El auténtico cepillo de dientes automático

Cepillo de dientes mágico

Los cepillos de dientes eléctricos prometieron una mayor comodidad a la hora del cepillado y mintieron. Los que somos realmente vagos no los usamos porque son indignantes. El movimiento que te ahorran es mínimo y, de hecho, lo llevas tan interiorizado que te cuesta más esfuerzo no hacerlo que hacerlo. Una vez tienes la mano en el cepillo y éste a la altura de la boca la programación de la rutina se enciende sola. Es más o menos como la masturbación en la treintena: no se piensa que se va a hacer, se hace.

Por suerte, simsalapim nos enseña en Instructables cómo construirnos un verdadero cepillo automático. Eficiente, rápido, que no deja ni rastro de suciedad y que realmente no requiere esfuerzo. Y además requiere ponerse un casco, que eso siempre suma puntos. Todo invento con casco es más invento.

Visto en Instructables

    

Cepillo de dientes “oral”

Es curioso el efecto óptico que producen estos originales cepillos de dientes con forma de genitales masculinos externos.

Cuando tenemos la boca llena de pasta de dientes que desborda por la comisura de los labios, es el momento de hacer la foto que te hará famoso en tu red social preferida.

Lamentablemente la única información del producto que tenemos es la imagen adjunta, en la que se aprecia que está disponible en varios colores (curiosamente, falta el de color carne). También vemos que el glande sirve para proteger el cepillo y que el generoso escroto cumple a la perfección su función de soporte que mantiene erguida la "estructura".

Visto en Roflengine.com gracias a Santi

    

Kolibree: el cepillo de dientes que te vigila

Kolibree es un cepillo de dientes que se comunica con tu teléfono móvil via bluetooth. Le transmite datos como la frecuencia del cepillado, las zonas sobre las que insistimos más y, recopilándolo todo, establece unas estadísticas y nos ayuda a cepillarnos los dientes de forma correcta bajo la amenaza de ser llamados cerdos por un maldito teléfono.

Sus creadores aseguran que, si bien puede usarlo cualquiera, es especialmente efectivo con los niños, que en eso de competir son bastante estrictos (sobre todo si hay que ganar a una pantalla). Esto no va a evitar que tengamos que ir al dentista a que nos hagan vibrar, pero siempre está bien que haya algo o alguien que te felicite por hacer cosas que harías igualmente: es muy motivador.

Como siempre, hay un vídeo de presentación del objeto en cuestión con una sugerente voz femenina y una guitarra acústica de fondo. Creo que hay una especie de acuerdo global para que todos los vídeos tengan esas características; se firmó de forma secreta en una isla del Pacífico no cartografiada donde las mentes más brillantes del planeta se reúnen, hacen una parrilla, se toman unos Peta Zetas y se dejan llevar por las ideas de dominación global más locas.

Visto en Inventor Spot

    

Cepillo de dientes personalizado con tu propia dentadura

El Blizzident es en realidad un molde de tu propia dentadura elaborado por una impresora 3d; a este molde se le añaden posteriormente las cerdas, con lo que el resultado es un cepillo de dientes exclusivo para tus propios dientes.

Promete el mismo nivel de limpieza que uno normal en 6 segundos, que es el tiempo que va a tardar cualquiera que lo vea en pedírtelo prestado. No importa las veces que le expliques que es personalizado y que no va a entrar en su dentadura, o si lo hace va a dejar huecos y en cualquier caso no quieres dejárselo porque es tu maldito cepillo de dientes y el tipo tiene un diente de oro y el oro te puede gustar o no pero en la encía de otro desde luego que no y en la tuya menos porque a veces te enfadas y a veces prometes venganza pero desde luego no eres un gángster así que quítate esa cosa dorada sal de mi casa y si una tormenta te sorprende en mitad del campo haz un favor al mundo y refúgiate debajo de un árbol.

Y así funciona el cepillo:

Visto en Geekologie

    

Cepillo de dientes. De todos los dientes

Patrick Strattner es uno de esos inventores con muchas joyas en su haber, desde bicicletas-escoba hasta secadoras de círculos de sudor de las axilas. El Cepillo de Todos los Dientes es una más entre todas ellas, aunque la verdad es que brilla por sí mismo.

La cantidad de pasta dentífrica que uno debe depositar en él no asegura una economía doméstica equilibrada, desde luego, pero la higiene bucal será completa. Y es posible que utilizándolo nos veamos obligados a ejercitar los músculos faciales para abrirle paso, algo que nunca viene mal si uno quiere que sus expresiones sean realmente conmovedoras y efectivas, que los emoticonos nos están ganando la partida y hay que hacer algo al respecto. Sí, son simpáticos y amigables (lo que en la mente de George R. R. Martin significa "vais a morir pronto"), pero no podemos dejar que unos signos de puntuación decorados arrasen con todo el aprendizaje facial. Sería muy triste 🙁

Visto en Neatorama

    

 

 

 

 



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal