Disfraz de ASIMO, el robot de Honda

ASIMO ha evolucionado mucho con los años, aunque nunca ha dejado de ser ese astronauta enano que se supone tiene que servir a la humanidad. La cuestión es que a día de hoy nadie lo metería en su casa por temor a que, bueno, realmente tenga un enano dentro.

Que sí, que a lo mejor luego resulta ser buena gente, pero los tópicos están muy arraigados y por lo general si un enano se te cuela en casa es para robarte al bebé o sacrificarlo a su amo. Es más, si es un enano tipificado como enano cabrón hará todo eso y además descargará el capítulo final de True Detective y le cambiará el nombre por "True Detective S01E01."

Pero la verdadera razón por la que ASIMO todavía no ha calado entre la gente es que es un robot. Y la gente que quiere ser servida precisa de un ser humano que le sirva para dejar clara la relación de poder; una parte de su sueldo va por los servicios ofrecidos y la otra por el hecho de existir, ya que el grado de poder de uno es directamente proporcional al grado de sumisión del otro. Por eso siempre está bien que los asistentes cabrones disfrazados de ASIMO sepan descargar series; es una virtud muy útil.

Visto en Book of Joe

El decepcionante robot camarero

Este es mi segundo día sin café. Ayer estuve agonizando, viendo bebés en el techo y esas cosas que pasan cuando uno se intenta desenganchar. Así que hoy tenía que hablar de café, era inevitable, aunque sólo fuera mi excusa para decir que lo estoy dejando.

Cuando he visto que un robot japonés hacía café se ha iluminado mi día. Es cosa de una compañía japonesa llamada Nextage y, la verdad, deja bastante que desear. Sé que es difícil hacer robots. O, bueno, en realidad no lo sé, sólo lo deduzco porque a mí me resulta difícil pegar un póster en alineación con la pared; lo de los robots debería ser más complicado o vivo totalmente engañado.

El caso es que el robot que hace café es un tanto desesperante. Milagroso, sí, como todos los robots, pero falto de ritmo. Además, no sé si dejaría que una camarera que no mascara chicle con la boca abierta me sirviera; me sentiría raro. Y probablemente tuviera que volver al café para compensar esa sensación (sí, estoy buscando excusas para volver).

Visto en Kotaku

La imprescindible Silla sin Silla

La Silla sin Silla es un exoesqueleto que cumple la función primordial de una silla: servir de soporte para el culo y sus extensiones. El resto de usos de una silla (arma en peleas de bar, castigadora accidental de meñiques y objeto de deseo de las cabareteras) han sido vilmente olvidados para centrarse en el reposo.

El funcionamiento es sencillo: uno se viste con la Silla sin Silla, se coloca en la posición que le resulte más cómoda, presiona un botón y el exoesqueleto fija esa posición. Así, uno queda sentado en el aire y en principio no se le puede pedir más a la vida.

El problema aquí es el valor emocional que cada uno adjudique a su centro de reposo: está claro que una silla que te sigue a todos lados es fiel, pero también muy sumisa. Una silla cómoda a la que tengas que llegar se transforma en algo casi quimérico, una aspiración, un Monte del Destino de 20 euros, una gesta que te supone un esfuerzo después de un duro día sopesando el peso de tus genitales en la oficina. Es simplemente perfecta.

Es tan perfecta que una vez llegas a ella y consigues sentarte te recuerda que no has comprado el pan y te obliga a bajar de nuevo.

Visto en Oh Gizmo!

Autorretrato en sangre con asistencia robótica

Ted Lawson es el hombre tranquilo que podéis ver en la fotografía. Y sí: está donando sangre a un robot para que éste pinte un retrato de Ted desnudo, lo que viene a ser el colmo de la pereza del artista.

En el vídeo podréis ver a la pobre máquina estresada, dando brochazos como si le fuera la vida en ello, mientras Ted se pasea a su alrededor. Hay una enfermera (un detalle que siempre se agradece, la verdad) y no se cortan a la hora de mostrar la jeringuilla. Lo digo por si hay gente sensible a las agujas; no me gustaría provocar mareos postvacacionales que os lleven a inventar excusas para no ir a trabajar. Aunque si lo hago, pues oye, de nada.

Relacionado: Bufanda pseudo-orgánica

Visto en Laughing Squid

Valla para ahorrar madera, pero…

El sensor detecta la posición de la persona y la valla se mueve para impedir el paso.

Sí, se ahorra madera, lo cual es muy ecológico, sostenible y cool, pero en cambio gasta electricidad y si viene más de una persona ya la tenemos liada.

¿Vale la pena?

Visto en Imgur

 1 2 3 4 ...25 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}