u=
      Duele saber que odias tanto a los pequeños felinos y a quienes nos gusta ser como ellos…

  3. No conozco mucho sobre emociones felinas, pero no son los perros los que dejan caidas las orejas cuando están tristes…

    Por otro lado, como se pondrán las orejas cuando está «cachondo»…

  4. No me parecen muy precisas, ya que las orejas de los gatos también se mueven en función del sonido y de lo que pasa alrededor, pero esta curioso el invento.

    • En la página oficial de Neurowear aparecen como «necomimi», con comillas y todo. Supongo que la palabra original era «nekomimi», pero como los gatos son más de ópera que de punk, decidieron cambiarla 😉

  5. Más que la noticia, flipo con la clase que tiene al escribir el nuevo redactor, todo un artista, poesía en prosa. Olé, ahí con dos huevos.

  6. Ya, pero es que lo de la fascinación por los mininos tiene su explicación «científica». (No se pierdan el Alt Text).

    Por cierto,

    En la política: uso obligatorio por dos razones. La primera, para echarnos unas risas; la segunda, para saber exactamente a quién echar.

    En la segunda razón no le veo demasiado sentido, cuando cualquiera sabe que en política, la respuesta de «¿A quién echar?» suele ser «A todos».

  7. Un amigo ya me había pasado ese video… y desde que lo vi dije: «Quiero!!», aunque mientras me conformo con mis orejas que no hacen nada… =u.u=

  8. os aviso desde hace muchooo el fin del mundo sera en el 2012 con el alzamiento de los poderosos mininos adorables los gatitos destruiran el mundo!!!

  9. […] = 280; if (origSE==1) { document.write(''); document.write(' '); } Como complemento a las Necomimi, aquellas orejas que representaban tu estado de ánimo gesticulando, ha aparecido Shippo, la cola […]

  10. La cámara que te lee la mente antes de sacar una fotografía para ver si te interesa o si te estás mintiendo » No Puedo Creer

    […] } Recordaréis a la compañía Neurowear por aquel fantástico artilugio llamado Necomimi. Desde entonces sus actividades no han cesado y ahora presentan un proyecto cuanto menos curioso: […]

Comments are closed.