Mesa “Ahora No” para discusiones de pareja

Michael Beitz es el creador de la Not Now, una mesa con un nudo en su centro que impide la visibilidad entre los comensales, algo realmente útil en parejas asiduas a lanzarse objetos punzantes ante la menor señal de desaprobación.

Lo ideal es tener otra mesa en la que comer cuando la situación se mantenga estable y hacer uso de la Not Now sólo en momentos de crisis. Si la usamos como mesa de comer oficial puede que el hecho de no ver a nuestro interlocutor entorpezca la comunicación, nos confunda y acabemos diciendo algo relevante en lugar de los comentarios anodinos característicos de toda comida que se precie.

Lo único que no entiendo muy bien es la decoración de la pared en la primera fotografía. Creo que simboliza una discusión entre dos asesinos en serie que no se ponen de acuerdo al elegir a su siguiente víctima. Es bastante probable.

Visto en Geekologie

Mesa de ping pong redonda

Esta es la frenética mesa de ping pong redonda de Lee Wen, una variante del juego inventada por él mismo que promete horas de diversión con un montón de gente rozándose los codos en un movimiento de fricción que puede acabar en una orgía o prendiendo fuego a los jugadores, lo que ocurra antes.

Eso es lo que ocurrirá en el centro; mientras tanto, el borde de la mesa será testigo de corredores de fondo afanándose por coger la pelota. Que sí, que supongo que no es una sola mesa y que las líneas divisorias delimitan las distintas zonas de juego, pero es mucho mejor que no existan esos límites para tener a gente frotándose en el centro y gente corriendo en las afueras. Tiene pinta de ser más divertido que el ping pong original.

Visto en Neatorama

Mesa de conferencias vikinga. ¡A saquear!

Un buen saqueo de aldeas con decenas de muertes, mutilados, violaciones y demás celebraciones de la vida no se improvisa así como así. Se requiere un plan. Y para planear hace falta una mesa; una larga y preferentemente incómoda que obligue a los reunidos a pensar algo bueno e ingenioso para salir de allí lo antes posible.

Una vez se concibe la estrategia, los tipos se pueden relajar, quitarse el traje, ponerse las armaduras (o no, según lo emocionados que estén) y arrasar unas cuantas localizaciones para celebrar que han podido concebir una estrategia para arrasar otras. Y ese es su día a día.

Está claro que, dado su historial, todas las empresas grandes deben de tener unas cuantas de estas (sobre todo las energéticas) porque su día a día se me antoja bastante parecido a lo descrito.

Visto en Neatorama

Desayuna en el tejado. Porque un buen café merece una buena caída

El desayuno es la comida más importante del día porque es la única que incluye el café y el cigarrillo. Los expertos nutricionistas están de acuerdo, pero no lo dicen con las mismas palabras (hay que leer entre líneas).

También se suele hacer en pijama para convencer a tu cerebro de que todavía estás durmiendo. Hay que recordar que el cerebro es siete veces más estúpido que el cuerpo en el que habita porque, al fin y al cabo, ha decidido habitarlo. Con este sencillo método puedes soñar que comes, que es uno de los sueños más humildes y maravillosos que uno puede tener aunque a veces despierte y se descubra chupándose el dedo, el casco de Darth Vader, unos dados de rol o un libro de Palahniuk (sí, he hecho una descripción de mi mesita de noche porque asumo que todo el mundo tiene la misma).

El caso es que la interiorista (exteriorista en este caso) Aine Bunikyte cree que desayunar puede ser una experiencia todavía mejor si se hace al aire libre, sobre un tejado y jugándote la vida. Y posiblemente lleve razón.

Su sistema para desayunar en los tejados es arriesgado y sólo recomendable para gente que desayune sentada (yo lo hago de pie y caminando porque... la verdad es que no sé por qué lo hago). Como siempre, podéis ver más sugerencias de diseños extraños en el post de Habitissimo para hacer de vuestra casa algo con lo que la gente diga "oh!" en lugar de "puaj!", que es lo más habitual. Por lo menos en mi caso.

Visto en Habitissimo gracias a Rouse

La mesa del dinero ardiente

Tranquilos: esos billetes de 50 euros son falsos. Los de verdad se los embolsarán Alejandro Monge y Amarist, los creadores de la mesa, cuando consigan venderla.

La obra se llama Too Much? y pretende crear una reflexión acerca del dinero, su uso cotidiano y su nulo valor para encontrar la felicidad o sitio para aparcar en el centro. ¿Podrían haber dicho lo mismo estampando una bolsa de gusanitos de a duro en un lienzo y una sonrisa dibujada con un Plastidecor? Pues sí. Pero sería un producto más difícil de vender y no conseguirían ese dinero que no sirve para nada.

Visto en Gizmodiva

 1 2 3 4 ... 20 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}