Egg Minder: que nunca te falten huevos

El propósito de Egg Minder es que nunca te quedes sin huevos. Sólo necesita que sincronices tu smartphone a la huevera (aunque es mejor que no lo digas por ahí; no suena bien) para tener toda la información que necesitas: cuántos huevos te quedan y, sobre todo, qué antigüedad tienen.

Soy plenamente consciente de haber usado la palabra "antigüedad". Aunque no lo parezca, los huevos poseen un método de supervivencia basado en el mimetismo con sus congéneres que les permite estar en tu nevera durante meses sin que te enteres. Esto se da tanto en los huevos del mismo color como en los de colores diferentes, aunque en ese caso no usan el mimetismo sino la propia confusión de la psique humana, lanzando oleadas magnéticas desde la huevera que te hacen cuestionarte si compraste primero los blancos o los marrones. De esta forma perpetúan su existencia hasta límites que la ciencia no ha conseguido establecer y que sólo descubrimos cuando abrimos uno y nos encontramos con algo que provoca una de las peores expresiones faciales que podemos concebir: la del descubrimiento de un huevo podrido.

Visto en Laughing Squid

Rico, rico: helado de pasta con trozos de tomate

Siempre he considerado algo digno de los mejores gourmets el plato de macarrones (o cualquier tipo de pasta) que uno se hace el sábado de madrugada, al volver a casa en un estado de embriaguez lo suficientemente estable como para cocinar con alegría. Hay una alternativa, claro: cocinar la pasta previamente y dejarla en el frigorífico; cuando volvamos y abramos la portezuela nos encontraremos con un plato frío que podremos calentar o no. Muchos se lo comen frío y, bueno, es una opción a tener en cuenta. No es genial porque pierde el valor ritual, que es la mayor baza de la pasta de madrugada, pero así y todo es cómodo.

De ahí a comerse un helado de pasta hay un paso muy grande, un paso de titán, de titán chungo, de titán que te deja construirte un muro alrededor de la ciudad y que te acomodes durante 100 años y luego te lo tumba sin pestañear ni pedir permiso al concejal de Urbanismo y Obras Públicas (sí, ya he empezado a ver Ataque a los Titanes y tenía que decirlo).

En cualquier caso, la empresa nipona Gari-Gari Kun, tras un concienzudo análisis de mercado, ha decidido hacer un helado con sabor a pasta (a pasta en general) y tropezones de tomate. ¿Estoy deseando que se comercialice a nivel mundial? Sin duda alguna: algo que parece tan evidentemente asqueroso tiene que ser bueno a la fuerza.

Visto en Geekologie

A salivar, gente: chupitos de leche con galletas

Supongo que mucha gente habrá hecho aquello de ir a un bar de moteros, pedir unos chupitos de Jack Daniel's, apurarlos y solicitar otra ronda a gritos y golpeando con el vaso en la barra. Los que hayan sobrevivido y se encuentren en un punto de sus vidas más relajado (o los que todavía recuerden los moretones) encontrarán en estos chupitos una solución más que decente, por lo menos a la hora de la merienda.

Pese a que temo que la receta original no es suya, es Dominique Ansel el que está haciendo resurgir estos chupitos cuyo recipiente está hecho a base de galletas. Sé lo que estáis pensando: venga, claro, a ti te atrae esto porque no eres más que otro vago capaz de fabricar unos vasos comestibles con tal de no fregarlos. Pues sí, esa frase resume tanto mi amor por la higiene como mi tensa relación con la inteligencia.

Visto en Gizmodo

Joyería culinaria con perfume incorporado

Digamos que la mujer de tus sueños camina por la calle hacia ti. Es seductora a la vez que frágil y nadie espera al muñequito verde de los semáforos como ella. El viento agita sus cabellos a cámara lenta aunque el resto del cuerpo vaya a una velocidad estándar, pero son precisamente ese tipo de defectos los que te atan a ella sin remedio.

Digamos que consigues acercarte a ella sin diluirte en sudor y descubres que lleva un colgante con un huevo frito. Te gusta que le gusten los desayunos. Ese colgante es obra de Tiny Hands y está hecho a mano. Es decir, alguien ha tocado un objeto que ahora toca a tu chica; ese alguien lo va a pagar, pero eso será después porque ahora mismo hay otra cosa que te llama la atención: tu chica huele a huevo frito. La fragancia se abre paso por tus fosas nasales sin tu permiso y sin albarán de entrega, lo que te indigna. Sabes que ese olor sale del colgante. Que esos Tiny Hands introducen el olor de la comida a cada una de sus obras. Y sabes que tienes que hacer algo al respecto:

Si decides hablar con Tiny Hands para pedir explicaciones, pincha en este enlace.

Si decides ser valiente y hablar a tu chica porque estás seguro de que tiene que ser ella y nada ni nadie os separará jamás, pincha aquí.

Si decides dejarlo pasar para otra ocasión y hacer lo que haces siempre, pincha aquí.

Visto en Laughing Squid

Extraño: máquina expendedora de burritos

Uno está acostumbrado a que las máquinas expendedoras expulsen cosas de su interior de una forma rápida y sin elaboración de por medio (exceptuando el caso de las máquinas de café). La máquina expendedora de burritos es de las pocas que elaboran la comida en el mismo momento; se supone que su interior alberga los ingredientes, los une (hay cinco opciones de burrito) y el proceso de enrollado tarda alrededor de un minuto.

Mientras todo eso sucede la pantalla muestra vídeos promocionales o mujeres bailando para mantener al cliente distraído de los ruidos que le están cocinando su comida. El resultado es un burrito envasado y, según dicen, no todo lo apetecible que debiera. Por el momento sólo existe una de estas máquinas expendedoras en California, aunque hay todo un proyecto para expandirse y conquistar el mundo, por supuesto.

¿Es fiable? Pues sí. Porque la única razón por la que uno se comería un burrito de una máquina expendedora es porque vuelve de una fiesta a las cinco de la madrugada, está todo cerrado y el fantasma del hambre exige su tributo. Y, sinceramente, al fantasma le da igual que le sacrifiques un burrito o una escoba con pelusas: sólo quiere algo sólido.

Visto en Nerdist

 1 2 3 4 ...21 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}