Putada amistosa con Mentos y Coca Cola

Bueno, lo de "amistosa" es un decir, porque no se si la persona a la que se lo hagamos nos volverá a dirigir la palabra en su vida.

Y es que, por si no tenián suficiente con hacer el experimento de los Mentos y la Coca Cola, ahora han sacado la versión para llevar de fiesta.

Como se puede apreciar en la guía de la imagen anterior, los pasos a seguir son muy sencillos:

  1. Necesitaremos: Coca Cola, paquete de Mentos, molde para hacer hielos y, lo más importante, una víctima que haga de conejillo de indias sin saberlo.
  2. Preparamos el molde de hielos, colocándo un caramelo de Mentos en uno de los compartimentos.
  3. Le servimos, cariñosamente y con mucha dedicación, un cubatazo al que todavía es nuestro amigo. Nos aseguraremos de que uno de los hielos que le ponemos es el que tiene la sorpresa en su interior.
  4. Esperaremos un tiempo prudencial hasta que caliente el cubata y el hielo se derrita, dejando total protagonismo a la actuación del Mentos.

NOTA IMPORTANTE: No permitir que nuestro amigo haga un hidalgo con ese cubata, ya que los efectos secundarios pueden ser fatales.

Experimentos militares: la bomba gay

Experimentos militares: la bomba gay

Antes de nada quiero pedir perdón por no haber enlazado en las anteriores noticias de experimentos militares a la fuente, pero es que no quería desvelar los siguientes experimentos. La fuente es cracked y elaboraron un top10 de los experimentos militares más asombrosos. Como ponerlos todos era demasiado, pensé en poner los 3 o 4 mejores y en el último decir de donde los saqué para que vierais el resto. Sabéis de sobra que citamos siempre la fuente, como se debe hacer. Si ha alguien le ha molestado, de veras, nuestras más sinceras disculpas.

Y bueno, a lo que íbamos, hoy hablaremos de, posiblemente, el arma de destrucción masiva más sexual jamás pensada: la bomba gay.

Ya la mencionamos cuando se otorgaron los premios ignobel, concretamente al llevarse el de la paz.

El caso es que el Laboratorio Wright de Ohio propuso al pentágono diversas armas no letales, como medio de control de masas ya que el gas lacrimógeno no resultaba siempre eficaz. Así que pensaron en un tipo de arma que lanzase afrodisíacos químicos y que calmase a las masas.

Evidentemente, la ciencia no ha logrado encontrar ese afrodisíaco tan potente que ponga a los ejércitos o manifestantes a hacer una macro orgía. Pero aún así, el pentágono tardo 7 años en desechar la idea. Así que supongo que algo investigaron.

¿Os imagináis que soltasen esta bomba gay en, por ejemplo, Irak? Todos los rebeldes dandose por... bueno, queriéndose y dejando las armas. Sin duda sería un mundo mucho más feliz. Demasiado pervertido, pero más feliz.

Véase también La bomba murciélago, El arma solar
El top10 de experimentos militares en cracked
bomba | gay | pentágono |

Experimentos militares: la bomba murciélago

Experimentos militares: la bomba murciélago

Durante estos días podréis leer, como si de un especial se tratase, una serie de inventos que algunos ejércitos intentaron llevar a cabo para ganar las guerras. Pero que nunca lograron llevar a cabo porque la mayoría de esos experimentos eran totalmente absurdos.

Hoy vamos a hablar de la bomba murciélago.

Durante los años 40, el ejército americano se dio cuenta que los mejores ataques a los enemigos se producían bombardeando de noche. Por ello y, sabiendo que los murciélagos eran capaces de transportar grandes pesos, pensaron en hacer un ejército de murciélagos adiestrados para atacar Japón en la oscuridad con bombas.

Las ratas voladoras llevarían unas bombas de napalm especialmente diseñadas para ellos, siendo unas de las bombas incendiarias más pequeñas construidas nunca. Luego, los murciélagos se meterían en unas cajas que serían lanzadas desde los B29.

Una vez lanzados, deberían ir volando hasta los edificios y, tras finalizar un temporizador en las bombas, estallar cerca de ellos.

Esta era la teoría, pero en la práctica todo fue mas bien distinto. Un día, en una base de las fuerzas aéreas, se les escaparon unos murciélagos armados y terminaron liándola en un tanque de combustible. Pero los militares vieron que eran efectivos y que destruían. Así que siguieron con el proyecto. En una caja cabían unos 1000 murciélagos, por lo que un bombardero podría llevar unas 200.000 mini bombas, superando en potencia a las bombas tradicionales.

Pero el proyecto fue dejado a parte debido a los altos costos del mismo y a que tuvieron inmensos problemas con los murciélagos, ya que éstos no terminaban haciendo lo que querían, lo cual es normal ya que no dejaban de ser animales sin adiestrar.

Finalmente, se canceló cuando se hizo efectivo el Manhattan Project, de menor coste, esfuerzo y mucho más destructivo: la primera bomba atómica.

Sin lugar a dudas, el mundo hubiera sido distinto si este proyecto hubiera tenido éxito.

Véase también Lámpara murciélago, Cómo hacer tu propia bomba atómica
murciélagos | ejército | bombas | napalm | japón

¿Qué pasa si encendemos 30.000 cerillas?

Chicos y chicas... ¡No hagáis esto en vuestra casa! (Procurad hacerlo en la de algún vecino que os caiga mal).

La verdad, si os aburrís un fin de semana (o queréis usar el último y fatal recurso en la guerra en la oficina) podéis probar este sano, constructivo y didáctico entretenimiento. Sólo necesitáis 30.000 cerillas, un cubo de metal y una mecha lo suficientemente larga. Aunque esto es la prueba palpable de que "El tiempo invertido en la realización de un proyecto es inversamente proporcional a la duración de su demostración". Por cierto... ¿Os habéis fijado en la especie de "hongo nuclear" producto de la explosión que se puede ver a cámara lenta?

Véase también Cómo hacer tu propia bomba atómica, El extintor para dummies: First Alert Tundra
Visto en Cynical-C Blog
Cerillas | explosión | incendio | deflagración

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}