Aliméntate con humo gracias a la Edible Mist Machine

La gente de Lick Me I'm Delicious tiene un concepto algo extraño a la hora de alimentarse. Su Edible Mist Machine emite una neblina mística que permite oler hasta 200 tipos diferentes de comida con la que alimentar, básicamente, la imaginación. Y, en la medida en la que nuestra imaginación sea eficiente, los estómagos.

Los residentes en Reino Unido pueden alquilar la máquina a un módico precio, pero los que quieran tener una en casa para montar su propio fumadero de opio sin opio tendrán que desembolsar alrededor de 6.000 euros. Es cierto que la estética de ciencia ficción retro de la Edible Mist Machine atrae, y mucho. Quizás sólo por eso ya merezca la pena. Aunque, por lo que se puede ver en el vídeo, es probable que la casa acabe acusando un ambiente muy decadente y miserable. Como decía, un fumadero de opio sin opio.

Visto en The Huffington Post

Miracle Machine: transforma el agua en vino en tres días

La Miracle Machine de Philip James y Kevin Boyer es ciertamente milagrosa. Ambos aseguran que la máquina transforma el agua en vino durante un proceso que tarda tres días. Hay que añadirle los ingredientes, eso sí.

Gracias a una aplicación se puede seguir el proceso mediante el smartphone; además, será la propia aplicación la que te indique los ingredientes necesarios para fabricar el vino. El resultado (siempre según los creadores) es excelente y nos augura un futuro en el que las calles estarán libres de tetra briks de Don Simón y los aficionados al vino de llevárselo puesto andarán cargados con botellas de Bezoya. Eso, sin duda, los hará más peligrosos, ya que pueden extirpar el cuello de la botella, ponerle un globo por tapón y atracar a señoras con el tirachinas improvisado. Y que te atraquen para pedirte agua es muy triste, la verdad. No sé qué futuro nos espera.

A continuación tenéis el vídeo de presentación de Miracle Machine. Os voy a dar una razón de peso por la que este proyecto no va a funcionar: el vídeo no tiene una guitarra de fondo. Y sin eso una presentación para recaudar fondos no es una presentación para recaudar fondos. Y ya está.

Visto en Like Cool

Temblad, pusilánimes: he aquí un pez motorizado

El vídeo que vais a ver a continuación es desconcertante. Alguien, no se sabe muy bien por qué ni bajo los efectos de qué fármaco, ha construido un vehículo para su pez. Mediante un sensor de movimiento el vehículo detecta la dirección del pez y se mueve en consecuencia. De momento no lleva un láser integrado y no se sabe si, a efectos legales, puede saltarse un semáforo alegando que no recuerda haberlo visto en rojo.

Visto en Geekosystem

AT-ST a tamaño real. No es funcional, pero impone

Vale: el AT-AT es el gran protagonista en cuanto a máquinas imperiales se supone. Su hermano pequeño, el AT-ST, siempre es injustamente olvidado. Quizás no tenga el encanto del primero, pero como transporte urbano sigue siendo mejor que una scooter.

Su precio supera los 10.000 euros con holgura, lo que puede parecer algo prohibitivo a primera vista. No. El AT-ST es una inversión: su mera visión anima y alimenta el espíritu, así que es el sustituto perfecto del desayuno (el espíritu sólo existe por la mañana, antes de ir al trabajo. Luego se diluye). Despertar por la mañana, salir al jardín y verlo nos puede ahorrar mucho dinero.

Según mis cálculos, un desayuno casero estándar (dos cafés con leche, dos tostadas de aceite y sal, dos cigarrillos y un "la vida es un asco" susurrado frente al espejo) supone un gasto de más de 1 euro diario. Así que en menos de 28 años habremos recuperado la inversión y empezaremos a ganarle dinero. Siempre y cuando no nos demos de alta como autónomos, claro. Esto tiene que ser un poco clandestino para que funcione. Como cualquier negocio, vamos.

Visto en Geekosystem

Esta máquina transforma el sudor en agua potable

La Máquina de Sudor de Andreas Hammar es un encargo de UNICEF para concienciar a la gente del uso inteligente del agua. No es una medida seria, claro. El pasado jueves fue instalada en Gothia (Suecia) y el equipo de fútbol de dicho lugar se ofreció a probarla para dar mayor énfasis al acontecimiento.

El evento tuvo una repercusión mayor de la esperada y el sudor se agotó, así que los organizadores instalaron unas bicicletas estáticas para proveer de materia prima a los sedientos. Por lo que parece una camiseta empapada de sudor equivale a un vaso de agua. En un futuro aquellos que afirman que se ganan su sustento con el sudor de su frente podrían estar en lo cierto, aunque el sentido de la frase sería algo más literal.

Visto en Gizmag

 1 2 3 4 ...17 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}