Terrorífica, sexy y robótica: como a mí me gustan

Jordan Wolfson es un artista especializado en las instalaciones y la escultura. En su última obra ha colaborado con el estudio Spectral Motion; no tiene un nombre oficial, pero es la muchacha que podéis ver en la fotografía. Y no, no es humana. Tampoco es una robopilingui, es... bueno, no sé. ¿Impide eso una cierta dosis de palotismo? En mi caso no, aunque tampoco soy un parámetro a tener en cuenta: si dos piedras se frotan ante mí con cierta sugestión también me sirven.

El caso es que tiene un sistema de reconocimiento facial que usa para provocar ataques cardíacos entre los asistentes. Pero eso lo veréis en el vídeo:

Visto en Like Cool

El campeón del mundo de “Operación” es un robot

Por si alguno duda aún de la supremacía de los robots sobre la raza humana, aquí tenemos otra prueba irrefutable.

El engendro mecánico de la imagen ha destrozado el récord mundial de "Operación" con una actuación impecable, rápida y eficiente que ha dejado boquiabiertos a los eminentes cirujanos que asistían, incrédulos, a la exhibición.

Visto en BitsAndPieces

Suicidio de una Roomba

Unos días atrás los bomberos de una localidad de Austria fueron avisados de un pequeño fuego en una casa. Su sorpresa fue mayúscula cuando encontraron los restos carbonizados de un robot de limpieza Roomba sobre lo que parece una placa de vitrocerámica. Es de suponer que habría algo que limpiar sobre ella.

El dueño asegura haber desconectado tanto el robot como la cocina antes de irse de casa y a día de hoy todavía es un misterio a resolver. Todo apunta a un suicidio, pero yo creo que no: desde luego, la vida de un robot de limpieza es dura y es posible que quiera acabar con ella. Pero si es lo suficientemente inteligente como para encender la cocina, también lo será para saber que morir quemado es una de las peores muertes que puede haber. Si quisiera suicidarse se habría tirado a la bañera o se habría mezclado con la ropa sucia para ser introducido en la lavadora y morir mareado y ahogado, que siempre suena más a parque de atracciones.

No: el robot no se suicidó; el robot quería mandar un mensaje. La cuestión es averiguar dicho mensaje. Quizás la comida estaba envenenada y ha salvado a su dueño. O quizás quería envenenar al dueño confundiéndose con la comida y obligándole a comer sus cenizas. Esto último es algo improbable, pero me resulta difícil pensar como un robot de limpieza. Puedo intuir las intenciones de una fregona; esto me supera.

Visto en Daily Mail

AT-ST a tamaño real. No es funcional, pero impone

Vale: el AT-AT es el gran protagonista en cuanto a máquinas imperiales se supone. Su hermano pequeño, el AT-ST, siempre es injustamente olvidado. Quizás no tenga el encanto del primero, pero como transporte urbano sigue siendo mejor que una scooter.

Su precio supera los 10.000 euros con holgura, lo que puede parecer algo prohibitivo a primera vista. No. El AT-ST es una inversión: su mera visión anima y alimenta el espíritu, así que es el sustituto perfecto del desayuno (el espíritu sólo existe por la mañana, antes de ir al trabajo. Luego se diluye). Despertar por la mañana, salir al jardín y verlo nos puede ahorrar mucho dinero.

Según mis cálculos, un desayuno casero estándar (dos cafés con leche, dos tostadas de aceite y sal, dos cigarrillos y un "la vida es un asco" susurrado frente al espejo) supone un gasto de más de 1 euro diario. Así que en menos de 28 años habremos recuperado la inversión y empezaremos a ganarle dinero. Siempre y cuando no nos demos de alta como autónomos, claro. Esto tiene que ser un poco clandestino para que funcione. Como cualquier negocio, vamos.

Visto en Geekosystem

Es un dragón, escupe fuego y es el robot caminante más grande jamás creado

Un dragón que escupe fuego es tan sorprendente como un grifo que escupe agua, lo sé, asumo que no es un gran logro, aunque reconozco que a veces me he planteado si los grifos realmente existen o forman parte de una mitología común.

En cualquier caso, aquí estamos hablando de Tradinno, el mayor robot caminante según el libro Guinness de los Récords. Aceptemos los hechos: no sólo es un dragón sino que además es un robot. Sólo le falta viajar en el tiempo para ser perfecto.

Pesa once toneladas y mide más de nueve metros de largo. En el siguiente vídeo podréis tener una visión más calmada (el anterior era promocional y sacaba escenas de la obra para la que fue creado, Drachenstich) y lo veréis fuera de contexto. Pierde encanto, la verdad.

Visto en Obvious Winner

 1 2 3 4 ...18 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan




 
Regalos originales Da de la Madre
El Domingo 4 de Mayo es su día.      Haz caso a tu Madre (clic aquí)
Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}