Vallas-espejo. Conoce los límites de tu terreno a golpes

La artista Alyson Shotz quiere expresar la capacidad vital del entorno para cambiar continuamente y sin límite alguno mediante el uso de vallas con espejos. A un cierto nivel poético lo consigue. Y de paso hace una trampa mortal.

Soy incapaz de imaginar la de golpes y maldiciones que ha podido provocar esta instalación en el Storm King Art Center de Nueva York. A no ser que hayan señalizado el lugar como es debido (peligro: arte). Ahora mismo no tengo disponible mi jardín porque, bueno, no tengo. Pero si en algún momento futuro me hago con uno tengo muy claro cómo delimitaría sus límites y qué cámara usaría para grabarlo.

Visto en Design BOOM

    

El espejo que te devuelve una sonrisa, lo mires como lo mires

Vale: no es un espejo. Es una pantalla con un sistema de reconocimiento facial y órdenes de distorsionar las zonas de la cara que forman una sonrisa.

Y vale: no son sonrisas. O por lo menos no son brillantes sonrisas que iluminan los prados de la felicidad, el optimismo y el gozo.

Pero los de la universidad de Hirose-Tanikawa están optimizando el concepto e intentando que las sonrisas sean cada vez más realistas o, dicho de otra forma, que el espejo mienta mejor. Se supone que las posibilidades terapéuticas serán muchas, sobre todo aplicadas al campo de las patologías psicológicas. No sé hasta qué punto me gusta esa modificación de la realidad para tratar otra modificación de la realidad, aunque ese concepto no es nada nuevo bajo el sol.

Yo me conformo con no ver mi cara de dormido al despertar. Si un espejo me devuelve la cara de una persona dispuesta a iniciar un gran día, sin legañas, sin restos de baba y sin una colilla colgando de una oreja de forma inexplicable me sentiré lo suficientemente aliviado.

Visto en Gizmodo

    

Imprescindible: espejo infinito que genera un portal dimensional en el cuarto de baño

La imagen que devuelve un espejo suele ser la del tipo que se mira en él. Si no es así, probablemente estemos ante un bodegón o ante nuestra madre (se diferencian por la intensidad de la miradas de desprecio; una manzana tiene un límite establecido por el sentido del decoro que una madre desconoce por completo).

A ciertas alturas de la existencia uno ya está acostumbrado a lo que va a ver en el espejo, así que lo que en un principio se usaba para practicar miradas acaba siendo ignorado, con la temible consecuencia de afeitarse a ciegas mientras se ata los zapatos usando la excusa de ahorrar un tiempo, que, unido al que se ahorra ignorando las leyes ortográficas en los mensajes de texto, es posible que al cabo del día te proporcione los siete minutos extra que necesitabas para babear frente a la pared o encontrar el santo grial, según las aspiraciones de cada uno.

El Espejo Infinito de Ben Finio, cuyas instrucciones encontraréis en el enlace, puede devolver tu imagen si es lo que deseas, pero también puede abrir un portal hacia otra dimensión que, por lo que uno puede intuir según los colores de los leds, está plagada de burdeles.

Hay que decir que no es obligatorio entrar en el portal; uno puede conectarlo mientras ejecuta sus movimientos intestinales y pensar en el infinito. Si dichos movimientos son correctos, no estará pensando en el infinito durante un tiempo infinito, que sería el tiempo que se necesitaría si nos atenemos a la parte teórica del asunto. En la práctica, el infinito es vivir en un quinto piso sin ascensor habiendo hecho la compra del mes. Así que con conectarlo un rato está bien.

Visto en Technabob

    

Mirror 180: que corra el aire

En la vida en pareja es difícil delimitar espacios para seguir teniendo una cierta independencia, aunque sea precisamente esa independencia la que llama al amor y la que se quiere compartir. De hecho, compartir y disfrutar de esa independencia ya es algo difícil cuando uno vive en soledad porque debe distribuirla por todo su ser y dejar a todas las partes satisfechas; con una persona al lado ese esfuerzo se dobla y además pasa a ser recíproco, así que uno da parte de su independencia y recibe la independencia de otra persona. Es algo muy confuso. Y, además, hay independencias que son una mierda y que sólo se descubren en el bidé tras siete años de relación.

El Mirror 180 marca una clara delimitación en el aseo. Así, el miembro masculino de la pareja puede conservar su espacio personal afeitándose y el femenino hacer lo propio maquillándose. O viceversa.

Esto no supone un gran avance en cuanto a terapias de pareja supone, pero sí es cierto que todo empieza por pequeños gestos. De hecho, el 98% de las relaciones humanas empiezan con un saludo; el 2% restante prefiere empezar con una erección, que es otra forma de saludo menos aceptada en la sociedad pero igualmente válida.

Visto en Coolest Gadgets

    

Vigila las esquinas gracias a la Lente Espía

Alguien bien equipado llevaría siempre consigo un pequeño espejo con el que mirar tras las esquinas por si algún francotirador pretende acabar con él. La comprobación es sencilla: si en el espejo ves a un tipo encaramado a un balcón apuntando con un arma o alguien dispara contra el espejo, alguien está tras tus huesos; en caso negativo, nadie te persigue y puedes seguir tranquilo hasta la siguiente esquina (nota: hay gente bien equipada que también lleva consigo un pequeño espejo, pero lo hace por razones diferentes. Aunque también es perseguida).

Photojojo ha creado una lente con exactamente el mismo uso que dicho espejo, pero aplicado a la telefonía móvil. Es decir, que ahora, además de ver al tipo apuntando, puedes grabarlo mientras rezas para que no apriete el gatillo y acabe con tu única forma de contarle a alguien que te están persiguiendo.

La Smartphone Spy Lens cuesta cerca de 20 euros y se adhiere al móvil mediante imanes, así que es muy fácil de usar. Sólo hay que buscar oportunidades para usarla.

Visto en Design TAXI

    
 1 2 3 4 ... 7 Siguiente

 

 




Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}