Sushi variado de chuches

Llamadme loco, pero no me gustan los Phoskitos mojados en la salsa blanca del kebab. Es uno de esos sabores en los que no intervienen las papilas gustativas sino el alma, y puedes sentir cómo se corrompe poco a poco.

Pero lo más sorprendente es que la gente se indigna más cuando sabe que no me gusta mucho el sushi, olvidando el asunto de los Phoskitos al momento, cuando en realidad es la trama principal de mi argumento y lo del sushi lo digo por decir. Yo quería hablar de lo primero.

Es frustrante, pero, en fin, da igual: el caso es que para la gente como yo (y para los niños, que son gente como yo pero con mejor higiene) existe una forma suave de introducirse en el sushi: las bandejas de sushi variado de chuches. Sí, son chuches con forma de sushi. Conmigo funcionan; con ellos funcionarán. Gominolas de melocotón, nubes, pica-pica,... infalible.

Además, hay dos bandejas disponibles: la de 25 piezas para fiestas de cumpleaños o miércoles depresivos y la de 9 piezas para las reuniones de críticos de Dora la Exploradora.

Recomendamos consumirlo con los Palillos Katana de Samurai

Comprar en QueLoVendan

Sushezi, el bazooka que hace sushi

Sushezi, bazooka para hacer sushi

Sushezi, bazooka para hacer sushiLos amantes del sushi aumentan cada día y con ese aumento crece también su nivel de exigencia. Para los ajenos a esta forma de alimentación (o sea, yo) sigue siendo arroz blanco con cosas envuelto en otra cosa negra que no es igual que las otras cosas porque es negra, aunque decirlo en alto supone ser víctima de una explicación larga y tediosa que exige a su vez un mínimo de siete gestos de entendimiento y dos "qué fuerte, ¿no?"

Ante esa situación la única defensa es probar el sushi, disfrutarlo y entenderlo. Una vez hayamos superado ese paso llegará la hora de dar una bofetada en la cara a todos esos que presumían de sushi y prepararlo en casa con nuestros propios ingredientes (¿he oído Doritos?). Para ello necesitaremos el Sushezi, una especie de bazooka que fabrica sushi en grandes cantidades.

El proceso es muy sencillo; sólo hay que preparar el arroz blanco al estilo japonés, poner un poco de aceite para lubricar el tubo y rellenarlo con los ingredientes que se te antojen. Cierra el aparato y empuja el émbolo para que salga el rollo de arroz por el tubo. Dejar sobre una hoja de alga para posteriormente enrollarlo y cortarlo en rodajas. Listo para servir acompañado de salsa de soja, wasabi y alioli. Por aquello de innovar.

Como siempre, un par de manos y una sensual (o dormida) voz en off explicarán todo esto mejor que yo:

Tienda QueLoVendan"

Joyería para paladares exquisitos

Una vez más, Japón vuelve a sorprendernos. Una compañía llamada Hatanaka ha visto un nicho de mercado entre la gente que quiere vestirse con comida y que quiere hacerlo bien. Así que ha lanzado toda una línea de joyería y complementos con la comida como protagonista, y además haciendo que la comida fuera todo lo realista posible.

Ni que decir tiene que mi favorita es la diadema de espagueti porque huele a drama, huele a "mi mejor amiga se ha enterado de que me acosté con su esposo en la víspera de su boda aunque no sospecha que luego le di bombones de chocolate al Yorkshire porque es una criatura odiosa." La ropa cuenta historias.

En la página de Hatanaka podréis ver todo tipo de despropósitos: desde pendientes de plátano hasta diademas de gambas. Un variado y realista menú que colgarte en zonas de tu cuerpo sin que alguien pretenda lamerlas.

Visto en Laughing Squid

Detecta y elimina los agentes externos de tu comida con la Magnifying Spoon

La Magnifying Spoon es una cuchara con un complejo sistema de detección de agentes externos a la comida que evita la ingesta de pelos u otros objetos indeseables cuando se come en un restaurante y se corre el riesgo de no ver cómo se prepara la comida. Para llevar a cabo ese proceso y obtener resultados esclarecedores, la Magnifying Spoon se sirve de una lente de aumento que debe ser colocada en el centro de la línea imaginaria que se establece entre el ojo del investigador y el objeto de investigación. Sólo así podrá desplegar su poder y localizar a los agentes externos.

O sea, que es una maldita lupa.

Ahora bien, digamos que sucede. Digamos que un tipo se saca la Magnifying Spoon y detecta algo raro en su comida.

Digamos que tengo que juzgar entre el tipo y el camarero que, probablemente, haya sido el culpable (o no, pero para el caso estableceremos que sí). ¿Acaso conviene dejar suelto a un tipo que se lleva una lupa a los restaurantes? ¿Es un sujeto así útil para la sociedad?

El camarero puede ser despistado o, quién sabe, tendrá sus problemas y querrá vengarse poniendo vello púbico en los platos porque esa es su parcela de poder o porque tiene demasiado vello y se agobia o lo considera hermoso y quiere compartirlo con el mundo. No sé. Pero más allá de eso es normal.

Para tipos que se sacan una lupa en un restaurante jamás habrá suficiente vello púbico. Ese sería mi veredicto y lo diría en medio del restaurante con voz de trueno: para tipos que se sacan una lupa en un restaurante jamás habrá suficiente vello púbico.

Y un cuervo cruzaría el salón y un vidente ciego sentado en una esquina gritaría "¡Odín!" y el cuervo iría directo a la mesa y se comería el vello púbico del plato, pero tres palomas intentarían impedírselo por una cuestión de respeto a las fronteras y el cuervo haría una matanza; el vidente leería las tripas de las palomas, lanzaría unas runas y me diría "te han cortado la luz" y yo diría "mierda."

Visto en Neatorama

Alegría y alboroto: orquesta intenta tocar una canción mientras come guindillas

Queridos amigos del sufrimiento ajeno, hoy vais a poder disfrutar de un buen puñado de músicos agonizando.

¿Por qué? Porque es lunes y los lunes son muy sufridos, y nada mejor para sofocar el sufrimiento propio que refugiarse en el ajeno. La orquesta es danesa y el tipo de la barba es un tal Chili Klaus, que parece que lo único que hace con su vida es comer guindillas y venderlas. Y ese fue el desafío que, por alguna razón que desconozco (y que espero sean muchos ceros) la banda aceptó: comer la guindilla más picante mientras toca una canción.

Prohibido dejar de tocar, prohibido gritar, llamar a las madres,... the show must go on.

Visto en Geekologie

 1 2 3 4 ...25 Siguiente

 

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}