Y ahora, un anuncio japonés (para compensar el corto)

En el post de Lights Out presentaba una obra muy buena y, no sé, me he sentido mal porque parecía que nos estábamos poniendo serios. Así que me veo obligado a compensar el post anterior con los siempre agradecidos y no suficientemente valorados anuncios japoneses.

En esta ocasión tenemos a un tipo que se introduce un chicle en la boca. Y a partir de ahí, bueno, alguno de los guionistas se tomó algo que le sentó mal (o demasiado bien) y la cosa se le fue de las manos.

Visto en Cubicle Bot

El paraíso de los gatos (en casa)

Hemos visto con anterioridad multitud de complementos para que el gato pueda vivir sus propias aventuras en casa sin destruir nuestro mobiliario. Lo que propone Goldtatze es más de lo mismo pero llevado al extremo.

Con todas estas plataformas, puentes, nidos y obstáculos los gatos no pueden menos que ser felices y olvidar de una vez por todas esa manía suya de ser unas criaturas diabólicas que cambian de personalidad cuando hay una cámara de fotos cerca.

Sí es cierto que esto también añade otro peligro, ya que el ataque puede provenir de cualquier lugar de la casa, pero yo creo que estarán lo suficientemente entretenidos como para no seguir sus instintos. Si no es así, bueno, un gato aéreo es decididamente un enemigo a tener en cuenta.

Visto en Web Urbanist

Armadura felina

Si algo ha descubierto Internet es que los gatos son graciosos. Pero no podemos olvidar que basta un puntero láser o un ovillo de lana para que liberen a la bestia que llevan dentro y se pongan belicosos (aunque sigan siendo graciosos). Uniendo esa furia a la impresionante armadura creada por Schnabuble nos podemos hacer fácilmente con un ejército felino.

Posiblemente no tengan disciplina y no sigan nuestras órdenes, pero eso da igual: el enemigo se debatirá entre acariciarlos y sacarles fotos. Ese será el momento para marcarlo con el puntero láser. También se puede optar por la vertiente intimidatoria, que se basa en lanzar un sofá entre el gentío para hacer una demostración de gatos afilándose las armas. Eso acojona.

Visto en Geekologie

Por fin es tu turno de acostarte sobre el gato

Hace unos días vimos el tremendo Sofá Oso al que, vale, los cojines no hacían justicia, pero salía bien parado y podía producir algo parecido al cariño. Este enorme puf felino (por llamarlo de alguna forma) no parece que vaya a producir nada semejante. No sé si es por la fotografía o por la propia posición del gato, que parece estar tirado sin intención de hacer movimiento alguno. Vamos, que es realista.

Es el típico sofá que un director inglés usaría en una película de mediados de los noventa, rodeada de gente de resaca, algún cadáver y dos o tres ratas todavía con la fiesta en el cuerpo tras probar queso clandestino ofrecido por una rata con gabardina que luego resulta ser de la policía secreta y detiene a las ratas, pero éstas se las arreglan para robarle la gabardina (porque es realmente cool) y la película da un giro y pasa a explicar la historia del policía, que resulta ser un exhibicionista que se ha quedado sin su herramienta de trabajo y lo intenta con otras ropas produciendo situaciones hilarantes pero que no le terminan de llenar. Lo echan del trabajo. Se emborracha y frecuenta lugares sórdidos. Al final se enamora. Y descubre que la gabardina no era importante, sino el hecho de mostrarse al mundo desnudo. Y entonces también descubre que es una rata, lo cual le desconcierta un poco, pero logra sobreponerse porque ya van dos horas de película y la cosa no da para más.

Visto en Incredible Things

Vela felina con sorpresa en su interior

Eso de que toda cosa hermosa alberga algo horrible en su interior es más o menos cierto en el caso de los calcetines, las pelucas y las momias. Y también se puede aplicar a The Devil's Pet, una vela de forma felina e inocente (algo totémica, eso sí) que a medida que se consume descubre el esqueleto más demoníaco que uno pueda imaginar.

Los gatos son malignos y esto no puede sorprender a nadie a estas alturas. Parecen adorables y eso los hace, por contraste, todavía más malignos. El creador de esta vela, su majestuosa maldad Thorunn Arnadottir (hasta el tipo tiene nombre maligno) planea empezar un proyecto en Kickstarter para financiar la producción en serie de las velas. Lo de conquistar el mundo y someterlo vendrá poco después.

Visto en Technabob

 1 2 3 4 ...12 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}