Afeitándose con una cuchilla de papel

Pocas cosas tan odiosas como cortarte con un folio. Porque duele, sí, hay un dolor físico que no es agradable. Pero el que peor parado sale es el orgullo: hay un sufrimiento interior que se extiende por todas las dimensiones paralelas y que clama venganza. Te acabas de cortar con un maldito folio. Es como ser atacado por un cojín y descubrir que te ha roto tres costillas: simplemente no coincide con tu concepto de la realidad, algo ha fallado en el tejido espacio-temporal y ha jugado en tu contra.

El diseñador Nadeem Haidary cree haber encontrado un uso a ese bug de la realidad fabricando cuchillas de afeitar de papel. El papel en cuestión resiste el agua, claro; las cuchillas se ensamblan con un conocimiento mínimo de origami y, por lo que parece, te dejan la piel como el culo de un bebé pero con un mayor control del esfínter.

Por el momento no ha salido a la luz un vídeo que muestre los efectos de la Paper Cut Razor; en su lugar hay unos cuantos GIFs que podrían estar falseados. Habrá que esperar hasta que el proyecto se solidifique, pero la idea no me parece un despropósito.

Visto en Gizmodo

Estantes que imitan a papeles arrastrados por el viento

Blow es una colección de estantes de los japoneses YOY que pretende simular el vuelo de hojas de papel en la pared del hogar.

Hay que reconocer que consiguen crear el efecto y, con la decoración adecuada, nos puede quedar un salón de cuento de hadas que invite a contar historias.

Una vertiente más realista haría que los estantes parecieran bolsas de plástico arrastradas por el viento e invitaría a reflexionar sobre cosas funestas, que supongo no es el objetivo del salón aunque de ranas principescas y cenicientas esté el mundo lleno.

Visto en Design TAXI

Papel de regalo con semillas: envuelve tu sorpresa en un huerto

La gente de Eden's Paper no podía soportar la idea de la cantidad de papel de regalo que la gente tira a la basura una vez han descubierto el regalo. Un desperdicio más o menos inevitable, puesto que el regalado no siempre puede decorar su pared con papel de regalo y el regalador no siempre puede dejar inconsciente al regalado antes de entregarle el regalo para que lo pille por sorpresa y no verse así en la necesidad de envolverlo (al regalo; aunque envolver al regalado también cuenta como sorpresa).

Tras estrujarse los sesos dieron con una especie de solución: un papel de regalo con semillas que permite regalar ocultando el regalo y, una vez el regalado finge que siempre había querido un jersey de lana con motivos art decó, puede plantar el papel de regalo y regar las semillas para crear su propio huerto. Los tipos de semillas que ahora mismo se ofrecen producirán cebollas, brócoli, zanahorias y tomates.

Además, cuenta como regalo-condena, del tipo te regalo un cachorro adorable que tendrás que cuidar durante catorce años o te regalo el primer libro de una saga de siete y el resto te los compras tú como puedas. Simplemente genial.

Visto en Technabob

Esqueleto recortable a tamaño real

Mi vida no estará completada hasta que consiga un esqueleto a tamaño real para poner en mi casa. Se llamará Lauren y será cínico y elegante, no carente de cierta empatía y hará uso de frases tan lapidarias que no podrán provocar menos que carcajadas. En ocasiones, sólo por enfurecerle, le pondré complementos: sombreros, cigarrillos, un ukelele,… las discusiones serán terribles, claro, porque nunca estará de acuerdo con mis decisiones y me animará a hacer cosas de las que luego me arrepentiré y dirá aquello de "ahora ya puedes contar que lo has hecho". Y llevará razón, claro, pero no deja de ser un maldito esqueleto. Y chasqueará los dientes y se tomará un whisky para desayunar y nos reiremos cuando le salga por las costillas.

El caso es que entre mis ambiciones laborales no está la de profanador de tumbas, la de médico ni la de dueño de un antro heavy, así que supongo que la mejor opción, o por lo menos la más barata, es hacerme con un esqueleto de cartón que pueda montar en casa, siempre y cuando recuerde dónde va cada hueso. Aunque quizás sea mejor no recordarlo y hacerlo por instinto; el Lauren resultante sería harto más interesante.

Visto en Who killed Bambi?

Ya está aquí: papel de liar de oro

Cigarrillos de oro... ese concepto de repercusiones cósmicas que es la panacea del glamour fumeta, el Ferrari de los macarras, el traje de Super Mario que combina la estrella, el mapache, las bolas de fuego y el kart, el sueño de todo narcotraficante malote de las películas con menos presupuesto que la comunidad de vecinos de un dúplex.

Ahora ese concepto es real.

La gente de Shine, tras largos y humeantes períodos de experimentación en ambientes más o menos controlados y basados en el método este no sirve pero vaya globo llevo, ha dado con la fórmula exacta para hacer papel de liar de oro de 24 quilates. Resultan algo caros (unos 70 euros por un pack de 12 librillos), pero quizás merezca la pena alardear en alguna fiesta de tener cigarrillos de oro.

Puede haber dos resultados inmediatos: o la gente se anima y te considera el amo del lugar o la gente se anima y te da una paliza por chulo (o, como dicen en Japón, un bukkake sólido). Sea uno u otro, está claro que uno llama la atención con esto. La opinión que puedan tener los pulmones al respecto podrá ser considerada después, más o menos en el momento en el que aprendan a hablar.

Visto en Like Cool

 1 2 3 4 ...12 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}