Spiky, la cortina que te echa de la ducha si tardas más de cuatro minutos en acicalarte

Ducha contrarreloj

Elisabeth Buecher es la madre de Spiky, una especie de cortina que se eriza una vez pasan cuatro minutos desde el inicio de la ducha, ocupando todo el espacio vital y expulsando al derrochador que se ha puesto a compararse los pies bajo el agua.

Cuatro minutos es una cantidad de tiempo más que considerable. Todas las cosas importantes se hacen en menos de cuatro minutos; el resto es procastinar. La concentración dura exactamente tres minutos y treinta y dos segundos según un estudio de la universidad Pérez-Moncayo, que se fundó, realizó el estudio y cerró sus puertas en seis minutos y medio. Achacaron el retraso a la burocracia, claro.

Ducha contrarreloj 1
SEGUIR LEYENDO

    

Cómo fabricarte una novia-ducha que te quiera

Un tipo de una más que merecida soltería ha decidido poner fin a ésta luchando contra todo lo establecido, porque el amor no tiene barreras, fronteras o límites. En este caso, lo que sí tiene es cal.

Las perturbadoras imágenes que podéis ver pertenecen a un tutorial en el que dicho tipo explica cómo puede uno fabricarse una novia-ducha. O a al revés: cómo transformar una ducha en una novia sin hacer uso de conocimientos avanzados de fontanería que tiendan hacia la magia negra.

Espera, os estaréis preguntando, ¿se refiere a montar una máquina de squirting? Porque eso parece interesante. No, lo siento. Sería maravilloso, pero ya sabéis que aquí no damos relevancia a las cosas útiles e importantes; sólo a las imprescindibles. Y ahora, con el calor, una novia-ducha te quita la soledad pero no te agobia. ¿Qué más se puede pedir a la vida? ¿Que sea real? Seamos serios, por favor.

Visto en Imgur

    

Ahorrando agua gracias a la ducha Uji

Brett Andler, Sam Woolf y Tyler Wilson son los creadores de la ducha Uji. El concepto parte de una idea muy sencilla: si se puede hacer a la gente consciente del tiempo que gasta en la ducha, seguro que se darán más prisa. Por eso la ducha Uji empieza a funcionar con una luz verde y llega al color rojo a los 7 minutos. En ese momento, explota llevándose consigo la vida del que se estaba duchando, parte del cuarto de baño y alguna mascota que anduviera cerca.

Bueno, en realidad no funciona así. Una vez llega al color rojo se mantiene en él y el que se está duchando sabe que está desperdiciando agua, se siente mal, piensa en la gente que se muere de sed a lo largo y ancho del mundo, asume parte de esa culpabilidad, la une a sus muchas frustraciones y se suicida cortándose las venas con el gorro de baño.

Vale, espera, tampoco tiene por qué funcionar así. La ducha llega al color rojo, sabes que han pasado 7 minutos y no pasa nada, pero a partir de ahí tú verás lo que quieres hacer. Eso es.

Visto en Gizmag

    

Toalla de la censura

No saquéis conclusiones precipitadas: no es una toalla de cuadrados marrones en diferentes tonalidades. Está formada de píxeles que censuran los elementos prohibidos por las buenas costumbres. Los que han ideado esta joya del diseño se hacen llamar Carmichael Collective.

Esta toalla tiene la maravillosa capacidad de reavivar la vida sexual en el cuarto de baño, ya que todo lo prohibido resulta más tentador.

Lo primero que uno piensa cuando ve un puñado de píxeles ocultando algo es que necesita ver ese algo, es muy importante y la vida ya no será igual tras descubrir el misterio tras el telón. Es un gesto reflejo, nos viene de serie. Que haya visto antes lo que hay detrás o que lo intuya es irrelevante.

Ahora bien, su uso es limitado en lo que a pequeños se refiere, ya que a los menores sólo se les censura la cara; es aconsejable tener otra toalla a mano para secarles el resto del cuerpo.

Visto en Buzzfeed

    

Ducha horizontal

Debe de haber un sector de la población que considere que ducharse de pie es un suplicio. Si ese mismo sector tiene un baño enorme y suficiente dinero, sus problemas están solucionados. La ducha horizontal de Dornbracht exige el mínimo esfuerzo de acostarse sobre ella y manipular el eTool para cuestiones como temperatura y potencia del agua.

Hay algo que deberían solucionar: no está a nivel del suelo, lo que significa que no podremos despertar e ir al aseo rodando como croquetas para ducharnos directamente. En algún punto del camino tendremos que incorporarnos. Y eso, sin haber desayunado, duele.

El vídeo de la ducha horizontal es una delicia. Cuidado, eso sí, que puede provocar algún caso de palotismo. Seguro que después de verlo os dan unas ganas terribles de tirar la casa abajo para construir un aseo.

Visto en TechGeer

    
 1 2 3 4 ... 8 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}