Una nueva silla para las siestas de oficina

thanko

La nueva silla de oficina de los japoneses Thanko se reclina hasta quedarse completamente horizontal. Llevábamos un tiempo asumiendo que echarse una siesta en la oficina era necesario y de vez en cuando salían sillas demasiado cómodas, pensadas para adoptar una postura más relajada y sí, echarse una siesta corta de forma disimulada.

Esto quizás sea demasiado. Hay un paso muy pequeño entre esta silla y una cama hinchable y, honestamente, no sé si es contraproducente. Hay demasiadas cosas que hacer en horizontal antes que trabajar: mirar el gotelé del techo y buscar formas es muy entretenido; fijar la vista en un punto hasta ver lucecitas, ponerles nombre y establecer relaciones emocionales entre ellas es algo demasiado tentador. Empujarse por toda la habitación sin saber dónde vamos a chocar la próxima vez es poco emocionante, pero desde luego es mejor que trabajar. Eso por no hablar de las competiciones de velocidad caminando en horizontal desde la propia silla, como si nuestras piernas fueran sus patas. Poco a poco iríamos adoptando todo el trabajo a la nueva posición y terminaríamos obligados a estar en vertical para poder descansar y echar una siesta.

Thanko 1

Visto en Kotaku

No pierdas tu silla nunca más

protector-silla

Parece que se está cuestionando seriamente el axioma "El que fue a Sevilla perdió su silla". La razón es una estrategia que evita que perdamos la silla cuando nos levantamos en entornos caracterizados por la escasez de ese bien.

protector-silla-2b

La táctica consiste en dejar sobre la silla algún elemento disuasorio como un vaso de café derramado, una cucharilla pringosa de helado, un sobre de ketchup chafado, etc. Evidentemente se trata de reproducciones fidedignas que engañarán a los que se acerquen a la silla con perversas intenciones y la dejarán libre hasta que volvamos a tomar posesión de la misma.

Visto en Bitsandpieces

Calcetines mininos para sillas

Calcetines silla 3

Calcetines silla 1Los calcetines mininos para sillas son, por supuesto, una idea de una empresa japonesa de nombre Tokyo Case. Y, como no podía ser de otra forma, son adorables.

Son una decisión estética que transforma a las sillas en seres que sienten frío porque tienen todo el día los pies en el suelo, motivo de resfriados, enfermedades derivadas y divorcios con ausencia de razones de peso. Añadiendo este complemento transformamos a las sillas, les damos un carácter (pasivo) y un motivo de queja (el frío); es decir, que las sillas podrían sumarse al grueso de la población mundial y nadie notaría la diferencia.

Hay múltiples modelos de calcetines entre los que elegir; podéis verlos en su página. De todas formas, hay algo que yo haría en caso de conseguir los calcetines, y es echar siempre polvos de talco en su interior antes de ponérselos. Pura deformación profesional.

Calcetines silla 2

Visto en Laughing Squid

Solución low-tech para intentar infartar al jefe

boss killer

Un método económico y sencillo para intentar enviar al otro barrio a tu jefe o a cualquier compañero de oficina digno de sufrir un muy severo castigo. Solo se necesita una bocina de gas bien cargada, un rollo de cinta adhesiva y una silla de esas tan cómodas que tienen los privilegiados, de las que se hunden un poco al sentarse.

Evidentemente no podemos garantizar la efectividad pero, por probar, se pierde poco.

Visto en Bitsandpieces

El Taburete de Control

El Taburete de Control es la herramienta definitiva para aquellos que cuentan las calorías que comen y los litros que beben. Cierto es que podemos hacernos una idea de nuestra alimentación restando el peso de las deposiciones, aunque eso supone disponer de una fría balanza en la que apoyar el culo acompañada de un notario, algo que no está al alcance de todos.

Lo bueno del Taburete de Control es que nos da la información en tiempo real, en el mismo momento en el que los alimentos pasan a formar parte de nuestro yo más íntimo (el del estómago, claro). Tiene que ser toda una experiencia comer y escuchar el crujido de la aguja mientras va girando hacia la derecha sin misericordia, arrastrándonos hacia un abismo insondable del que no podremos salir jamás; y eso contando con que podamos entrar, algo que depende de la circunferencia de nuestra cintura, que en esos momentos estará generando un campo gravitatorio a su alrededor con diversos satélites orbitando sin grandes pretensiones (las aspiraciones de un satélite son más bien pocas).

Pero, como sabemos, los usos de un taburete son múltiples y hay uno que destaca entre todos ellos: su función de arma de mano en las peleas de bar. Si somos lo suficientemente rápidos podemos golpear con el taburete y mirar la aguja para saber cuánto le pesa la cabeza al tipo que ha recibido el impacto, recibiendo un nivel de gloria equivalente a dicho peso.

Visto en Like Cool

 1 2 3 4 ... 21 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}