Y ahora, un par de ordenadores steampunk

La maravilla que podéis ver sobre estas líneas es obra de Charles Babbage y Ada Lovelace, y su problema radica precisamente en eso: es demasiado hermoso como para ser manipulado. Está muy bien para tenerlo en un altar, rendirle culto y sacrificarle alguna virgen, pero sinceramente no me veo viendo porno en él. No estaría cómodo. Sería como quedar con Angelina Jolie para enseñarle tu colección de cromos de la liga del 81-82.

Por otra parte, tenemos el portátil de un tal Zackary, mucho más manipulable pero no menos impresionante. Además, le ha añadido detalles como engranajes en movimiento y todo tipo de accesorios que lo convierten en una pequeña joya que no para de hacer cosas sin un sentido claro (eso no significa que no se cuelgue, que también tiene pinta de ser un cacharro a pilas).

Me gusta mucho lo de la llave y, curiosamente, todos los ordenadores steampunk llevan una o varias. Está muy bien porque en el subconsciente colectivo todo lo que lleva llave es valioso; precisamente por eso los diarios de Winnie The Pooh traen una.

Visto en io9

Atención, runners: zapatillas de cota de malla

Sabéis que mi relación con el deporte es nula. Es más, si en algún momento me sorprendo corriendo o subiendo escaleras con ímpetu, paro instantáneamente, me pongo el hocico contra los escalones y me grito "¡mal!, ¡perro malo!, ¡eso no!."

Pero esa relación no significa que no me sorprendan los hallazgos deportivos, como estas zapatillas de cota de malla de Jörg Peitzker. El tipo los llama Paleo Barefoots y los defiende a muerte. Como respuesta, los Paleo le defienden a él contra las piedrecitas del camino, que es un uso un poco miserable para una cota de mallas pero, en fin, si algún templario surge de entre las sombras y te larga un mandoble en mitad del parque sabrás que tus pies están protegidos.

Jörg también afirma que los Paleo son el punto perfecto entre la protección y la comodidad, ya que no enjaulan al pie como un deportivo normal aunque lo protegen de igual forma, por lo menos de los obstáculos serios con los que se encuentra el corredor. Obviamente, si uno pisa un charco se moja el pie. Eso no cuenta como obstáculo porque Jörg es un tipo duro que se come los Frigo Pie de un mordisco.

Vamos, que es una opción más que merece la pena probar. Por mi parte, mi tía me dijo que nunca pisara un parque descalzo porque se me clavaban las jeringuillas (para ella los parques de los noventa eran alfombras de faquires yonquis), así que los Paleo no me sirven.

Visto en Like Cool

Moda Roarg: vestido de gala del Cretácico

Creo que coincidiréis conmigo en que este traje es tan genial que no admite réplica. De hecho, hace replantearse todo el sentido de la moda y lanzar una proclama a los cielos, a los dioses oscuros o a quien pase por ahí: ¿cuánto falta para que esto sea habitual? ¿Cuánto tiempo más tendremos que usar pantalones vaqueros y deportivos en lugar de patas escamosas con garras afiladas? Mis orejeras de Pikachu y yo decimos que ya está bien, que nos han tomado el pelo durante demasiado tiempo; es hora de asistir a las reuniones de trabajo vestidos de Darth Vader. Y en agosto, para que se note que nos lo tomamos en serio.

Pero tristemente esto forma parte de un sueño. Actualmente, lo único que uno conseguiría disfrazándose de dinosaurio sería que le llamasen fósil, y eso, dependiendo de la edad, te puede hundir en la miseria u obligarte a buscar un diccionario.

En fin, no sé, quizás el mundo todavía no esté preparado para dar este paso hacia una moda más rabiosa y atractiva. Y, qué demonios, a mí lo de la cola me provoca un nivel de palotismo que excede todo medidor. Tenía que decirlo.

Visto en Geekologie

Un vehículo para el futuro: el palet móvil

Tomáš Moravec es un tipo que se toma muy en serio eso del transporte ecológico. Tanto es así que en 2008 dio rienda suelta a su creatividad para dar con el vehículo del futuro: sencillo, humilde y, sobre todo, seguro (siempre y cuando no te choques ni recibas un golpe de viento).

El Palet Móvil es un palet con unas cuantas modificaciones que le permiten transitar por los raíles del tranvía. Su forma no es muy aerodinámica, no tiene retrovisor ni alerón y desde luego no reproduce canciones en mp3 con las que torturar a los transeúntes, lo que se agradece bastante. Es unipersonal e intransferible y es posible que tras aparcarlo un tipo comience a apilar cajas de boquerones sobre él y un camión se lo lleve al puerto. Quitando eso, el riesgo de robo es mínimo.

Visto en Viralizzer gracias a @garrafa

La tarta diseccionada

Cuando uno piensa en practicar una autopsia a una tarta presupone que va a encontrar órganos y huesos en la stripper que aguardaba en su interior, no en la propia tarta. Porque la tarta no es un organismo vivo y, como sabe toda persona versada en temas biológicos, sólo un organismo vivo posee la capacidad de desnudarse y cobrar por ello (desde un punto de vista evolutivo, esa es la principal diferencia entre un ser humano y un armario empotrado).

Pero la tarta diseccionada de Annabel de Vetten sí posee órganos y huesos, aunque no es una stripper. O por lo menos no he dado con las tarifas.

Como podéis comprobar en las fotografías, la tarta posee todo lujo de detalles y multitud de órganos, cada uno más sabroso que el anterior. La propia Annabel tiene más fotografías en su página, así como otros proyectos igual de impresionantes. Merece la pena perderse un rato por esos lares y saborear mentalmente un costillar de tarta.

Visto en Laughing Squid

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}