Mesa de ping pong redonda

Esta es la frenética mesa de ping pong redonda de Lee Wen, una variante del juego inventada por él mismo que promete horas de diversión con un montón de gente rozándose los codos en un movimiento de fricción que puede acabar en una orgía o prendiendo fuego a los jugadores, lo que ocurra antes.

Eso es lo que ocurrirá en el centro; mientras tanto, el borde de la mesa será testigo de corredores de fondo afanándose por coger la pelota. Que sí, que supongo que no es una sola mesa y que las líneas divisorias delimitan las distintas zonas de juego, pero es mucho mejor que no existan esos límites para tener a gente frotándose en el centro y gente corriendo en las afueras. Tiene pinta de ser más divertido que el ping pong original.

Visto en Neatorama

    

Streetpong: otra forma de esperar al semáforo

Esperar a que el semáforo se ponga en verde es uno de esos momentos incómodos en los que, realmente, no hay tiempo para hacer nada. Si miras la hora en el teléfono, lo harás rápido y la olvidarás al instante; si empiezas a liarte un cigarrillo no te dará tiempo; si escribes un SMS tendrás que terminarlo cruzando y si intentas cortejar a la que tienes al lado sólo podrás averiguar que te rechaza pero nunca sabrás por qué.

Así que en Hildesheim, Alemania, un estudiante de HAWK ha decidido dar un empujoncito a las relaciones de la gente mientras pierden ese valioso tiempo esperando. El Streetpong permite echar una partida rápida al clásico arcade contra otra persona que esté esperando en el semáforo opuesto. Una vez el semáforo haya cambiado, la partida acaba y te cruzarás con tu oponente, lo que puede dar lugar a comentarios jocosos o a escenas de violencia inusitada, según la capacidad para saber perder de cada uno.

Aquí tenéis un vídeo de muestra. No es real, sólo una simulación de lo que podría ser el Streetpong en la realidad. Lo digo para que no lo uséis como excusa para planear el viaje de bodas.

Relacionado, para pong-adictos: Vinilos de pared Pong

Visto en MAKE

    

Entrenador Ping Pong

Un niño aburrido es más peligroso que una piraña en un bidé, y los hijos únicos tienen, "pobrecicos míos", una clara tendencia al aburrimiento. Gracias al FSM se inventaron los videojuegos, pero entonces apareció el problema de la obesidad infantil. Ahora los padres tienen que hacer que los niños estén entretenidos y hagan ejercicio físico.

Si tienes una casa lo bastante grande para tener una mesa de ping pong podrás utilizar el entrenador, que permitirá al solitario niño poder devolver las pelotitas y hacer un poco de ejercicio. El entrenador lanza las pelotas en tres modos, por lo que puede llegar a ser entretenido, pero como almacena hasta 110 pelotas y puede lanzar hasta 70 por minuto, en casi un minuto y medio hemos gastado todas las pelotas, y es entonces cuando empieza el verdadero ejercicio: recoger las pelotas del suelo.

Creo que este dispositivo sería útil en esos campamentos para gordos. Me imagino la estampa, un curtido monitor gritando estilo Chaqueta metálica: "Escúchame, sí, tu, el gordo que se ha comido las obras completas de Oscar Mayer. Hasta que no recojas todas las pelotas del suelo no tendrás tu bocadillo de pan integral y tofu, y no hagas trampas doblando las rodillas"

    

El robot que pasa el rato con pelotas de ping pong

Este es uno de esos robots que de primeras no tienen una utilidad clara, pero que nos hacen pasar el rato. Seguramente en un futuro se les ocurrirá una gran utilidad, pero hoy por hoy, solamente sirve para quedarnos embobados mirando como juega con las pelotas.

El robot, es capaz de tirarse toda una vida dándole a la pelota de ping pong, sin que se le caiga gracias a sus sensores y correcciones de posición. El problema viene cuando le meten dos bolas, que no las lleva demasiado bien. Es tan perfecto, que al querer llevar las dos bolas al centro de la pala, siempre terminan chocando éstas.

Pero bueno, mira, con una bola es el rey.

Visto en Likecool

    

Nuevas palas de ping pong

palapingpongdoble

Jugando al ping pong soy un fiera. Pero no lo digo por fardar. Es que soy realmente bueno y siempre que jugamos en casa de un amigo, los barro a todos. Aunque tengo un defecto, y es que cojo la pala como los chinos, no por el mango, sino por la propia pala, por lo que, a veces, al golpear de revés, en vez de darle con la pala, le doy con los dedos.

Pero esto no me pasaría con esta pala, ya que son como dos palas en una, con el mismo agarre que yo hago, a lo chinos. Con ello, ganamos en comodidad y en eficacia, ya que obtenemos dos palas independientes, como extensiones de nuestros brazos, sustituyendo a nuestras manos. Así, golpear una bola será como si lo hiciéramos con la palma o el dorso de la mano.

Quizás con una pala de éstas, alguno sería capaz de ganarme. Aunque sólo quizás.

    

 

 

 

 



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal