Visita nuestra tienda de cacharrería erótica original
No Puedo Creer... Que Lo Vendan... X



 

 

Dejaos los perfumes que ya está aquí está el regalo perfecto: el diamante vibrador

Es perfecto.

Simplemente perfecto.

No puedo imaginar una situación en la que regalar el diamante vibrador no sea sinónimo de triunfo absoluto. Entre esas situaciones estoy incluyendo la de un tipo que llega a casa sudado y borracho, con un desconocido colgando de su pierna, lanza la caja y suelta un "ea, aquí tienes un pedrusco para frotarte."

Es burdo y zafio, pero da igual porque en la escena siguiente ella abre la caja y de ésta emerge un brillo dorado que la envuelve mientras alza el diamante en medio del salón, suenan coros angelicales y acto seguido se mete en el dormitorio, emite una risita y se escuchan gemidos y el sonido de las monedas de Super Mario Bros.

El diamante se carga de buenas intenciones y por USB, es resistente al agua y a todos los fluidos relacionados con el sexo (excepto al de la Reina Alien) y tiene 7 modos de vibración, o sea, 7 razones para dejar a tu pareja.

Lo sé, es irremediablemente perfecto.

Es uno de esos raros objetos que se anula a sí mismo. Un diamante es algo superficial, un símbolo de riqueza y estatus, pero no puede ser tan superficial porque está pensado para ser introducido, para trabajar bajo la superficie, es un diamante minero, un currante; la única forma de conservar su superficialidad, su estatus y su glamour sería poner el tercer modo de vibración y pasártelo por el codo; sería un desperdicio, claro, y establecería un nuevo patrón de comportamiento y un nuevo paradigma: alguien que se frota el codo con un diamante vibrador es alguien con nivel. Es alguien perfecto. Y como el diamante también es perfecto hay demasiada perfección en el ambiente y entra en escena la sospecha. No puede ser tan perfecto. Algo tiene. Yo no me acerco a eso. Así que la señora que se frota el codo con el diamante se queda sola y acaba usando el diamante en su lugar correspondiente, abandonando la perfección en pos de la funcionalidad y la felicidad. Es una historia de abandono, sí, pero también de encuentros. ¿El título de la película? Jodidamente perfecto.

Comprar sex-shop online

Kit de detección de semen [Actualizado: ya la venta en QLVX]

¿Crees que tu pareja te pone los cuernos? Tienes 3 opciones para averiguarlo. Una es contratar a un detective privado para que lo/a sigan, otra es hacerse con los servicios de Gil Grissom para que rastree las zonas del "crimen" y la última es hacerlo tu mismo.

¿Cómo? Pues con el Kit de detección de semen para hacer Tests de infidelidad. Ahí tienes todo lo necesario para rastrear restos de semen en cualquier tejido. En 10 minutos el reactivo indica si ha detectado restos de esperma.

Comprar sex-shop online

Dedo vibrador para masajear las encías. O quizá no…

¿Los dentistas recomendaban masajear diariamente las encías?

Hay que ver como se las ingeniaban hace algunas décadas para vender artilugios de este tipo, tan comunes hoy en día ;-)

Visto en Distractify

Condones para botellas de vino

Oficialmente, los Wine Bottle Condoms tienen la función de evitar que se derrame el vino de las botellas que no hemos vaciado y que guardamos en la nevera para otra ocasión (aseguran una efectividad del 99%). Ridículo, sí, pero después de los condones para perro, la verdad es que pocas cosas en este sentido nos pueden sorprender.

Supongo que, en realidad, el objetivo es utilizar un condón de estos al finalizar una cena en pareja, para provocar que la conversación derive hacia asuntos más interesantes relacionados con el uso de las gomitas; no de esas, que tienen un diámetro inadecuado (supongo) sino de las de verdad.

Visto en TheGreenHead

Perturbador: la muñeca que escupe bebida por un pecho cuando le aprietas el otro

Un tipo de cuarenta años que se ponga a gritar y a llorar en medio de la calle no conseguirá más que ser arrestado. Su error: no tener treinta y nueve años menos. Si ese fuera el caso, las madres harían cola con los pechos al aire y se pelearían por darle de mamar.

Y es injusto porque siempre se nos dice que no hay edad límite para nada: ni para el amor ni para los juegos ni para aprender a tocar el triángulo. Pero es mentira: para mamar y defecar sobre tu ropa sí hay edad límite (en el caso de la segunda también cuenta la ancianidad, claro.) Y es injusto, repito, porque esas dos cosas son precisamente los dos eventos más placenteros a los que uno puede aspirar. Así que estamos condenados a la infelicidad desde el principio.

Menos mal que en Japón son dados a buscar placeres donde aparentemente no los hay. Hoy toca una muñeca (un busto, más bien) que despide líquido por uno de sus pezones si uno aprieta y masajea el otro. Como podéis ver en el vídeo, es el último grito en las fiestas familiares a pesar de costar cerca de 5.000 euros, un precio acorde al sueño que representa. ¿La queremos para QuelovendanX? Sí ¿La tendremos? Yo sí. Y no soy precisamente de fiestas familiares.

Visto en Sploid

 1 2 3 4 ...23 Siguiente

 

 

 

Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}