Otra oportunidad para un tubo de pasta dentífrica más cómodo

El diseño de Nicole Pannuzzo para Colgate es, en mi opinión, más feo que regalar un recambio de Kill-Paff en una boda. Sí parece, en cambio, muy práctico: Nicole se ha basado en diseños de origami y ha conseguido crear un tubo que se reduce a medida que se usa, dando como resultado una anulación de recovecos casi absoluta (no se puede asegurar al 100% porque la pasta de dientes es una superviviente nata).

Me gustaría decir que gracias a este nuevo tubo de pasta dentífrica nuestros problemas frente al espejo se van a acabar, pero la verdad es que después de tanto tiempo uno pierde la esperanza. Día a día, la evolución tecnológica marcha a ritmo forzado en todos los sentidos aniquilando a sus antecesores mientras el maldito tubo sigue vivo y dispuesto a dar guerra a todas horas, ocultando su preciado contenido en los rincones más inaccesibles. Es el dinosaurio con la piel más resistente, digan lo que digan.

Visto en Laughing Squid

El secador de cuerpos

Nadie va a negar que la toalla tiene un encanto maravilloso, sobre todo cuando lleva un tiempo siendo usada, empieza a oler a libro viejo y tienes que luchar contra el impulso de pasarle un plumero. La toalla no puede desaparecer de nuestras vidas simplemente porque da gustico atársela a la cintura e ir por casa con las gónadas al fresco. Eso no significa que no se investiguen otras opciones.

Veamos: el único requisito que exige el Secador de Cuerpos es tener un cuerpo y estar mojado. Así que por esa parte el sacrificio no es prohibitivo. Su funcionamiento es similar al de un secador y (espero) más eficiente que los secadores de manos que ponen en los bares, que por el rugido que emiten uno juraría que le van a dejar las falanges al aire y al final acaba secándoselas en los pantalones por pura desesperación.

El Secador de Cuerpos (tiene nombre de invasión extraterrestre, por cierto) tiene la opción de usar aire caliente o frío y su objetivo es formar una columna de aire alrededor del usuario para que el secado se produzca en todo el cuerpo y no sólo en la zona de la entrepierna, como da entender su apariencia de báscula. Y sí, claro: también es una báscula.

En el vídeo podréis encontrar una descripción más elaborada por un tipo que no se calla en los tres minutos que dura la puesta en escena; por suerte, hay una escena de baño en bikini que puede justificar su visionado.

Visto en Gizmodo

Alimenta a tu retrete para regocijo de Jabba el Hutt

Estos vinilos adhesivos son obra de Robbie Rane y, colocados en las posiciones indicadas, acaban convirtiendo tu retrete en un Sarlacc con un aterrorizado Boba Fett cayendo por su garganta mientras Han y Lando se salvan por los pelos.

Ahora bien, un Sarlacc tiene un proceso digestivo algo lento (1.000 años), así que no conviene depositar mucha confianza en él. La disposición de Boba en el fondo de la garganta lo hace víctima potencial de desperdicios y todo tipo de abusos que dependerán en buena medida de nuestro cariño hacia ese cazarrecompensas incomprendido.

A título personal Boba es un tipo que siempre me cayó bien porque todo el que tenga un mochila-cohete es digno del mayor de mis respetos; forma parte de un sistema de valores que establecí durante mi infancia y no he tenido ocasión de actualizar porque no he encontrado ningún argumento en contra.

Los que sean capaces de calcular ángulos urinarios pueden tomar a Lando como referencia a modo de diana. Siempre le he tenido tirria; probablemente porque no tiene mochila.

Visto en Kotaku

Calentador de Retretes de Emergencia (C.R.E.)

Lo peor de una casa fría es la taza del váter. Para todo lo demás, sepultarnos bajo una montaña de mantas es una solución más que satisfactoria. En cualquier caso, uno de los mayores miedos a los que uno se enfrenta a la hora de hacer de vientre es la temperatura del retrete, un mal añadido que debe ser enfrentado con gallardía. Si se posee la capacidad de prever la hora de la evacuación (limitada a un porcentaje mínimo de la población) siempre se puede meter la estufa en el aseo para caldear el ambiente; eso requiere planificación, claro, y puede que el asunto sea tan tempestuoso que no la permita.

Por eso el Calentador de Retretes de Emergencia es esencial en todo hogar que se precie. Siguiendo un meticuloso sistema de preparación y colocación el retrete pasará a ser tan suave como una nube de algodón e igual de amistoso. El C.R.E. consta de dos piezas fundamentales que se asemejan a calcetines blancos pero en realidad son calcetines blancos. No hay que confundirlos porque unos se usan para pies y otros para retretes.

Metodología

1. Separe los calentadores.
2. Asigne una posición a cada uno (izquierda o derecha) teniendo en cuenta que probablemente usted se apoye más sobre la parte derecha si es diestro y sobre la izquierda si es diestro e idiota.
3. Frote cada calentador con las manos durante algo más de un minuto para transmitirle calor y confianza.
4. Introduzca los calentadores en los salientes del inodoro con delicadeza y rapidez para que el calor no se pierda. De igual forma, procure estar con los calzoncillos por los tobillos antes del paso 3 para que durante la operación la pérdida calorífica sea la mínima indispensable.
5. Siéntese rápidamente sobre los calentadores. Sentirá un frío mortífero en sus nalgas. No se preocupe: es normal. En pruebas en circuito cerrado realizadas por profesionales se ha logrado reducir el frío mortífero a una ligera brisa estival, pero por ahora no se ha podido fabricar un C.R.E. lo suficientemente eficiente como para poder comercializarlo con soltura.
6. Evacúe con fervor.
7. Retire los restos de excrementos de sus nalgas con la ayuda del papel higiénico o de unos calcetines blancos (de pies) en caso de haber agotado el suministro de papel higiénico.
8. Tire de la cadena.
9. Extraiga los calentadores y deposítelos en su lugar correspondiente, a ser posible una caja envuelta en pieles con un interior de cachemir para preservar los calentadores en un ambiente idóneo.
10. Disfrute la sensación de haber evacuado sin contratiempos ambientales y presuma de ello: le hará bien.

Visto en Bits & Pieces

Hot Shots: dianas adhesivas para el inodoro

Hot Shots, dianas para el wc

Puede que un retrete blanco y reluciente sea deseable e higiénico, pero también desorienta. A la hora de orinar uno busca objetivos y no siempre son fáciles de encontrar. Está el típico truco de masticar chicle, pegarlo y luego orinar sobre él para sentirse satisfecho y salir del aseo desahogado y con el aliento mentolado, pero quizás sea una medida un tanto extrema. Hay una solución más sencilla: Hot Shots es un pack de 3 dianas que se adhieren al retrete y facilitan al usuario la difícil labor de orinar sin dejar al retrete llorando.

El material de los adhesivos es termosensible, o sea, que cambia de color según la temperatura. Esto añade un reto al gesto de orinar y, como todo reto, tiene sus niveles. Así, podemos situar la clásica diana como primer reto para después pasar al circuito (requiere un buen pulso) y terminar rellenando la pinta de cerveza. Suena laborioso, sí, pero cuando la recompensa es la satisfacción siempre merece la pena.

Comprar en QueLoVendan.com"

 1 2 3 4 ...44 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}