La tarta diseccionada

Cuando uno piensa en practicar una autopsia a una tarta presupone que va a encontrar órganos y huesos en la stripper que aguardaba en su interior, no en la propia tarta. Porque la tarta no es un organismo vivo y, como sabe toda persona versada en temas biológicos, sólo un organismo vivo posee la capacidad de desnudarse y cobrar por ello (desde un punto de vista evolutivo, esa es la principal diferencia entre un ser humano y un armario empotrado).

Pero la tarta diseccionada de Annabel de Vetten sí posee órganos y huesos, aunque no es una stripper. O por lo menos no he dado con las tarifas.

Como podéis comprobar en las fotografías, la tarta posee todo lujo de detalles y multitud de órganos, cada uno más sabroso que el anterior. La propia Annabel tiene más fotografías en su página, así como otros proyectos igual de impresionantes. Merece la pena perderse un rato por esos lares y saborear mentalmente un costillar de tarta.

Visto en Laughing Squid

Impresionante: tarta de Mundodisco

Gran A'Tuin es la tortuga que vaga por el espacio y sobre la que reposan los cuatro elefantes (Gran TPhon, Tubul, Berilia y Jerakeen) que a su vez portan el disco que forma Mundodisco. Y todo eso, a su vez, forma parte de la gran saga de Sir Terry Pratchett que todo amante de la fantasía y el humor absurdo debería conocer.

Pero hay que reservar una parte de la admiración por la obra del inglés para Art2EatCakes, que han creado este tremendamente realista pastel que representa a la tortuga en su eterno viaje cósmico (al menos es la teoría de los astrozoólogos de Krull, pero como la astropsicología no ha mostrado ser muy eficiente no se sabe exactamente qué piensan la tortuga ni los elefantes. Los más religiosos sostienen que Gran A'Tuin se dirige hacia el Momento de la Cópula, donde encontrará más tortugas y de tan ardiente relación nacerán otros mundos. A eso se le llama Big Bang).

La tarta en sí es básicamente de chocolate negro y cookies, con muchos detalles en gelatina y una elaboración tremenda. Yo jamás me la comería por respeto, pero quizás alguien con menos escrúpulos la encuentre apetecible.

Visto en That's Nerdalicious

1.000 personas se reúnen para comer una guindilla fantasma; he aquí los resultados

Lágrimas, dolor, sufrimiento, vómitos, gritos de desesperación,... podríamos estar hablando de una boda cualquiera en Poniente, pero no: estamos en Copenhague, donde 1.000 personas se reúnen en una plaza con la "sana" intención de ingerir una guindilla fantasma.

La guindilla fantasma (Naga Jolokia) es una de las más picantes del mundo (de hecho, ostentó el récord Guinness hasta 2012). Los 1.000 daneses que podréis ver en el vídeo pueden dar fe de ello y, si no pudieran hablar, sus expresiones faciales lo dirían todo.

Visto en Incredible Things

Oh, sí: pinchitos zombis

Hay dos formas de convertir una comida en algo repugnante: la primera es ser un discapacitado culinario al que las recetas se le aparecen como grimorios de alquimia ininteligibles. Ese es mi caso y hay que evitarlo en la medida de lo posible por el bien común.

La segunda forma pasa por adquirir este set de pinchitos zombis. Vale que unas albóndigas, en sí mismas, no son el colmo de la belleza, pero definitivamente adquieren otro carácter con zombis surgiendo de ellas. Porque, de alguna forma, sabes que estás comiendo terreno sagrado y, además, una vez hayas acabado con ellas te darás cuenta de que tu estómago acaba de recibir un par de piernas. Y eso desconcierta hasta a los estómagos más duros, aquellos que han digerido pizza-kebabs como si fueran ensaladas.

Visto en Like Cool

Un bol para sesos de mono. Haciendo el Indy en la mesa

Indiana Jones y el Templo Maldito. Escena de la comida. El manjar: sesos de mono. ¿Quiero probarlos? No. ¿Queréis probarlos? No lo sé. ¿Es Kate Capshaw provocadora de un gran palotismo por mi parte? Sin duda. ¿Y por la vuestra? Probablemente. ¿Es Indiana Jones provocador de un palotismo heterosexual por mi parte? Claro, hombre. ¿Y por la vuestra? Por supuesto. No lo neguéis, tunantes. ¿Volvemos a hablar de monos? Mejor. ¿Alguien hizo aquel pastel de cerebro de mono? Supongo que no. ¿Alguien querría tener un flamante bol con forma de cráneo de mono como el que sale en la película? Sí. ¿Qué porcentaje de la población? Todos aquellos que merezcan seguir existiendo. ¿Haremos todo lo posible para traerlos a Quelovendan? Desde luego. Los monos voladores ya están surcando los cielos en busca de hermanos decapitados. ¿Es esa una medida cruel para los trabajadores? Sí. Pero se llevan un plus. Y Harrison Ford también les pone palotes.

Visto en Who killed Bambi?

 1 2 3 4 ...23 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}