El magnético casco de Magneto

Como muchos sabréis, Magneto es el dueño del magnetismo y puede manipular los metales a su antojo. Tanto en los cómics como en las películas, dicho poder se traduce en levantar coches o estadios y lanzarlos contra aquellos que desean eliminar a los mutantes. También evitaba, creo recordar, que Charles Xavier se introdujera en la mente de Magneto y le convenciera de que se estuviera quieto y no hiciera trampas en la petanca.

El casco de Magneto hecho por Alexandra y Evgenia es magnético, sí, pero está claro que es un magnetismo un poco menos glamouroso; digamos que es un magnetismo de andar por casa. Controlar los metales, en general, es un buen poder, sobre todo si puedes manejar un cortaúñas sin tener que llegar a los pies con las manos, que es una postura terrible sobre todo para alguien de la edad de Magneto.

Este casco nos aporta una información de la rutina de Magneto muy alejada del caos y la destrucción a los que nos tiene acostumbrados. A todos los villanos hay que conocerlos en su día a día para comprenderlos, y este es un documento que nos acerca a Magneto y lo humaniza. Lo cual, siendo un mutante, es un flaco favor.

Visto en Geeks are Sexy

Atención, runners: zapatillas de cota de malla

Sabéis que mi relación con el deporte es nula. Es más, si en algún momento me sorprendo corriendo o subiendo escaleras con ímpetu, paro instantáneamente, me pongo el hocico contra los escalones y me grito "¡mal!, ¡perro malo!, ¡eso no!."

Pero esa relación no significa que no me sorprendan los hallazgos deportivos, como estas zapatillas de cota de malla de Jörg Peitzker. El tipo los llama Paleo Barefoots y los defiende a muerte. Como respuesta, los Paleo le defienden a él contra las piedrecitas del camino, que es un uso un poco miserable para una cota de mallas pero, en fin, si algún templario surge de entre las sombras y te larga un mandoble en mitad del parque sabrás que tus pies están protegidos.

Jörg también afirma que los Paleo son el punto perfecto entre la protección y la comodidad, ya que no enjaulan al pie como un deportivo normal aunque lo protegen de igual forma, por lo menos de los obstáculos serios con los que se encuentra el corredor. Obviamente, si uno pisa un charco se moja el pie. Eso no cuenta como obstáculo porque Jörg es un tipo duro que se come los Frigo Pie de un mordisco.

Vamos, que es una opción más que merece la pena probar. Por mi parte, mi tía me dijo que nunca pisara un parque descalzo porque se me clavaban las jeringuillas (para ella los parques de los noventa eran alfombras de faquires yonquis), así que los Paleo no me sirven.

Visto en Like Cool

Moda Roarg: vestido de gala del Cretácico

Creo que coincidiréis conmigo en que este traje es tan genial que no admite réplica. De hecho, hace replantearse todo el sentido de la moda y lanzar una proclama a los cielos, a los dioses oscuros o a quien pase por ahí: ¿cuánto falta para que esto sea habitual? ¿Cuánto tiempo más tendremos que usar pantalones vaqueros y deportivos en lugar de patas escamosas con garras afiladas? Mis orejeras de Pikachu y yo decimos que ya está bien, que nos han tomado el pelo durante demasiado tiempo; es hora de asistir a las reuniones de trabajo vestidos de Darth Vader. Y en agosto, para que se note que nos lo tomamos en serio.

Pero tristemente esto forma parte de un sueño. Actualmente, lo único que uno conseguiría disfrazándose de dinosaurio sería que le llamasen fósil, y eso, dependiendo de la edad, te puede hundir en la miseria u obligarte a buscar un diccionario.

En fin, no sé, quizás el mundo todavía no esté preparado para dar este paso hacia una moda más rabiosa y atractiva. Y, qué demonios, a mí lo de la cola me provoca un nivel de palotismo que excede todo medidor. Tenía que decirlo.

Visto en Geekologie

Tata Top: libera el pezón

Las pretensiones del Tata Top son sencillas: mostrar un pezón falso que podría, o no, ser el tuyo. Generar duda, caos y desconcierto. La confusión como objetivo y la destrucción como daño colateral: ciudades arrasadas, negocios saqueados, disturbios,... la gente se planteará su propia existencia y la de todo aquello que conoce. Si el pezón no es real, nada prueba que el resto deba serlo. El miedo cruzará las calles sin mirar a ambos lados, los más optimistas proclamarán el fin del mundo y los sádicos coleccionarán pezones y los usarán como moneda de cambio (1 pezón equivale a 82 céntimos según fluctuaciones de mercado). Las películas que muestren pezones serán objeto de estudio de los más eruditos, aquellos que buscan la verdad en videotecas polvorientas y creen que el destino del mundo depende de encontrar el secreto del pezón. Y la cuenta atrás hacia la extinción dará comienzo.

O a lo mejor sólo estemos ante un bikini simpático.

Visto en The Telegraph

Bragas transparentes (demasiado transparentes)

Por lo general la seducción pasa por sugerir en lograr de mostrar. Esto es, obviamente, algo deliberado que responde a un plan oscuro, ya que el ansia que genera el seducido durante la fase estoesmíotuyono hace que a la hora de la verdad sea incapaz de diferenciar una pierna de una lámpara. Hablamos de una maniobra de distracción mejorada hasta ser convertida en un instrumento de manipulación mental.

Estas bragas transparentes no pueden ser usadas en una maniobra de seducción, por lo menos si se aplican a sujetos con un mínimo sentido del decoro anatómico (aquellos que van por ahí con el páncreas al aire son casos perdidos). Pero las parejas excesivamente planificadoras podrán trazar el plan de acción sobre las propias bragas, estableciendo la estrategia a seguir en caso de que en la emoción del momento alguno se despiste y no sepa qué hacer.

Visto en Chiquiworld

 1 2 3 4 ...222 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}