Esos simpáticos enchufes narizones

Estos enchufes narizones tienen el clásico efecto retardado: primero te hacen torcer el gesto y pensar "¿en serio?", pero poco después te sorprendes trazando un mapa mental con la disposición de los enchufes en tu hogar.

Luego viene la fase hipotética: en qué situaciones te verías inmerso en caso de tener la casa llena de narices. Como es lógico, la mayoría de ellas no te llaman la atención porque se basan en mostrar los enchufes a tus amigotes y que éstos esbocen una sonrisa (excepto si eres un narcotraficante de cocaína; en ese caso los clientes creerán estar entrando a un templo y se sentirán subyugados por el ambiente y el culto al tema).

Así y todo, acabas convenciéndote de que merece la pena adquirir unos cuantos para sorprender a las visitas. Desgraciadamente no todos tus enchufes están a la vista o en lugares dominantes, así que te sorprendes de nuevo trazando un mapa mental del circuito eléctrico para ver qué modificaciones tendrías que hacer en la casa para lograr el efecto deseado.

El efecto retardado acaba como tiene que acabar: con la casa patas arriba, los muebles apilados en un rincón, un electricista con pelo largo y coleta sacando cables de cualquier lado y tu esposa alojada en un hotel mientras rellena los papeles del divorcio.

No será hasta un tiempo después cuando descubras que los enchufes tienen entradas lineales y que probablemente no sirvan para tus electrodomésticos. Pero así funciona esto.

Visto en Geekologie

Aprovecha la ventana con este enchufe

La ventana es ese lugar de la casa que nos conecta con el exterior. Su vida es muy sufrida: soporta las inclemencias del tiempo con tesón, se sabe última a la hora de ser limpiada y su muerte suele ser violenta y propiciada por algún héroe que entra en la casa atravesándola sin miramientos, esparciendo miles de cristales por el suelo entre volteretas, disparos al aire y maletines con dinero. Es un fin cruel para una vida de servilismo.

No se puede prever ni evitar su final, pero gracias a los diseñadores Kyuho Song y Boa Oh podemos hacer su vida algo más animada: estos señores han creado un enchufe con ventosa que se alimenta de luz solar. Esto nos permite reducir la cantidad de alargadores y zapatillas (nunca he entendido por qué se les llama así) pululando por la casa.

El problema es el de siempre: se necesita luz solar. O sea, que no es muy útil para los que vivimos en un bajo o bajo tierra (no hay mucha diferencia lumínica entre ambos).

Visto en Microsiervos

Alimentador modular PowerCube

Dotar a nuestros gadgets de energía es imprescindible, a pesar de que acabemos hartos de tener en casa cables, enchufes, regletas, adaptadores, cargadores USB... por no hablar del infame diseño de algunas regletas, como vemos en la imagen de la derecha. Una pesadilla incluso aunque no estés diagnosticado de TOC.

La solución no es fácil, pero al menos tenemos la ayuda del sistema Power Cube. Un conjunto de cuatro módulos intercambiables con diferentes configuraciones que nos permitirá conectar la cacharrería y a la vez tener a la vista un gadget elegante y práctico.

Las cuatro opciones disponibles:
- 5 enchufes (verde)
- 4 enchufes + Cargador USB (azul)
- 5 enchufes + alargador 1,5m. (rojo)
- 4 enchufes + alargador 1,5m. + Cargador USB (gris)

Tienda de regalos originales, QueLoVendan

Identificador de enchufes

¿Cuántas veces has desconectado el dispositivo que no querías? Un diseño conjunto de Austin Yang y James Roebuck ofrece una solución sencilla y elegante al problema diario de identificar los enchufes a la hora de desconectarlos.

Unas sencillas láminas de plástico perforadas de colores nos ayudarán a identificar cada uno de los enchufes a la hora de desconectarlos. Simplemente se coloca una lámina, que se ajusta en las bornas, entre los enchufes de manera que al mirar, el color nos identificará cada aparato.

Gracias a Paito por su recomendación.

Libro enchufe.

Aquellos que vivimos en minipisos llegamos a guardar las cosas en los lugares más insospechados y buscamos soluciones originales para almacenar objetos comunes. Un aparato que siempre es incómodo de guardar es la regleta de enchufes. No hay forma de recoger el cable, su forma lo hace incómodo de meter en un cajón, se enreda con otras cosas guardadas en el mismo sitio...

El diseñador holandés Dave Hakkens ha creado PlugBook: una regleta de enchufes con 3 metros de cable con recogecable automático, dos tomas de corriente convencional, otras dos tomas de USB y protección a subidas de tensión. Todo ello en el tamaño de un libro e igual de cómodo de guardar una estantería, facilitando muchísimo su almacenaje y disponibilidad.

Desgraciadamente Dave sigue buscando patrocinadores para fabricarlo.

Visto en BookofJoe.

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}