Guitarra Pene

The Wangcaster. La quieres, y tu lo sabes. Con su glande prominente, su mástil enhiesto y sus testículos depiladitos.

Pues tengo una mala noticia... ya no está.

Visto en IcredibleThings

Beatboxing en Slow Motion. Raro, raro…

Bien: el tipo del vídeo es Flula Borg y, bueno, la verdad es que uno no sabe a qué atenerse cuando pulsa play. Posiblemente la expresión más correcta sea la que usa el propio Flula, refiriéndose a sus labios como a la vagina de un brontosaurio. Quizás sea eso. En cualquier caso, es uno de esos vídeos perturbadores que terminas de verlos y te ves obligado a tomar el aire y preguntarte qué estás haciendo con tu vida.

Visto en Dangerous Minds

Altavoces aislantes en los que refugiarte

Los altavoces AudioOrbs pretenden, una vez más, que la música nos aísle del entorno lo máximo posible. Su estructura es la de una burbuja con un agujero para adentrarnos en ellos. Una vez dentro parecen bastante cómodos, los dieciocho altavoces integrados te aseguran un buen sonido y son portátiles en la misma medida en la que una cama de matrimonio lo es.

No es, en mi consideración, un objeto que adquirir para uno mismo (aunque su precio ronda los 15.000 euros). Sí debería usarse para salpicar las ciudades de "puntos de espera musicales", lugares en los que uno mata el tiempo escuchando música que le es ajena mientras espera al amigo que siempre llega tarde. La alternativa es esperar en una esquina y contar personas a las que le quedaría bien un parche en el ojo. Realmente son pocas.

Visto en Technabob

DrumPants: hacia la música corporal

Mucha gente acostumbra a hacer percusión corporal cada vez que están sentados. La mayoría de ellos son asesinos sin experiencia en medio de una crisis nerviosa, jóvenes que quieren dejar claro que se saben la canción o asesinos sin experiencia en medio de una crisis nerviosa que quieren dejar claro que se saben la canción para generar empatía y que eso cuente en el juicio.

Pero también hay músicos. Y aquellos que tocan la batería están más que agradecidos con algo como DrumPants, una caja de ritmos insertada en la ropa que permite, en casos extremos, no tener que cargar con la batería y salir del paso con una ligera idea de lo que se quiere. El vídeo es lo bastante esclarecedor:

Mediante DrumPants se puede poner fin a esas conversaciones que uno escucha en el autobús. Algo así:

- … y aquí haces "tu-tu-tá".

- Yo no hago "tu-tu-tá", que eso es de pobres. Ahí va "tu-tá-tucuTUtu-tá-tutá."

- No entra.

- Pues alarga la estrofa.

- Es que no la siento tan larga; es más una sensación corta, directa a los órganos sensoriales.

- Oh, entiendo. ¿Acaso hablas de un "trá-cutu-ta-tásh"?

- Eres un genio.

- Lo sé.

Visto en The Awesomer

Y ahora, un grupo de percusionistas buscan sonidos en el hielo

En el siguiente vídeo vais a contemplar (y oír) a un grupo de percusión siberiano tocando el lago Baikal. Sí, lo usan como instrumento. Entre sus diversas habilidades se encuentra la de encontrar sonidos en el hielo, poder formar una línea percusiva y melódica con éstos y, bueno, no morir de frío al hacer todo ello a -20ºC.

Como siempre sucede cuando juntas a gente haciendo música y disfrutando, al principio todo va como la seda y es coherente, pero hacia la mitad del vídeo la cosa se empieza a desmadrar y la gente sonríe demasiado, lo que me hace sospechar que hay algo además del frío afectando a sus cuerpos.

Visto en Geekologie

 1 2 3 4 ...26 Siguiente

 

 

 


 
Regalos originales Da de la Madre
El Domingo 4 de Mayo es su día.      Haz caso a tu Madre (clic aquí)
Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}