Punch a Monet, un juego para destruir obras de arte

Punch a Monet es uno de esos videojuegos que tiene que existir para que la gente no haga en la realidad lo que hace en ellos. Básicamente se trata de un enfrentamiento entre tu puño y un cuadro de Monet donde cada golpe indica cuánto dinero has destruido.

Siendo honestos, la sensación no es la misma. Un museo, con su halo de seguridad y rectitud, es mucho más tentador y lo pide, lo desea, por más que una voz en tu cabeza diga hey, respeta el lugar; esto es arte, no lo vas a entender, aquí hay tipos sensibles y tu debate interno más profundo tiene una lista de pros y contras entre culos y tetas.

Así que, en definitiva, lo único que puedo decir es que se echa en falta más variedad. Hay mucho más arte que puños y alguien tiene que hacer algo al respecto.

Visto en Kotaku

Si las redes sociales fueran chicos, y los navegadores chicas…

Si las redes sociales fueran chicos, tendrían que vestir adecuadamente. Su apariencia sería muy similar a que véis en las imágenes.

Y si los navegadores de internet fuean chicas, pues tres cuartos de lo mismo. Aunque sí, todos estamos de acuerdo en que la iExplorer sería muy diferente a la elegante figura que vemos en la imagen.

En cualquier caso, todo tenemos que agradecérselo a la exuberante creatividad de la fotógrafa Viktorija Pashuta.

Visto en Neatorama

Seis londinenses aceptan entregar a sus primogénitos a cambio de wifi gratis

Un extraño experimento llevado a cabo por la agencia Europol ha dado un todavía más extraño resultado: seis personas aceptaron entregar a sus primogénitos (cuando los tengan) a la compañía a cambio de que les facilitaran la contraseña de una conexión wifi pública.

Hay que aclarar que los firmantes no sabían nada de esto, ya que lo único que exigía la compañía para dar la contraseña era que aceptaran los términos y condiciones; es precisamente en esos términos y condiciones donde uno puede leer the recipient agreed to assign their first born child to us for the duration of eternity. Quiero pensar que esas seis personas no leyeron esa frase o, en realidad, sólo aspiran a tener un hámster y un acuario con volcán (que, ojo, también dan guerra).

Los de Europol sólo querían dar una especie de lección con todo esto y en principio no van a aceptar a los niños. Decisión comprensible, por otra parte, teniendo en cuenta que los vástagos tendrán genes de unos padres que los cambian por una conexión wifi; nada bueno puede salir de ese esperma.

Visto en The Mary Sue

El sexo entre las criaturas de Super Mario

Hemos visto muchas escenas de sexo protagonizadas por el archiconocido fontanero y otros humanoides (la princesa Peach, el hermano,...), pero el gran interrogante que ha hecho que sabios pierdan la cordura es cómo lo hacen el resto de criaturas que pueblan el Reino Champiñón.

Por suerte, disponemos de un documento audiovisual que nos aclara muchas dudas y abre otras. Porque siempre sucede lo mismo con el sexo: cuando aprendes algo nuevo surgen tantas ramificaciones y posibilidades que acabas desolado, sabiendo que te falta un largo camino por recorrer y que la mayor parte de ese camino lo harás solo. Eso sí, siempre te quedará una mano libre para hacer autoestop y probar suerte.

Visto en Kotaku

Pide matrimonio a su chica usando un amuleto de Skyrim (tomad nota)

Ningún hombre os dará tanto amor y de tanta calidad como lo hará un friki de pies a cabeza. Probablemente porque lleva guardándoselo desde los 13 años.

No sé si habréis jugado alguna vez a The Elder Scrolls (los antiguos pergaminos), pero básicamente se trata de una saga de videojuegos de rol que narra la historia del continente Tamriel, y concretamente la entrega V tiene lugar en la ficticia región de Skyrim. En dicho juego, el personaje principal puede comprar el Amuleto de Mara para cortejar a alguien, lo que significa que obtienes privilegios como poder dialogar con el otro personaje.

mara amulet

En fin... ésta es la historia de Sarah Briody, una gamer de cuidado que introdujo a su novio en el absorbente mundo de Skyrim para compartir sus momentos de ocio desenfrenado. La experiencia reforzó tanto el vínculo de la pareja que finalmente él compró una reproducción del famoso amuleto para proponerle matrimonio, a lo cual la chica obviamente aceptó encantada. Confío en que él haya desbloqueado posibilidades más jugosas que un simple intercambio de palabras...

Una historia muy bonita que bien podría repetirse con Fruto del Edén para los fans de Assassin's Creed o incluso el Triforce de Zelda para las parejas a tres bandas... todas las variantes pueden ser románticas y efectivas. Yo ya he tomado partido y sólo me prometeré si mi hombre aparece con un Katamari bien cargadito de cosas valiosas.

Visto en Kotaku.com

 1 2 3 4 ...14 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}