La bicicleta candado (nueva versión)

Hace unos años Jorturos nos presentaba una opción de bicicleta candado que convertía a la bicicleta en un ingenioso sistema antirobo.

El Proyecto Yerka, de los estudiantes de una universidad chilena, no es tan "retorcido" como el anterior, pero se basa en la misma idea: no tener que llevar a cuestas una cadena o un candado, ya que la propia bicicleta está diseñada para anclarse a cualquier poste de forma exageradamente tenaz, pero ¿suficiente para evitar los robos? Observad el video...

Visto en Xataka

La bicicleta del millón de dólares

El uso de una bicicleta puede ser un símbolo de austeridad o de compromiso con el medio ambiente; en lugares de difícil aparcamiento (o sea, en todos lados) también podríamos incluir la comodidad y, como siempre, hay que meter en el saco a deportistas o gente que simplemente no quiere oxidarse. También puede no representar nada en particular. Lo que es seguro es que nunca ha sido símbolo de alto estatus social o poderío económico. Hasta ahora.

Los tipos de The House Of Solid Gold han querido cambiar ese concepto y han creado una bicicleta de un millón de dólares. Por supuesto, la han bañado en oro de 24 quilates y han añadido 600 diamantes negros y 500 zafiros dorados para la botella y piel de caimán para el sillín.

Aquellos que deseen hacerse con una lo tienen difícil porque sólo han fabricado trece. Por lo menos eso han dicho. Estoy casi seguro de que han hecho otra bicicleta en secreto, que no es de montaña sino de paseo (con cestita) y están esperando a venderlas todas para activarla, dominarlos a todos y atarlos en las sombras. Hasta que llegue un tipo pequeño en patines y la tire por un volcán, que también hay que ser mala gente.

Visto en Oh Gizmo!

Reflectores para ciclistas con prisa

Tener unas bandas reflectantes con forma de rayo requiere una responsabilidad acorde a ese poder. Está claro que con ellas vas a poder pedalear más rápido (a la velocidad del rayo, para ser más concretos); eso no significa que te puedas saltar las normas de circulación.

Sí, vale: vas a llegar de un semáforo a otro en milésimas de segundo y sí, vale; te vas a despeinar. Pero hay que considerar que la cesta de la compra tiene que luchar contra esa velocidad y es posible que vayas regalando naranjas y huevos por el camino. Principalmente naranjas, porque los cítricos y la velocidad tienen una relación muy rara (lanzar limones está bien, pero con el resto la cosa no funciona).

También te vas a cansar mucho, todo hay que decirlo. Las piernas son muy influenciables: si les colocas un rayo en el tobillo se emocionan y pedalean como energúmenas, son muy de los ochenta. Así que vas a llegar rápido a tu destino, pero el olor a fricción va a jugar en tu contra. Tenlo en cuenta, anda, que a nadie le apetece tomarse un café con un tipo que se acaba de friccionar a lo loco. Y, por supuesto, no presumas de ello.

"

La bicicleta más veloz del mundo

Aunque a primera vista parezca un vehículo de Tron, es la bicicleta sobre la que se ha batido en el desierto de Nevada el récord del mundo de velocidad en bicicleta al superar los 133 kilómetros por hora gracias a un diseño realizado por un equipo compuesto por estudiantes de la Universidad Técnica de Delft y la Universidad Libre de Ámsterdam.

Y el ciclista que ha logrado el prodigio no es ningún ganador del Tour de Francia. Se llama Sebastiaan Bowier, tiene 26 años y es un estudiante holandés como el resto del equipo. El diseño de la bicicleta coloca al ciclista reclinado, casi en horizontal, protegido por una original carcasa aerodinámica.

La prueba se realizó en una de las larguísimas rectas de las carreteras que cruzan el desierto de Nevada. A mitad de camino superaba los 110 kilómetros por hora y a falta de algo más de un kilómetro alcanzó los 133,78 kilómetros por hora, superando en apenas 0,6 kilómetros hora el anterior registro.

Visto en Sky News.

Sencillo: accede a tu casa del árbol en bicicleta

La casa del árbol no es algo muy común por estos lares. Los árboles, en general, no lo son (por aquella costumbre tan nuestra de plantar urbanizaciones en todo territorio virgen que se descubra). Pero creo que es algo que a todos nos gustaría tener y que plantea serios problemas que Ethan Schlussler ha solucionado con rapidez.

Ethan estaba harto de subir la escalera cada vez que quería acceder a la casa. He aquí cómo lo solucionó:

Sencillo: sistema de contrapesos y un leve pedaleo. Creo que se podría mejorar lo del pedaleo porque, en general, eso de hacer esfuerzo choca con esa costumbre tan mía de no hacerlo. Así y todo, felicidades, Ethan.

Visto en Tastefully Offensive

 1 2 3 4 ...20 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}