La imprescindible Silla sin Silla

La Silla sin Silla es un exoesqueleto que cumple la función primordial de una silla: servir de soporte para el culo y sus extensiones. El resto de usos de una silla (arma en peleas de bar, castigadora accidental de meñiques y objeto de deseo de las cabareteras) han sido vilmente olvidados para centrarse en el reposo.

El funcionamiento es sencillo: uno se viste con la Silla sin Silla, se coloca en la posición que le resulte más cómoda, presiona un botón y el exoesqueleto fija esa posición. Así, uno queda sentado en el aire y en principio no se le puede pedir más a la vida.

El problema aquí es el valor emocional que cada uno adjudique a su centro de reposo: está claro que una silla que te sigue a todos lados es fiel, pero también muy sumisa. Una silla cómoda a la que tengas que llegar se transforma en algo casi quimérico, una aspiración, un Monte del Destino de 20 euros, una gesta que te supone un esfuerzo después de un duro día sopesando el peso de tus genitales en la oficina. Es simplemente perfecta.

Es tan perfecta que una vez llegas a ella y consigues sentarte te recuerda que no has comprado el pan y te obliga a bajar de nuevo.

Visto en Oh Gizmo!

Autorretrato en sangre con asistencia robótica

Ted Lawson es el hombre tranquilo que podéis ver en la fotografía. Y sí: está donando sangre a un robot para que éste pinte un retrato de Ted desnudo, lo que viene a ser el colmo de la pereza del artista.

En el vídeo podréis ver a la pobre máquina estresada, dando brochazos como si le fuera la vida en ello, mientras Ted se pasea a su alrededor. Hay una enfermera (un detalle que siempre se agradece, la verdad) y no se cortan a la hora de mostrar la jeringuilla. Lo digo por si hay gente sensible a las agujas; no me gustaría provocar mareos postvacacionales que os lleven a inventar excusas para no ir a trabajar. Aunque si lo hago, pues oye, de nada.

Relacionado: Bufanda pseudo-orgánica

Visto en Laughing Squid

Valla para ahorrar madera, pero…

El sensor detecta la posición de la persona y la valla se mueve para impedir el paso.

Sí, se ahorra madera, lo cual es muy ecológico, sostenible y cool, pero en cambio gasta electricidad y si viene más de una persona ya la tenemos liada.

¿Vale la pena?

Visto en Imgur

Twerking robot: uno de los posibles futuros

He aquí un vídeo clip de Basement Jaxx en el que aparece bastante gente practicando algo llamado twerking, que parece ser es un baile basado en agitar el culo hasta que se descorche solo. Dicho vídeo clip tiene música muy a mi pesar. Lo importante, como siempre, es el mensaje:

En un futuro más o menos próximo la raza humana se ve enfrentada a su extinción porque ha dejado de bailar. Según una lógica algo cuestionable, el baile hacía que la gente se amara, sin amor no hay pasión, sin pasión no hay sexo y sin sexo la reproducción se complica bastante. Para solucionar eso, dos científicos crean el Tw3rking robot, que consiste en un par de piernas bailongas con un culo generoso y un único objetivo: calentar el ambiente.

Por supuesto, el Tw3rking robot se vende a nivel mundial, la gente baila, se enamora, se reproduce y el mundo se salva. ¿Dónde colocan al Tw3rking robot? Donde antes estaba el acuario, supongo. Porque me parece que es el único elemento del hogar sustituible por un culo. Y, claro, por poco que te guste lo artificial, si tienes en tu casa un culo moviéndose a velocidad de vértigo durante las veinticuatro horas del día, el palotismo es inevitable.

Visto en Incredible Things

Terrorífica, sexy y robótica: como a mí me gustan

Jordan Wolfson es un artista especializado en las instalaciones y la escultura. En su última obra ha colaborado con el estudio Spectral Motion; no tiene un nombre oficial, pero es la muchacha que podéis ver en la fotografía. Y no, no es humana. Tampoco es una robopilingui, es... bueno, no sé. ¿Impide eso una cierta dosis de palotismo? En mi caso no, aunque tampoco soy un parámetro a tener en cuenta: si dos piedras se frotan ante mí con cierta sugestión también me sirven.

El caso es que tiene un sistema de reconocimiento facial que usa para provocar ataques cardíacos entre los asistentes. Pero eso lo veréis en el vídeo:

Visto en Like Cool

 1 2 3 4 ...25 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}