La bicicleta del millón de dólares

El uso de una bicicleta puede ser un símbolo de austeridad o de compromiso con el medio ambiente; en lugares de difícil aparcamiento (o sea, en todos lados) también podríamos incluir la comodidad y, como siempre, hay que meter en el saco a deportistas o gente que simplemente no quiere oxidarse. También puede no representar nada en particular. Lo que es seguro es que nunca ha sido símbolo de alto estatus social o poderío económico. Hasta ahora.

Los tipos de The House Of Solid Gold han querido cambiar ese concepto y han creado una bicicleta de un millón de dólares. Por supuesto, la han bañado en oro de 24 quilates y han añadido 600 diamantes negros y 500 zafiros dorados para la botella y piel de caimán para el sillín.

Aquellos que deseen hacerse con una lo tienen difícil porque sólo han fabricado trece. Por lo menos eso han dicho. Estoy casi seguro de que han hecho otra bicicleta en secreto, que no es de montaña sino de paseo (con cestita) y están esperando a venderlas todas para activarla, dominarlos a todos y atarlos en las sombras. Hasta que llegue un tipo pequeño en patines y la tire por un volcán, que también hay que ser mala gente.

Visto en Oh Gizmo!

Aliméntate con humo gracias a la Edible Mist Machine

La gente de Lick Me I'm Delicious tiene un concepto algo extraño a la hora de alimentarse. Su Edible Mist Machine emite una neblina mística que permite oler hasta 200 tipos diferentes de comida con la que alimentar, básicamente, la imaginación. Y, en la medida en la que nuestra imaginación sea eficiente, los estómagos.

Los residentes en Reino Unido pueden alquilar la máquina a un módico precio, pero los que quieran tener una en casa para montar su propio fumadero de opio sin opio tendrán que desembolsar alrededor de 6.000 euros. Es cierto que la estética de ciencia ficción retro de la Edible Mist Machine atrae, y mucho. Quizás sólo por eso ya merezca la pena. Aunque, por lo que se puede ver en el vídeo, es probable que la casa acabe acusando un ambiente muy decadente y miserable. Como decía, un fumadero de opio sin opio.

Visto en The Huffington Post

Anillos de la Guerra de las Galaxias (de los buenos, de los que dan alergia)

Paul Michael Design ha creado los que a día de hoy se me antojan los mejores anillos de La Guerra de las Galaxias. Su precio ronda los 600 eurazos, que no es mucho para un anillo pero sí para un sueldo.

Sé que el uso de los anillos es algo limitado (o los usas para casarte o los tiras a un volcán), pero en este caso me haría mucha ilusión ponerme uno, soltar lo que en los círculos más elitistas y cultos se denomina una hostia de padre y dejar grabado un X-Wing en la cara de alguien. Sería una especie de sello.

No lo haría por maldad, claro. Que conste que no soy un tipo agresivo; sólo tengo ilusiones y sueños que cumplir.

Visto en Like Cool

Por fin: un dragón pilotado por radiocontrol que escupe fuego

Pues ya está, el momento ha llegado: Hammacher Schlemmer ha puesto a la venta un dragón volador pilotado por radiocontrol que escupe fuego. ¿El precio? Nah, unos 50.000 euros de nada. La cantidad de actos maléficos y terribles que puedes hacer con él compensan el precio en menos de dos meses. Estamos hablando de satisfacción malvada, gente, y eso no se puede medir en dinero.

Aquí tenéis el vídeo para ver al dragón girando la cabeza y siendo real. Lástima que no lo hayan sacado volando.

No voy a perderme en detalles acerca del funcionamiento del bicho, ya que la mejor explicación de cómo podían los dragones escupir fuego está en esa hermosa película llamada El Vuelo de los Dragones. Nada me va a convencer de lo contrario. Aquí lo maravilloso es que por un módico precio puedes tener un artilugio que te permite quemar cometas, quemar la ropa tendida de tus vecinos, quemar antenas parabólicas, quemar... bueno, la verdad es que no se me ocurre un uso legal. Espera, sí: quemar salchichas. Aunque es un fin triste para un dragón.

Visto en Geekosystem

La piscina oculta

Lo que podéis ver en el vídeo es una piscina diseñada por la firma israelí Agor. Personalmente, creo que han llevado el concepto de aprovechamiento del espacio demasiado lejos, pero también he de reconocer que este nivel de lujo me resulta difícil de justificar: no sé si hablamos de, como decía, aprovechar el espacio, pavonearse sacando y metiendo la piscina delante de tus amigotes o preparar una trampa mortal para ladrones hidrófobos.

El mecanismo que transforma ese lugar del jardín (que yo concibo ya como "rincón de la petanca") en una piscina es muy complejo; tanto que dudo mucho que el contratante, una vez visto el resultado, no quiera hacer lo mismo con toda la casa y, con la excusa de aprovechar el espacio, se acabe haciendo un hogar transformable en un edificio de oficinas transformable en un harén transformable en una sala de ponencias, debates y argumentaciones.

O sea, un bar de madrugada.

Visto en Daily Mail

 1 2 3 4 ...26 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}