Ambientador de macarrones con queso

Los coches no huelen a ambientador. No importa lo que cuelgues del retrovisor; al final el olor se mezcla con lo humano, el propio coche, el tabaco, las peripecias de los niños, el amigo que espera a que estrenes el ambientador para vomitar,... en fin, un desastre.

El Ambientador de macarrones con queso pretende que tu coche huela a, bueno, macarrones con queso. No sé si es el olor al que uno aspira en el mundo de la conducción, pero es definitivamente un olor apetecible. Quizás sea un poco denso y no indicado para viajes largos. Imagino que pasar tres horas encerrado con ese ambientazo tiene que dejar secuelas de por vida. Al salir del coche todo lugar debe ser pestilente y miserable a ojos de tu olfato (RAE alert! La expresión a ojos de tu olfato la acabo de acuñar y me siento muy orgulloso de ella, lo que dice mucho de mi inteligencia).

Visto en Oh Gizmo!

Un bol para sesos de mono. Haciendo el Indy en la mesa

Indiana Jones y el Templo Maldito. Escena de la comida. El manjar: sesos de mono. ¿Quiero probarlos? No. ¿Queréis probarlos? No lo sé. ¿Es Kate Capshaw provocadora de un gran palotismo por mi parte? Sin duda. ¿Y por la vuestra? Probablemente. ¿Es Indiana Jones provocador de un palotismo heterosexual por mi parte? Claro, hombre. ¿Y por la vuestra? Por supuesto. No lo neguéis, tunantes. ¿Volvemos a hablar de monos? Mejor. ¿Alguien hizo aquel pastel de cerebro de mono? Supongo que no. ¿Alguien querría tener un flamante bol con forma de cráneo de mono como el que sale en la película? Sí. ¿Qué porcentaje de la población? Todos aquellos que merezcan seguir existiendo. ¿Haremos todo lo posible para traerlos a Quelovendan? Desde luego. Los monos voladores ya están surcando los cielos en busca de hermanos decapitados. ¿Es esa una medida cruel para los trabajadores? Sí. Pero se llevan un plus. Y Harrison Ford también les pone palotes.

Visto en Who killed Bambi?

Reflectores para ciclistas con prisa

Tener unas bandas reflectantes con forma de rayo requiere una responsabilidad acorde a ese poder. Está claro que con ellas vas a poder pedalear más rápido (a la velocidad del rayo, para ser más concretos); eso no significa que te puedas saltar las normas de circulación.

Sí, vale: vas a llegar de un semáforo a otro en milésimas de segundo y sí, vale; te vas a despeinar. Pero hay que considerar que la cesta de la compra tiene que luchar contra esa velocidad y es posible que vayas regalando naranjas y huevos por el camino. Principalmente naranjas, porque los cítricos y la velocidad tienen una relación muy rara (lanzar limones está bien, pero con el resto la cosa no funciona).

También te vas a cansar mucho, todo hay que decirlo. Las piernas son muy influenciables: si les colocas un rayo en el tobillo se emocionan y pedalean como energúmenas, son muy de los ochenta. Así que vas a llegar rápido a tu destino, pero el olor a fricción va a jugar en tu contra. Tenlo en cuenta, anda, que a nadie le apetece tomarse un café con un tipo que se acaba de friccionar a lo loco. Y, por supuesto, no presumas de ello.

"

Cama Snorlax: duerme y come, pequeño

Dormir, despertarse para comer y dormir de nuevo es un ciclo vital maravilloso, un plan sin fisuras. Lo malo es que el cuerpo no lo acepta y te obliga a ir al aseo. Eso rompe el ritmo. Los habitantes de la casa (que habían pasado este tiempo agazapados junto al baño) ven algo moverse al fondo del pasillo, te llaman y por mucho que los ignores acaban formando un argumento con las palabras "trabajo", "responsabilidad" y "ya tienes pelos en los huevos."

Las dos primeras admiten réplicas fulminantes sin pensarlo mucho, pero la tercera es una obviedad que llama tu atención por la relación entre el vello púbico y la vida en sociedad, algo en lo que no habías pensado antes. El caso es que prestas atención a esas lenguas de serpiente, te lían y acabas teniendo una vida social plena que en realidad no es más que una interrupción de ese ciclo ideal que te habías creado.

Snorlax es el pokemon que representa esa vida, y nada mejor que dormitar sobre él para recordarte continuamente cuál es tu verdadero objetivo, el camino a seguir. El equivalente revolucionario sería dormir sobre el Che y el fiestero hacerlo sobre Berlusconi (en serio, alguien debería hacer una cama Berlusconi).

La cama Snorlax es obra de Catherine Kim, que sabe lo que el mundo necesita y lo ha hecho realidad. Una visionaria.

Visto en MAKE

Infalible: traje de niebla para salvaguardar tu intimidad

Vale: ser un puñado de niebla con una vaga forma humana no te hace pasar desapercibido. No es precisamente ese el objetivo del Data Vaporizer de Ji Won Jun; lo que esta muchacha pretende es preservar la intimidad, que nadie te vea hacer tus cosas, sean cuales sean.

Como podréis ver en el vídeo, el Data Vaporizer viene a ser una máquina de humo introducida en una mochila, que se activa manualmente o, en su versión con sensores, de forma automática según la proximidad del invasor. Supuestamente la niebla te cubrirá y te permitirá hacer cosas muy íntimas en la calle; todos verán esa niebla en medio de la plaza, pero nadie sabrá qué está haciendo esa niebla. En el 90% de las ocasiones estará poniendo la figura de la sevillana en su grupo de Whatsapp, pero también puede estar miccionando (ojo: la niebla no cubre el riachuelo).

Visto en Microsiervos

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}