Escalera a la biblioteca

escalera a la biblioteca

No nos engañemos, estas no son unas escaleras que estén al alcance del común de los mortales. Básicamente porque están diseñadas para ser disfrutadas por aquellas personas que, además de ser grandes aficionadas a la lectura, residan en un domicilio dotado de dos plantas como mínimo y con una biblioteca localizada en una de ellas.

Si tu eres una de esas personas afortunadas, aquí tienes las escaleras que necesitas.

Ahora solo tienes un problema: pensar en qué libros incorporarás al diseño, y en qué orden. Como puedes ver en la imagen, se puede caer en el error de añadir títulos que te definan como una persona de criterio literario muy cuestionable.

Visto en Neatorama

Un tipo fotocopia un ebook para tener una copia de seguridad analógica

1984 de George Orwell es uno de los grandes clásicos, algo que todo el mundo debería leer y releer para asegurarnos de que siempre pertenezca a la ficción. Así que no es raro que Jesse England, artista y hombre temeroso, haya tomado precauciones al respecto de la obra.

El tipo quería tener su propia copia de seguridad; tras mucho debate interno ha optado por fotocopiar el ebook entero y hacer un libro con él. Y luego lo ha descargado en el ebook para tener una copia de seguridad de la copia de seguridad. No sé si toda esa labor será reconocida, pero por lo menos ya sabemos que si en el futuro postapocalíptico que nos espera alguien no lee 1984 es porque no quiere. O porque no tiene ojos, que con los futuros postapocalípticos uno nunca sabe qué le va a faltar.


SEGUIR LEYENDO

Vestido del primer capítulo de Harry Potter y la Piedra Filosofal

Supongo que uno podría encontrar una forma mejor de vestirse que cubrirse con un capítulo que trata básicamente de la familia Dursley, los repelentes familiares adoptivos de Harry Potter, pero a RoobyLane le ha parecido lo apropiado y, viendo el resultado, no se lo vamos a discutir. No se ha aclarado si el vestido es mágico o si salen búhos de debajo de la falda, aunque para eso no hace falta más hechizo que el de la abstinencia.

Como complemento, también disponemos de la bolsa a juego con el vestido que, siendo honestos, no llama tanto la atención. Para las interesadas, decir que se pueden hacer con ambas por unos 70 euros.

Visto en Fashionably Geek

Biblio-Mat, la máquina expendedora de libros al azar

Si os pasáis por Toronto tendréis la ocasión de visitar The Monkey's Paw, una librería de viejo con miles de títulos extraños y algunas antigüedades. Si bien hay pocas librerías de viejo, eso no la hace particularmente especial. Lo que sí la hace única es la Biblio-Mat, una máquina expendedora de libros creada por Craig Small, dueño del local, que te ofrece un pacto cuanto menos tentador: por sólo dos dólares recibes un libro completamente al azar. La única pista que tienes es que es un libro raro.

Un libro raro, en mi experiencia, puede significar dos cosas: o te toca uno serio (o sea, malo) o te toca uno infantil que te explota el cerebro. Por lo que aparece en el vídeo la mayoría de libros son de los años 40-60 e incluso algo de los 70 (el precio también ayuda a suponer que son de esas épocas), y un libro infantil de los años 50 es una genialidad, ya que trata de inculcar a los niños conceptos duros y sólidos mediante situaciones inocentes mal disimuladas. De la misma forma, cualquier libro de psicología de la época también es bastante gracioso por salvaje.

En cualquier caso, es un gran invento y me siento afortunado de no vivir cerca de Toronto o supondría mi ruina.

Visto en Imgur

Cojines literarios

Hay gente que lee libros por el puro placer del entretenimiento. Otros buscan emociones, información, reflexiones o insultos velados hacia sí mismo que no es capaz de formular en alto y necesita escucharlos de boca de otros. Ninguno de esos casos nos interesa. Esto es para los que eligen libros con la idea fija de dormir sobre ellos y babearlos todo lo posible.

Un buen libro de babeo tiene que ser grande, con muchas páginas que filtren la saliva y se apelmacen transformando el libro en una especie de roca. No siempre es así; no hace falta que un libro sea extenso para que sea un coñazo, pero digamos que sería lo ideal.

Mientras un lector estándar mira uno de sus libros y rememora escenas o sensaciones un lector baboso recuerda la cantidad de horas de sueño que le proporcionó "ese tocho insufrible." Y su sensación es positiva, ojo: cuanto más soporífero sea el libro mejores resultados dará, lo que convierte al lector baboso en el mejor crítico literario. Si el libro es una siesta de veinte minutos es una maldita joya de la literatura; si es una de tres horas, es un Coelho.

Para los lectores babosos que empiezan a entrenar existen unos cojines literarios que les ayudan a coger la postura. No se pueden leer (sólo el de Peter Pan tiene texto), pero preparan la mente del lector baboso para transformar las estructuras gramaticales en canciones de cuna de diferentes intensidades. Después de eso ya pueden subir de nivel y empezar con Osho.

Mas cojines originales, en QueLoVendan.com
Visto en Foolish Gadgets

 1 2 3 4 ... 15 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}