Y esto es lo que ocurre cuando alguien desafía a Khal Drogo a jugar a las palmas

Sinceramente, no sé cómo se llama el juego. Pero cuando yo lo practicaba (es decir, cuando me daban auténticas palizas) el nombre del juego era ese: las palmas. En realidad no era más que una excusa para pegarse de forma más o menos honorable y evitar los duelos a muerte al amanecer, que son más eficientes pero también muy fríos (por las horas, más que nada) y el superviviente acaba vivo, sí, pero también resfriado. Y eso no es justo.

Supongo que todos conocéis a Khal Drogo, señor de los dothraki de Canción de Hielo y Fuego y esposo de la Madre de Dragones, Khaleesi y una decena de títulos más dependiendo del libro por el que os hayáis quedado. Creo que sería de locos desafiar a Khal Drogo siquiera a correr hasta la esquina, pero he aquí que alguien se atreve a desafiarlo a las palmas (o como cada uno llame a ese juego infernal). Enseguida lo reconoceréis:

Visto en Geeks are Sexy

Una partida simultánea de 974 personas queriendo ser Super Mario

En la última GamesCon de Alemania tuvo lugar un evento de carácter, digamos, experimental. 974 personas jugaron de forma simultánea a Super Mario, aunque cada una de ellos desde su propio ordenador. Las partidas fueron grabadas y ahora se puede ver el resultado conjunto de todas las variantes que dichas personas le dieron al juego.

A continuación tenéis el estremecedor vídeo con las partidas simultáneas. Es curioso que todos los jugadores intentaran pasarse el nivel lo más rápido posible en lugar de, no sé, quedarse quietos. Ninguno se quedó paralizado de terror por saber que estaba siendo grabado ni chocándose contra una tubería porque no encontraba el agujero. Curiosamente, son dos actividades en las que yo destaco por encima del resto. En la vida real, claro. En el juego soy más de los que se acercan a la pantalla para ver qué esconden esos píxeles del escote.

Visto en Oh Gizmo!

Nuevos y psicodélicos juegos en la bañera

Digamos que mediante el uso de sales de baño unos investigadores han transformado una bañera en una pantalla opaca en la que proyectar aplicaciones; si a eso le añadimos una Kinect y el hecho de que nuestros dedos pasen a ser cursores tendremos el AquaTop Display, un prototipo de nuevos juegos en la bañera.

Ya os podéis ir olvidando del patito de goma, las representaciones de históricas batallas navales y, sobre todo, eso de sacar las rodillas por encima del agua como si fueran montañas y colocar figuras en lo alto para mantener conversaciones entre dos tipos aislados por un valle de zombis. Se acabó. A partir de ahora, bañarse será como un viaje de LSD, algo así como la escena de Miedo y asco en Las Vegas pero sin radio. Y sin chaqueta, a poder ser.

Visto en Obvious Winner

Tirachinas humano: el juego

Al pensar en "tirachinas humano" el imaginario es común y todos tenemos en mente al hombre regordete con bigote siendo lanzado por un tirachinas gigante hasta ser un punto en el horizonte que se queda pegado en el cristal del cielo hasta que alguien activa el limpiaparabrisas, lo hace desaparecer y amanece.

Pero esto es diferente, es un juego para cuatro. Atentos al vídeo, que lo explica al detalle:

Exacto: la cantidad de heridas y contusiones que puede provocar el Tirachinas Humano no tiene límites, lo que significa que es un buen juego. Lo único malo es que necesita la cantidad exacta de cuatro jugadores, preferiblemente que conserven todas las piezas dentales para que el recuento final sea más fácil. Si esta forma de jugar os parece aburrida, sólo hace falta añadir una motosierra que salte de mano en mano para animar el cotarro. En la mayoría de fiestas suele funcionar.

Visto en Geek Alerts

Streetpong: otra forma de esperar al semáforo

Esperar a que el semáforo se ponga en verde es uno de esos momentos incómodos en los que, realmente, no hay tiempo para hacer nada. Si miras la hora en el teléfono, lo harás rápido y la olvidarás al instante; si empiezas a liarte un cigarrillo no te dará tiempo; si escribes un SMS tendrás que terminarlo cruzando y si intentas cortejar a la que tienes al lado sólo podrás averiguar que te rechaza pero nunca sabrás por qué.

Así que en Hildesheim, Alemania, un estudiante de HAWK ha decidido dar un empujoncito a las relaciones de la gente mientras pierden ese valioso tiempo esperando. El Streetpong permite echar una partida rápida al clásico arcade contra otra persona que esté esperando en el semáforo opuesto. Una vez el semáforo haya cambiado, la partida acaba y te cruzarás con tu oponente, lo que puede dar lugar a comentarios jocosos o a escenas de violencia inusitada, según la capacidad para saber perder de cada uno.

Aquí tenéis un vídeo de muestra. No es real, sólo una simulación de lo que podría ser el Streetpong en la realidad. Lo digo para que no lo uséis como excusa para planear el viaje de bodas.

Relacionado, para pong-adictos: Vinilos de pared Pong

Visto en MAKE

 1 2 3 4 ...16 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan




 
Regalos originales Da de la Madre
El Domingo 4 de Mayo es su día.      Haz caso a tu Madre (clic aquí)
Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}