Bola Pokémon para el aperitivo

bola-pokemon-bol

Utilizar bolas Pokémon para guardar criaturas mitológicas está bien, pero creemos sinceramente que a ese artilugio se le pueden dar usos más interesantes.

Por ejemplo, convertirlas en prácticos recipientes para llenarlos de cereales, palomitas o frutos secos. Y lo mejor es que para conseguir el objetivo simplemente hay que volcar en ellos el contenido que queramos. Nada de lanzar la bola y esperar a tener suerte para capturar el objetivo.

Todo lo más, podemos hacer la tontería de decir, mientras lo llenamos, frases como "Chocokrispis ¡te elijo a ti!". Puede ser simpático.

bola-pokemon-2-bol
Visto en OhGizmo

    

Relajarse tocándose los huevos, ahora también para chicas

tocarse-huevos-oficina

ezgif-3867656602

Tocarse los huevos con música está bien, pero a nosotros nos gusta más la vertiente relajante de ese concepto. Rascarse las pelotas es una forma muy interesante de descargar el estrés acumulado, con el objetivo de conseguir altos niveles de productividad. Una práctica común entre los machos de la especie que ahora, gracias al ingenio de Imaginarte, está también al alcance de la mano de las féminas.

tocarse-huevos-oficina-2

bikeballs

Las NiceBalls, según indican sus creadores "son un complemento protésico pendulante que se adhiere a tu mesa de trabajo de una manera sencilla, discreta y eficiente. Su índice de suspensión genera una curva euclídea que relaja y proporciona esos segundos de evasión que todos necesitamos de vez en cuando."

"Una curva euclídea", toma ya, como diría aquél:
¡Con dos cojones!.

Parece que de momento solo es una idea que están pensando poner en producción. Mientras tanto, estamos seguros que nuestras clásicas Bike Balls (pelotas con luz para bici) se pueden reciclar también para este uso. Y estas ¡tienen luz!.


Visto en BoredPanda

    

La piscina de bolas más grande del mundo está en Shanghai

La piscina que podéis ver en las fotografías está ubicada en el Kerry Hotel de Shanghai. En su interior hay un millón de bolas rojas y verdes entre las que se puede bucear y echar espuma por la boca de pura euforia.

Llenar una piscina de 25 metros de bolas puede sonar a capricho. O por lo menos a instinto subyacente en todo ser humano de llenar una piscina de bolas si tiene los medios para hacerlo, algo que tenemos dentro desde que el primer homínido se alzó sobre sus patas traseras, descubrió que a esas alturas sentía vértigo y se sentó en una roca a recuperarse.

Bien, ni una cosa ni la otra: en realidad se celebra para fomentar unas jornadas de lucha contra el cáncer de mama, motivo más que justificado.

Visto en Geekologie

    

Un par de bolas rojas

La imagen de la mano augura una feliz navidad y sé que no soy el único que ve en ella la perfecta postal navideña.

Curiosamente, también puede evocar la imagen de un culo o de unos pechos prominentes, lo que me hace llegar a la gran conclusión de que todas las cosas destacables del cuerpo humano son redondas y que, por tanto, un muñeco de nieve tiene en esencia lo mejor del ser humano.

En cualquier caso, si alguien necesita que la navidad no sea tan tierna y dulce, o quiere reafirmar su virilidad en fechas señaladas, estas bolas simbólicas son una buena solución. Forman parte de una campaña de Orchid contra el cáncer de próstata y testículos y ahora mismo están agotadas, pero es de suponer que pronto habrá más en circulación.

Visto en Trend Hunter

    

Motor eléctrico a base de Buckyballs

¿Eres capaz de construir un motor como éste? Inténtalo, sólo necesitas una pila, hilo de cobre, un imán redondo y una caja de Buckyballs.

También puedes escoger, en lugar de Buckyballs, el Wiki M-Cube, que es lo mismo pero con una presentación menos elegante.

    
 1 2 3 4 ... 7 Siguiente

 

 




Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}