Beatboxing en Slow Motion. Raro, raro…

Bien: el tipo del vídeo es Flula Borg y, bueno, la verdad es que uno no sabe a qué atenerse cuando pulsa play. Posiblemente la expresión más correcta sea la que usa el propio Flula, refiriéndose a sus labios como a la vagina de un brontosaurio. Quizás sea eso. En cualquier caso, es uno de esos vídeos perturbadores que terminas de verlos y te ves obligado a tomar el aire y preguntarte qué estás haciendo con tu vida.

Visto en Dangerous Minds

Armónica de 8 bits

Esta es la armónica de 8 bits de Basami Sentaku, que va a convertir aquello de soplar los cartuchos en un acto todavía más nostálgico de lo que ya es. La mera imagen de los tres tipos soplando cartuchos ya evoca una época en la que ningún maldito juego funcionaba y nos turnábamos para soplar y posteriormente descubrir, tras el tradicional escupitajo del trozo de pulmón y un inevitable chute de inhalador para asmáticos, que el problema residía en la consola. Nada une tanto como eso.

Visto en Like Cool

DrumPants: hacia la música corporal

Mucha gente acostumbra a hacer percusión corporal cada vez que están sentados. La mayoría de ellos son asesinos sin experiencia en medio de una crisis nerviosa, jóvenes que quieren dejar claro que se saben la canción o asesinos sin experiencia en medio de una crisis nerviosa que quieren dejar claro que se saben la canción para generar empatía y que eso cuente en el juicio.

Pero también hay músicos. Y aquellos que tocan la batería están más que agradecidos con algo como DrumPants, una caja de ritmos insertada en la ropa que permite, en casos extremos, no tener que cargar con la batería y salir del paso con una ligera idea de lo que se quiere. El vídeo es lo bastante esclarecedor:

Mediante DrumPants se puede poner fin a esas conversaciones que uno escucha en el autobús. Algo así:

- … y aquí haces "tu-tu-tá".

- Yo no hago "tu-tu-tá", que eso es de pobres. Ahí va "tu-tá-tucuTUtu-tá-tutá."

- No entra.

- Pues alarga la estrofa.

- Es que no la siento tan larga; es más una sensación corta, directa a los órganos sensoriales.

- Oh, entiendo. ¿Acaso hablas de un "trá-cutu-ta-tásh"?

- Eres un genio.

- Lo sé.

Visto en The Awesomer

Y ahora, un grupo de percusionistas buscan sonidos en el hielo

En el siguiente vídeo vais a contemplar (y oír) a un grupo de percusión siberiano tocando el lago Baikal. Sí, lo usan como instrumento. Entre sus diversas habilidades se encuentra la de encontrar sonidos en el hielo, poder formar una línea percusiva y melódica con éstos y, bueno, no morir de frío al hacer todo ello a -20ºC.

Como siempre sucede cuando juntas a gente haciendo música y disfrutando, al principio todo va como la seda y es coherente, pero hacia la mitad del vídeo la cosa se empieza a desmadrar y la gente sonríe demasiado, lo que me hace sospechar que hay algo además del frío afectando a sus cuerpos.

Visto en Geekologie

Y ahora, una canción de La Sirenita tocada con botellas

Los Bottle Boys son, dicho sin tapujos, cinco tipos que versionan canciones soplando botellas. Lo hacen muy bien (como demuestra su versión de Billie Jean) y no quiero imaginarme cómo deben de ser los ensayos, porque esas botellas tienen que ser vaciadas antes de servir de instrumentos y todo apunta a que estaban llenas de cerveza.

Ahora bien, si hay una canción memorable es Under the Sea (Bajo el Mar) de La Sirenita. Da igual que sea tocada soplando botellas, a la pata coja o que sean las últimas palabras de un moribundo; uno se abstrae de su existencia terráquea y se va al mar a bailar con moluscos y estrellas de mar como si no hubiera un mañana. No queda otra opción.

Visto en Laughing Squid

 1 2 3 4 ...10 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}