Cargador portátil Tetra Brik

Mr. Boost es un simpático cargador portátil con forma de cartón de leche (o de zumo, por el color. O de leche podrida, también por el color). Lo mejor de él es que no hace falta usar el funesto abrefácil para que funcione: el puerto USB y la sonrisa de Mr. Boost se encargarán de todo.

Los anglosajones suelen utilizar la expresión running out of juice (quedarse sin zumo) cuando sus gadgets se empiezan a agotar.

De ahí que la existencia de Mr. Boost no sólo sea necesaria por su simpatía, sino también para hacer física una frase hecha y darle un mayor énfasis. Sólo espero que a nadie se le ocurra hacer física la expresión tirar la casa por la ventana.

Bien: he estado usando el adjetivo "simpático" todo el tiempo no sólo porque Mr. Boost dé muestras de simpatía sonriendo, sino también porque un cartón (de leche o de zumo o de lo que sea), en sí mismo, es simpático. Como muestra, un temazo:

Comprar en QueLoVendan"

Thumb Extender: que la pantalla no se te quede grande

Los que hemos depositado nuestras esperanzas en el Jes Extender y hemos salido escaldados tendemos a desconfiar de todo objeto que comparta el calificativo extender. En este caso voy a hacer una excepción porque es imposible que el Thumb Extender no funcione: realmente te implanta un gran dedo.

Lo que se consigue con ese dedo es que la pantalla de tu móvil aplastacráneos no se te quede grande. No quiero dar una idea equivocada: apoyo al máximo eso de que las pantallas se hagan más y más grandes porque aspiro a tener una en el suelo de casa, a modo de alfombra, que me obligue a hacer la croqueta sobre ella para ver si tengo mensajes.

Como podéis ver en la fotografía, el dedo termina en un puntero que hace más cómoda la navegación por la pantalla. Yo no habría escogido a una chica para anunciar un dedo gigante porque tengo asociaciones de ideas automatizadas, pero, en fin, el caso es que, una vez más, nos encontramos ante un invento que cambiará nuestra forma de concebir el mundo. Como todo lo que sacamos por aquí.

Visto en Microsiervos

La impresionante funda de iPhone que devora al iPhone

Esta enorme funda de iPhone representa a un isópodo marino, o sea, un bicho bola sumergible. Y es maravillosa. Puede que a primera vista pueda parecer un poco arisco, pero cuando coge confianza el bicho bola es una de las mascotas más cariñosas y fieles que existen.

Cuando te ve deprimido se arrastra por el sofá hasta tu regazo y te acaricia con sus patitas para que no te sientas solo (deja el sofá perdido, eso sí), recoge palos si se los lanzas (y está de humor) y además puedes dejarlo encargado de revisarte la bandeja de entrada de Gmail, ya que a través de los siglos su evolución genética le ha otorgado el don de saber automáticamente cuál es el correo no deseado. Es infalible.

No son pocos los casos en los que un matrimonio en crisis ha delegado en su bicho bola encerrándolo en una habitación durante tres días. Pasado ese lapso de tiempo, el bicho bola surge y toma una decisión: si ve un futuro en la pareja simplemente se postrará ante ellos y permitirá que le acaricien. En caso contrario, saldrá por la puerta con gesto trágico y volverá con los papeles del divorcio y un gestor con bigote (que, como sabemos, son los mejores gestores).

Es esa capacidad para percibir las sensaciones a su alrededor la que los convierte en bichos tan valorados en las sociedades más avanzadas. Tenerlo como funda de teléfono es, por supuesto, el mínimo homenaje que le podemos rendir.

Visto en Geekologie

Cosas hermosas de la vida: despertar oliendo a beicon

La popular empresa salchichera Oscar Mayer ha dado un paso adelante presentando un accesorio para iPhone (aunque presumiblemente se sacará para cualquier smartphone) que se conecta al despertador del teléfono y despide una maravillosa esencia a beicon cuando es la hora de despertar.

Así, la propia esencia de beicon nos transportará flotando hasta la cocina, donde descubriremos gracias a un golpe de realidad que nuestra única opción para desayunar es una triste tostada de aceite y sal gorda (de la otra no queda) que, para colmo, ni siquiera esperará a que la hagamos para caer al suelo por la parte pegajosa, sino que directamente saldrá ella sola de la bolsita y se lanzará a la papelera para ahorrarnos los pasos, despidiéndose con sonido de pan crujiente. Que, oye, se agradece la intención de la tostada en su afán por agilizar el desayuno, pero no deja de ser una experiencia muy triste.

Visto en Geekologie

Una alternativa real a Whatsapp: mensajería instantánea mediante señales de humo

Los sistemas de mensajería instantánea son cruciales para la existencia humana. O, no sé, a lo mejor no, porque el cataclismo sufrido con la caída de Whatsapp no fue vaticinado por los mayas y eso es un catálogo infalible: si no sale ahí es que no hay que tenerlo en cuenta (aunque escuché algo de que la mitología nórdica proponía el fin del mundo para el fin de semana pasado. Eso me hace recuperar la fe; igual me paso a los barbudos).

Los que hayáis ido directamente al vídeo porque eso de tener una alternativa a Whatsapp os abre la válvula del ansia habréis descubierto que la mensajería instantánea mediante señales de humo es, bueno, un proyecto al que le falta algún detalle por pulir. La idea no es mala (o sí, para qué nos vamos a engañar) pero en su estado actual es poco más que un vaporizador comiéndose la batería del iPhone.

El plan de Dennis de Bel pasa por seguir desarrollando el S.M.S. (Smoking Messaging Service) y que realmente haya un código de señales de humo que uno pueda grabar en vídeo y enviar a la persona de su elección sin riesgo de que nadie pueda interpretar el código. Quizás suponga mucho esfuerzo para acabar diciendo LOL con humo, de acuerdo; aunque eso de la privacidad es un tema serio: mi LOL es mío y de mi gente y nadie más tiene que saberlo. Cuando quiera hacer algo público escribiré un tratado sobre cetología moderna o compartiré fotos de picatostes en remojo. Faltaría más.

Visto en Technabob

 1 2 3 4 ...31 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}