Lámparas ambientales para niños que tienen clara su función


Localizar y destruir: ese es el mantra que se repite sin cesar todo un rango de edad del ser humano. Es terrible, lo sé, pero por lo menos los que acceden a ese rango abandonan el mantra "destruir y sonreír", algo bastante más doloroso porque te impide reaccionar.

Nuestra colección de lámparas ambientales 3D representan una acción futura del niño en cuestión; el uso que hagamos de esa representación depende de cada uno. Ya que está claro que un niño aficionado al fútbol va a acabar estrellando un balón en algún sitio, lo mejor es plantarle el balón estrellado en la habitación, acusarle de precrimen y soltarle una prebronca. Así nos aseguramos de que no nos pille por sorpresa.

De igual forma la Lámpara Ambiental 3D con Pelotas de Tenis nos da la autoridad suficiente como para perseguir al futuro criminal raqueta en mano, que es una imagen paternofilial no muy idílica en el momento, vale, pero en fotografías y con el tiempo se convierte en algo muy nostálgico. Y te da derecho a perseguir a tu hijo de 42 años sonda en mano, que también es de agradecer.


Los amantes del baloncesto tienen también una lámpara para ellos y los niños precoces de vocación macarra que ya han conseguido arrancar el coche de sus padres tienen tres modelos de prebroncas listos para salir en cualquier momento. Que no se diga que no os lo advertimos.

Comprar lamparas ambientales originales"

Lámpara de pie hecha a partir de una bomba real

Stockpile Designs se dedican, entre otras cosas, a fabricar mobiliario con armamento desfasado. También tienen algún que otro colgante con balas o bombas pequeñas y presumen de usar material auténtico rescatado de los lugares de conflicto.

No soy un experto en materia militar (diablos, no soy un experto en nada), pero según ellos la Megaton Lamp que ilustra este texto fue usada en la guerra de Korea; obviamente no llegó a explotar. Por supuesto, ha sido desmantelada e inutilizada para servir de lámpara, pero yo creo que un amigo con ciertos requisitos que dejes en casa un rato podría hacerla explotar. Los requisitos serían dos: la inteligencia suficiente como para poder hacerlo y la estupidez suficiente para hacerlo.

Visto en Oh Gizmo!

Esos culos-lámpara que se encienden a pellizcos. Regocijaos, hermanas

Si nos permitimos un corto viaje en el tiempo hasta los primeros homínidos estoy seguro de que descubriremos que pellizcar el culo es uno de los pilares afectuosos sobre los que se asentaron las primeras comunidades. De la misma forma, el guantazo que sucede al pellizco sería uno de los primeros gestos violentos de los homínidos y demostrarlo nos daría una idea de cómo surgió la necesidad de legislar y poner límites.

Esto no forma parte de un estudio antropológico oficial porque no lo tengo terminado (hay ciertamente muchas zonas oscuras en esta rama del conocimiento), pero en cuanto consiga las ilustraciones podré terminar de darle forma y publicarlo. Os avisaré.

En lo que a culos se refiere, todo parece indicar que la diferencia entre un pellizco, una palmada y un azote sólo es de grado; el afecto es el mismo. Las lámparas Slap It de Joseh Begley representan ese mismo concepto: un pellizco las enciende y una palmada las apaga. Pero también puede ser al revés. Porque, repito, la intención es la misma: sólo hay una diferencia en la intensidad.

)

Visto en The Huffington Post

Lámpara astronauta USB

Lámpara Astronauta LED USB

Ir al espacio no es, en esencia, muy diferente a ir de acampada. Básicamente uno va a pasarlo mal y a contar que lo ha pasado mal, como si eso fuera objeto de envidia. "Hicimos una hoguera, se puso a llover, se metió un frío de mil demonios y despertamos con el cuerpo entumecido; la próxima vez te vienes." Claro, cuenta con ello.

El espacio viene a ser lo mismo; al que no se le cuela un alien en la nave se queda sin oxígeno o se le incendia un motor. Pero todos queremos ir a vivir la experiencia. Bien, la lámpara astronauta USB no te transporta al espacio pero te acompaña en esas noches de soledad frente al ordenador, cuando has apagado todas las luces y tu mirada va de la pantalla a la figura que flota junto a ti. Al subirle la visera del casco se enciende un LED y te aporta la cantidad de luz necesaria para ver el teclado sin romper el ambiente. Es, por decirlo de alguna manera, tu compañero de maldades (porque es obvio que no vas a hacer nada bueno en una habitación a oscuras con un portátil en la mano).

Comprar en QueLoVendan"

Buddy Lamps, las lámparas amigas

Los objetos que nos rodean poseen un carácter propio que es resultado de la suma entre el nuestro y el del propio objeto. Está claro que un candado impide que nuestro carácter se imprima en él por ser demasiado robusto y cerrado a nuevas sugerencias, de forma que es difícil querer a un candado como se quiere, por ejemplo, a un cojín, que se deja hacer, se mancha y sufre las inclemencias caninas.

Las Buddy Lamps pertenecen al segundo grupo: pueden adquirir multitud de posturas, declararse altivas o sumisas según la ocasión, y son completamente personalizables, hechas de forma artesanal con hierro forjado y diseñadas al gusto de cada uno. Su carácter es en principio simpático y amistoso, aunque el hecho de poseer articulaciones les da la oportunidad de huir mientras duermes y amanecer en una posición diferente a la que recordábamos cubiertas de sangre, jirones de piel, colillas resecas, una boina y trozos de panfletos revolucionarios pegados en la suela de los zapatos. Pero cumplir cumplen y están siempre a la hora que las necesites para aportar luz, todo hay que decirlo.

Como indica el vídeo, adquirir una Buddy Lamp no sólo te proporciona luz y una amistad duradera (que ya es bastante), sino que además colaboras en la creación de una fragua capaz de fabricar espadas mágicas que brillan cuando detectan a un político cerca. Vale: lo de las espadas me lo he inventado, pero es cuestión de proponérselo.

Visto gracias a Miguel Bueno González

 1 2 3 4 ...23 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}