Creando monstruos con el Trepador de Padres

La hiperactividad de los niños se puede combatir de diversas formas. Normalmente agotarlos hasta la extenuación es el método más habitual, aunque si hablamos en términos de eficiencia el rito más usado es encadenarlos en lo alto de un campanario, esperar a que se nuble el cielo y suplicar a Nyarlathotep que se los lleve al más insondable de los abismos cósmicos donde no hay tiempo, sólo caos, sufrimiento y novelas del oeste. Eso los mantiene entretenidos hasta 15 minutos después de haber sido liberados sin resultado alguno; después empezarán a correr de nuevo, gritar y vomitarse entre ellos de forma saludable.

Atsushi Shiraishi es uno de esos padres pacientes a los que no les importa nada de lo que he dicho y quieren a sus hijos sobre todo lo demás. Yo tampoco lo entiendo. El caso es que para mantener a su hija ocupada y al mismo tiempo obligarla a que se ejercite, ha diseñado el Trepador de Padres, una especie de gimnasio para vástagos que se basa en la energía del padre, a su vez sostenida por el ánimo implacable que da el no querer quedar como un viejo destrozado delante de tu retoño.

El Trepador de Padres requiere sacrificio, sí, y un gran contacto padre-hijo que es más que recomendable ya que esas criaturas compensarán todas sus diabluras en un futuro cercano, cuando tengan que cambiarte la sonda y soportar tus todo esto antes era campo y estoy seguro de que es algo que necesitas saber. Así que ya sabéis: afianzad la relación, os conviene. Para todo lo demás, Nyarlathotep.

Visto en Spoon & Tamago

Oh, sí: fotografías de superhéroes en actos no demasiado heroicos

El fotógrafo Hrjoe tiene toda una serie de fotografías de las figuras de acción de Marvel en posiciones indignas y tan ridículas que difícilmente podréis verlas sin sonreír. Además de la composición, la calidad de las fotografías también dice mucho en su favor. Podréis ver más en su perfil de Facebook y recomiendo fervientemente que lo hagáis.


SEGUIR LEYENDO

El sugerente barco de sushi

Últimamente no hago más que hablar de sushi. Todo lo que veo a mi alrededor es sushi, veo a la gente envuelta en algas y una cantidad ingente de personas reunidas ya no es una multitud sino arroz. El universo me está mandando señales y yo estoy utilizando mi agilidad felina para regatearlos, y cuando digo "agilidad felina" referida a mi persona hablo de la parte de la agilidad que usan los gatos para tirarse en su camastro, evidentemente; de la otra no recibí nada.

A lo que vamos: ¿qué es esa masa de colores que se distingue en la fotografía? Un barco de sushi. Uno lo monta en casa cuando toque sushi y los niños se emocionarán al ver llegar una especie de vagones con salmón, tortilla y cosas que normalmente les harían gritar y abandonar su asiento, colarse en un tren hacia la frontera, superar la aduana metidos en una maleta, salir de ella en un barrio mal avenido de París, enfrentarse al frío, pelear contra galgos escuálidos por la comida encontrada en la basura, empezar a fumar con la sola intención de meter algo caliente en el cuerpo, contagiarse de tuberculosis por confundir el París actual con el de las películas, amenazar al cielo por intentar acabar con ellos y prometer que sobrevivirán sea como sea, colarse en otra maleta, cruzar la frontera de nuevo, volver a casa, señalar al plato y decir "¡¿pero esto qué puta mierda es?!"

Sé lo que estáis pensando: ¿sería lícito modificar el barco y sus agregados para poder usarlo en un Scalextric? Por supuesto.

Visto en Like Cool

El apasionante unicornio de mano

Hace un tiempo vi un anime en el que un tipo se enamoraba de su mano. O se enamoraba de una chica que luego pasaba a ser su mano. O, bueno, yo qué sé. Nunca profundizaron en las escenas íntimas ni en el efecto que puede tener sobre la cotidianidad el hecho de tener una persona por mano, así que no era gran cosa. Pero parece que la idea caló hondo y estuve un tiempo reflexionando acerca del tema; por suerte para todos olvidé cualquier conclusión que sacara en claro de esa época funesta.

Ver el unicornio de mano de Archie McPhee debería haber despertado esas pasiones ocultas y las ganas de tener a alguien en la mano, pero en realidad lo único que ha conseguido es que tenga ganas de tener un unicornio en la mano. Supongo que ese era su objetivo. En cualquier caso, aviso de que no es un juguete. Es decir, no es una marioneta con la que contar cuentos a tus hijos. En esa situación no tiene gracia; el unicornio de mano sólo sirve para llevarlo al trabajo y cabalgar por escritorios ajenos dejando huellas de purpurina sobre los informes clasificados. Y es una labor muy digna.

Visto en Nerd Approved

La belleza está en el interior: osos de peluche desollados

Kent Rogowski es un tipo que invierte buena parte de su tiempo desollando osos de peluche. Y ya está: esa información debería bastar para mantenerlo alejado de la sociedad durante un lapso de tiempo considerable, maniatado en una habitación con paredes acolchadas y dejándolo salir dos veces al día para ponerse una bata y dejar que se la queme con el cigarrillo.

Pero hay que decir que eso de desollar lo hace sin maldad, con afán investigador, con el objetivo de encontrar la parte secreta y oscura de algo tan amable como un oso de peluche, encontrar sus dos caras. Porque todo tiene dos caras. Sobre todo la gente que nace con dos cabezas.

El resultado, como se puede comprobar, es cuanto menos perturbador. Pensar que sólo la piel separa a ese engendro del adorable osito da escalofríos. Dan ganas de comprarse uno y mostrarlo a los niños cada vez que se abracen a uno ("¡mira lo que estás abrazando, insensato!"). Y hacerlo también cada vez que el perro se frote con el osito del niño. Aunque en ese caso supongo que el perro sólo cambiará de target y seguirá a lo suyo. Los perros tienen una capacidad de concentración envidiable, la verdad.

Visto en io9

 1 2 3 4 ...14 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}