Trapos de cocina de sushi

Los trapos, probablemente sean los elementos menos respetados que podemos encontrar en la cocina; siempre tirados en algún rincón, u ocultos en los cajones, para no desentonar entre el resto de monerías que sí que dan prestancia a nuestra cocina.

Pero esto empieza a cambiar, en este caso, de la mano del diseñador Jenny Pokryvailo. Sus trapos de cocina de sushi son una buena muestra de ello. Tras secar la vajilla no querremos ocultarlos detrás de la puerta, sino que los enrollaremos cuidadosamente para componer espectaculares rollos de maki sushi que quedarán perfectos en la encimera, a la vista de todos.

Visto en Incredible Things

Un tipo juega al Super Mario World con una flauta (y lo matan muchas veces, claro)

El tipo que podéis ver en la fotografía se hace llamar Wakou y sí, está tocando la flauta con la nariz. Pero no se planta ahí: mientras lo hace está usando un programa llamado Audio Pad que interpreta los sonidos de la flauta y los transforma en órdenes para el bueno de Super Mario, que se mueve hacia la derecha con un Fa, a la izquierda con un Re,... una tortura, vamos.

Para dejar constancia de este hecho Wakou ha preparado un vídeo en el que uno puede ser testigo de sus aptitudes para jugar al Super Mario con la nariz. Supongo que dentro de poco alguien compondrá la melodía idónea para pasarse todo el juego con la nariz, y en ese momento podremos decir que el ser humano ha llegado a so cota más alta de dignidad. A partir de ahí, nada será igual.

Visto en Kotaku

Sushi variado de chuches

Llamadme loco, pero no me gustan los Phoskitos mojados en la salsa blanca del kebab. Es uno de esos sabores en los que no intervienen las papilas gustativas sino el alma, y puedes sentir cómo se corrompe poco a poco.

Pero lo más sorprendente es que la gente se indigna más cuando sabe que no me gusta mucho el sushi, olvidando el asunto de los Phoskitos al momento, cuando en realidad es la trama principal de mi argumento y lo del sushi lo digo por decir. Yo quería hablar de lo primero.

Es frustrante, pero, en fin, da igual: el caso es que para la gente como yo (y para los niños, que son gente como yo pero con mejor higiene) existe una forma suave de introducirse en el sushi: las bandejas de sushi variado de chuches. Sí, son chuches con forma de sushi. Conmigo funcionan; con ellos funcionarán. Gominolas de melocotón, nubes, pica-pica,... infalible.

Además, hay dos bandejas disponibles: la de 25 piezas para fiestas de cumpleaños o miércoles depresivos y la de 9 piezas para las reuniones de críticos de Dora la Exploradora.

Recomendamos consumirlo con los Palillos Katana de Samurai

Comprar en QueLoVendan

Estilizador de pechos “coge y arrastra”

Japón, una vez más.

Vamos a analizar el funcionamiento de este revolucionario estilizador de pechos nipón: se basa en el método intuitivo coge y arrastra que todos aprendemos desde nuestra más tierna infancia. A medida que nuestra edad avanza perdemos ese conocimiento por falta de práctica (coger y arrastrar pechos al azar está muy mal visto) y nos limitamos a admirar, pero el instinto está ahí, oculto bajo capas de frustración y moratones, algunos más traumáticos que otros.

Según Shindo, la empresa tras el estilizador de pechos, éstos están agarrados por ligamentos que, de no ser masajeados con cierto ímpetu, se relajan y dejan que la grasa se acumule tras los pechos provocando la sensación de flacidez y descolgamiento que tan bien conocemos y tan poco nos importa: una teta siempre será lo más hermoso de un hogar. Si no tenemos una Playstation, ojo; en ese caso deberán batirse en duelo.

Como siempre ocurre desde la revolución industrial, este aparato sustituye una labor asignada al ser humano y eso es indignante. Muy dura tiene que ser la imagen de llegar a casa y ver a tu pareja aplicándose el estilizador de pechos mientras tus manos se limitan a coger aire. No pocos hombres han abandonado su hogar por esa razón, llorando sin mirar atrás, corriendo hasta que la extenuación les ha llevado a dormir en un descampado para despertar bajo la lluvia, preguntándose qué han hecho mal mientras se retuercen en una ciénaga miserable. Y con mosquitos.

Visto en Geekologie

La curvatura del espacio-tiempo a la mesa

Los salvamanteles de A.P. Works están diseñados para controlar las conversaciones que se tienen a la mesa. Uno se lo piensa dos veces antes de hablar de sus problemas mundanos cuando se encuentra en una mesa que se repliega sobre sí misma y absorbe el espacio-tiempo recordándonos el vacío de la existencia.

Cualquier tema tratado en esa mesa sonará frívolo a no ser involucres al espacio-tiempo en él, lo que exigirá una explicación plausible y acorde a las circunstancias. En esta época del año el 92% de las conversaciones tienen como ingredientes un gorro de Santa Claus, una bata a cuadros, algunos hobbits y la masturbación (el sexo se retrasa hasta enero).

Ya es difícil elaborar un discurso con esos elementos si no se aúnan de forma elemental: alguien se masturba viendo hobbits con un gorro de Santa Claus y una bata a cuadros. Eso es muy difícil de defender; nadie se masturba en bata. Si hay que añadir una conexión con el universo y alguna referencia a Stephen Hawking decididamente la comida se va a enfriar. Nombrar a Stephen Hawking conlleva derivar la conversación hasta llegar a The Big Bang Theory (la serie) y las probabilidades de que la conversación se acabe y alguien pulse play son muy altas a partir de entonces. Y seguramente sea lo mejor que se puede hacer en estos casos.

Visto en Like Cool

 1 2 3 4 ...79 Siguiente

 

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}