Un magnífico ejemplar que añadir a nuestro catálogo de frikadas basadas en nuestro tan admirado y colesterolítico alimento.

Y este, además, tiene la gran virtud de que cualquiera de nosotros se lo puede contruir en casa. Sólo es necesaria una lámparita clásica a la que quitaremos su tela original para substituirla por unas cuantas tiras de beicon estratégicamente situadas.

Unos minutitos en el horno y listo.

lampara-beicon lampara_beicon

Más detalles en la cuenta de Flickr de este crack.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan