Un bol para sesos de mono. Haciendo el Indy en la mesa [Actualizado]

[Actualizado] Ya lo tenemos a la venta en QueLoVendan.com

Indiana Jones y el Templo Maldito. Escena de la comida. El manjar: sesos de mono. ¿Quiero probarlos? No. ¿Queréis probarlos? No lo sé. ¿Es Kate Capshaw provocadora de un gran palotismo por mi parte? Sin duda. ¿Y por la vuestra? Probablemente. ¿Es Indiana Jones provocador de un palotismo heterosexual por mi parte? Claro, hombre. ¿Y por la vuestra? Por supuesto. No lo neguéis, tunantes. ¿Volvemos a hablar de monos? Mejor. ¿Alguien hizo aquel pastel de cerebro de mono? Supongo que no. ¿Alguien querría tener un flamante bol con forma de cráneo de mono como el que sale en la película? Sí. ¿Qué porcentaje de la población? Todos aquellos que merezcan seguir existiendo. ¿Haremos todo lo posible para traerlos a Ya lo tenemos a la venta en Quelovendan? Desde luego. Los monos voladores ya están surcando los cielos en busca de hermanos decapitados. ¿Es esa una medida cruel para los trabajadores? Sí. Pero se llevan un plus. Y Harrison Ford también les pone palotes.

Comprar en QueLoVendan

Justo lo que necesitaba: bolsa de almuerzo para simular que comes órganos humanos

Formo parte de una pequeña élite de tipos tristes y miserables que almuerzan un plátano porque 1) no me da tiempo a preparar otra cosa, y 2) no tengo la habilidad requerida para preparar otra cosa. Así están las cosas.

Por otra parte, y contradiciendo a todos los nutricionistas del mundo, el almuerzo es una comida muy rara. No se sabe exactamente cuándo tiene que ser ni qué derechos te proporciona. La comida te da una siesta y la cena un par de copas; lo único que haces después de almorzar es seguir trabajando, que, vale, puede considerarse un derecho, pero comparte casilla con obligación y sobre todo con menudo coñazo, según el trabajo y el trabajador. El caso es que al final yo me como el plátano sin hambre, a cualquier hora, y mientras hago un encogimiento de hombros que viene a significar esto se hace así y ahora, ¿no?

Los que no pertenecéis a mi grupo y elaboráis almuerzos tenéis que transportarlos de alguna forma. Es muy triste usar una bolsa de plástico de un supermercado porque la comida se transparenta y tus compañeros pueden invadir tu intimidad alimentaria con comentarios sarnosos, sobre todo cuando las formas de la bolsa dejan entrever gambones. Y eso hay que evitarlo.

La bolsa de comida que podéis ver hace que todo el mundo piense que vas a almorzar unos cuantos órganos conseguidos en el mercado negro. Eso está muy bien porque 1) te otorga un aura de cierto nivel económico, ya que los órganos humanos no son baratos aunque los compres al peso, y 2) te otorga un aura adicional de tipo que come órganos humanos un martes por la mañana con la que está cayendo, o sea, un tipo realmente duro.

Visto en Foolish Gadgets

Libro de recetas hechas con condones. Japón, tenías que ser tú

Condom Meals I Want to Make for You es el título de un e-book que contiene 11 recetas cuya preparación requiere el uso de preservativos.

En principio no dicen nada de que los preservativos sean comestibles, pero allá cada uno con su dieta. Tampoco aclaran si hay un uso del preservativo como tal, una vez la comida está dentro y preparada para ser ingerida. Quiero pensar que no porque un dildo de arroz tres delicias me parece un concepto demasiado perturbador, aunque aunar placeres es uno de los mayores logros del ser humano, sólo superado por las tizas de colores.

Visto en Kotaku

Estos Happy Meals no son precisamente felices

(Not so) Happy Meals es una colección de diseños de menús Happy Meal con la que Newt Clements pretende acercar los menús infantiles a un público igual de infantil pero más alto (o sea, el adulto). Hay docenas de ellos y todos los podréis ver en su perfil de Pinterest.

Por supuesto, todos llevan su figura correspondiente, con la que podremos interactuar mientras comemos y exponemos nuestras miserias a un público deseoso de que acabemos para empezar a contar las suyas. Eso es una comida Happy Meal, la que siempre acaba con el grupo llorando abrazado alrededor de unas bandejas de plástico mientras las palomas se abalanzan sobre las mesas adyacentes.

Visto en Who Killed Bambi?

La tarta diseccionada

Cuando uno piensa en practicar una autopsia a una tarta presupone que va a encontrar órganos y huesos en la stripper que aguardaba en su interior, no en la propia tarta. Porque la tarta no es un organismo vivo y, como sabe toda persona versada en temas biológicos, sólo un organismo vivo posee la capacidad de desnudarse y cobrar por ello (desde un punto de vista evolutivo, esa es la principal diferencia entre un ser humano y un armario empotrado).

Pero la tarta diseccionada de Annabel de Vetten sí posee órganos y huesos, aunque no es una stripper. O por lo menos no he dado con las tarifas.

Como podéis comprobar en las fotografías, la tarta posee todo lujo de detalles y multitud de órganos, cada uno más sabroso que el anterior. La propia Annabel tiene más fotografías en su página, así como otros proyectos igual de impresionantes. Merece la pena perderse un rato por esos lares y saborear mentalmente un costillar de tarta.

Visto en Laughing Squid

 1 2 3 4 ...24 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}