Pelotas malabares Estrella de la Muerte

Pelotas de Malabares de la Estrella de la MuerteHacer malabares con un arma de destrucción masiva es un lujo reservado a unos pocos que ahora ponemos a vuestra disposición porque, bueno, somos así.

Este set de pelotas malabares de la Estrella de la Muerte es ideal para los no iniciados en el sofisticado arte de lanzar pelotas al aire y volverlas a coger, ya que cada vez que una pelota toque el suelo podrás rememorar la escena en la que explota y usarlo como excusa para ver la trilogía de nuevo. No hay lugar para el fracaso cuando la recompensa es ver La Trilogía.

Pero tampoco hay tiempo, así que es posible que acabes aprendiendo malabares y debiéndote 376 jornadas de la trilogía, es decir, un par de años asumiendo que tienes algo que defender en tu vida rutinaria, siquiera un acuario con un volcán. Si no es el caso, un par de meses saldarán la deuda.

Podría ser peor, claro. Podrían ser pelotas malabares de Coruscant con su correspondiente recompensa, así que no os quejéis.

Tienda quelovendan.com

Donut de hamburguesa con beicon, queso y glaseado de azúcar

Convertir los sueños más lujuriosos de Homer Simpson en realidad es difícil, pero en PYT, un restaurante de Filadelfia (tenían que ser norteamericanos) lo han conseguido.

La receta mágica del Bacon Cheeseburger D’oh Nut! se compone, efectivamente, de un donut, relleno de una hamburguesa con queso fundido y trocitos de beicon crujiente en su parte superior regados con glaseado de azúcar.

Tremenda bomba de colesterol combinación que, según dicen los que la han probado y han sobrevivido, se convierte en una experiencia sensorial inigualable.

Visto en Neatorama

Culturilla NPC: Cómo fabricar tu propia cerveza

La cerveza es un elemento fundamental en nuestra dieta: sana, nutritiva y digestiva. Disfrutar del autocultivo en nuestro propio huerto urbano es muy sencillo, sólo hay que seguir estos pasos:

Necesitamos un terreno de calidad, fértil y enriquecido con materia orgánica. Para plantar las semillas haremos lo siguiente:
(Paso 1) Hacer unos surcos en el terreno con una pala.
(Paso 2) Beberse dos litros de cerveza y orinarla sobre los surcos marcando unas líneas longitudinales más o menos rectas.

Es muy importante mantener el orden de los pasos (1) y (2).

A partir de ahí, esperar unos meses; dos o tres para conseguir botellines, y siete u ocho si queremos recolectar litronas.

Más tonterías cerveceras, aquí.
Visto en Imgur

La silla coja te obliga a centrarte en lo que haces (o sea, sentarte en una silla)

El objetivo de Inactivité, la silla de dos patas, es que nunca te sientas lo suficientemente cómodo para desconectar del mundo. Su estructura te obliga a hacer pequeños movimientos para equilibrar la silla, manteniéndote en un constante movimiento que, de alguna forma, impide que tu mente se distraiga.

Esa es, por lo menos, la teoría de Benoit Malta. A mí simplemente me parece loable que alguien diseñe una silla incómoda a conciencia y que intente justificarlo, así que no me pienso quejar. Supongo que si la teoría funciona todos los que hicimos equilibrios con la silla durante toda la etapa escolar somos unos genios o por lo menos estuvimos muy centrados en lo que hacíamos. Que era, bueno, nada. Pero hay formas de no hacer nada mejores que otras, eso está claro.

Visto en Lauguing Squid

Galletas en inmersión controlada gracias al Dunkin’ Buddy

Durante diferentes épocas de mi vida, y atendiendo a razones externas, he sometido a las galletas a un diferente trato siempre bajo el prisma de mi situación anímica. La depresión que cabalgué durante dos años hizo que las desmenuzara y las lanzara a la leche con el mayor de los desprecios formando una especie de pasta grumosa que luego engullía mientras lloraba y me odiaba a mí mismo.

Las pocas épocas en las que los planes parecían funcionar y todo estaba en orden mojaba la galleta de forma tradicional, intentando que parte de ella no se mojara para poder disfrutar de todos los sabores y texturas concebibles. El momento culminante es en el que te descubres reflexionando con una sola galleta mojada, rompiéndose, cayendo sobre la leche y salpicándote; en ese momento del ciclo es en el que todo se tuerce y vuelves a desmenuzar galletas.

Y esa es mi vida, más o menos. Pero como a nadie le importa vamos a lo que vamos: una nueva forma de enfrentarse a la obra cumbre de las comidas nocturnas ha sido concebida. Se trata del Dunkin' Buddy, que yo catalogaría como ascensor de galletas. Es una cajetilla imantada que te permite dejar las galletas bañadas en la leche mientras haces otras cosas (aunque, la verdad, para mí es una actividad completamente absorbente y disfrutable en sí misma). Por el momento no está a la venta, aunque su autor pretende estudiar rutas comerciales.

Visto en Incredible Things

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}