Silla de ruedas para las profundidades marinas

La artista británica Sue Austin se ha embarcado en un proyecto llamado Creating the spectacle! a beneficio de la asociación We Are Free Wheeling. El proyecto consta de varios vídeos y algunas presentaciones en vivo, y en él podremos ver a Susan investigando los océanos en una silla de ruedas autopropulsada y equipada con aletas (supongo que por una cuestión de aerodinámica).

Este es el primer vídeo de la serie y se llama Finding Freedom. Es extremadamente relajante a la par que extraño y hermoso. Una buena forma de anticiparse al fin de semana con calma, que luego salís con las hormonas a flor de piel, dispuestos a romper la noche, y pasa lo que pasa.

Visto en Ufunk

Pacman en las cuatro paredes

Keita Takahashi ha creado una versión de Pacman que aumenta la experiencia del jugador provocándole náuseas y mareos. No es porque el juego sea malo, ya que es el clásico, sino porque se proyecta sobre las cuatro paredes de una habitación, así como en el techo, formando una escena psicodélica con un ambiente enrarecido, casi como si en las prisiones del futuro te obligasen a jugar a Pacman en lugar de pasar cigarrillos de contrabando como dictan las buenas costumbres. Algo muy enfermizo.

Como habréis visto en el vídeo, pasar a la zona del techo supone un aumento considerable de la dificultad y un riesgo de torcerse el cuello con la emoción y morir en el acto. No es una muerte fea, todo sea dicho, y, en cualquier caso, quizás sea preferible a seguir jugando, que a mí me da la impresión de que la habitación la ha preparado Dexter y en cualquier momento aparece y empieza la fiesta de verdad.

Visto en Übergizmo

Cuadro de alfileres

La artísta Tara Donovan, cuyo trabajo parte de convertir un objeto cotidiano en una escultura mediante la repetición del mismo a gran escala, me ha sorprendido con este trabajo de asiáticos con salario bajo: su obra titulada "Drawing pins", que se podría traducir como "Pintura de alfileres", expuesta este año en su ciudad natal, Nueva York.

El cuadro entero está hecho clavando decenas de miles de alfileres niquelados en Gatorboard (una marca de cartón pluma). Cada alfiler está clavado a diferente profundidad, distancia y ángulo creando una textura que parece fluir al varíar su aspecto según el ángulo y dirección en que la miremos.

Hacer un repaso de su trabajo es muy interesante: la cantidad de cosas que esta señora convierte en esculturas impresionantes.

Visto en Designboom.

Cómo gastarte $18.000 con estilo friki

Siempre me han hecho gracia el coste de los relojes de gama alta, cómo un Omega o un Rolex puede costar más que el salario bruto anual de algunas (muchas) personas. Aunque al menos un reloj sirve para algo, medir el tiempo, cosa que una joya no (salvo demostrar que eres muy rico o muy pobre).

Pero claro, una cosa es un simple reloj caro y otra muy distinta es toda una edición limitada con los personajes de Pacman. Que no es un reloj cualquiera, es un reloj con personajes de Pacman en vez de las horas y que cuesta un cojón. Y parte del otro también, que son 18.000 pavos na menos. En total habrá cuatro modelos diferentes (es decir, los fantasmas y las cerezas serán de diferentes colores), y cinco relojes de cada modelo. En total 20 relojes casi únicos en el mundo. ¡Corre que me se los quitan de las manos!

PD: El que es friki es friki de verdad y se gasta el dinero en un Casio de verdad, el tipico de los 80, y si encima es con calculadora ya pa qué queremos más.

Visto en Hi Consumption

Miedo y asco en Las Vegas, el juego de mesa

Supongo que recordaréis esa joya del cine que es Fear & Loathing in Las Vegas, de Terry Gilliam. Sin detenerme en mostrar una síntesis, la película es básicamente un viaje lisérgico a través de escenas delirantes y una trama periodística de fondo. Muy, muy de fondo. Vamos, una excusa.

Pues bien, este es el juego de mesa diseñado por Jonathan Baldwin. Tiene mucha química, cartas de actividad, cartas de drogas que se pueden mezclar con diferentes efectos sobre el jugador y, por supuesto, drogas.

Hay que decir que ninguna de las dosis incluidas es real y por más que chupes un cartón impreso no vas a tener una experiencia alucinógena ni te van a acosar los murciélagos.

Una cosa a tener en cuenta es el estado en el que puede acabar la casa. No creo que ninguna carta de actividad te obligue a inundarla ni a bañar a otro jugador con una radio encendida, pero yo de estas cosas no me fiaría. Mejor jugar al aire libre, que el que pone la casa siempre acaba pasando de anfitrión a servicio de la limpieza.

Visto en Boing Boing

 1 2 3 4 ...15 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}