Madre cool convierte los desvaríos de su hija en hermosas ilustraciones

Hace falta tener una buena dosis de valentía para darle a tu hija de dos años algo que pueda manchar, bien sea un Plastidecor o un rotulador invisible (esos son peores porque la sorpresa te la dan por la noche). Pero Ruth Oosterman es una madre habilidosa y sabe cómo controlar a su pequeña bestia.

Ya que los niños reaccionan ante lo que tienen más cerca (la Ley del Mínimo Esfuerzo viene impresa en los genes), Ruth planta un lienzo frente a su hija y deja que haga lo que quiera. Poco después, es ella misma la que usa los garabatos y excentricidades salidas de la mente de su vástago como bocetos para ilustraciones como las que podéis ver.

Desde luego, el mérito es para ambas. Aquí podréis ver un corto vídeo donde se ve parte del proceso. La última foto muestra a la hija de Ruth en plena eclosión artística y forzando los límites del lienzo, lo que la acerca peligrosamente a la pared que hay detrás. Por suerte, y gracias a la ley anteriormente mencionada, la pared seguirá a salvo siempre y cuando haya un obstáculo delante.

Visto en Bored Panda

La casa de los Picapiedra: Yabba Dabba Doo!

Lo cierto es que desde la Prehistoria no hemos avanzado mucho. Lo del psicoanálisis estuvo bien, sí, y las limas para callos tienen su encanto, pero no ha habido una transformación social lo suficientemente potente que vaticine la venida de una civilización sin suegras ni palomas; y, desde luego, yo sigo esperando a que alguien invente una cerradura que siga a tu llave y no al revés. Hasta que eso no ocurra no podremos hablar de una progresión histórica.

Así, la casa de los Picapiedra ubicada en Malibú no me parece un anacronismo ni mucho menos. Es una casa de campo muy cuidada, aunque demasiado limpia para mi gusto, en la que uno se puede sentir cómodo y dedicarse a imaginar dinosaurios pululando por el salón (las abuelas no cuentan a no ser que tengan alas membranosas y garras retráctiles).

La casa se vende. Más o menos. Lo adecuado sería decir que intentan venderla por 2 millones de euros. Euros reales, claro. Las rupias que se consiguen en el Zelda no sirven. Pero si entre todos guardamos las monedas de 1 céntimo podremos hacernos con ella y habilitarla como una comuna. Yo debo de tener algo más de 1 euro; ahí lo dejo.

En el artículo original de Habitissimo podréis ver 15 ejemplos más de casas extrañas habitadas por personas todavía más extrañas que sonríen a cámara como si les estuvieran sorbiendo el alma con una pajita agujereada. A destacar el aseo que reproduce el Submarino Amarillo de los Beatles y el dormitorio de 20.000 Leguas de Viaje Submarino.

Visto en Habitissimo gracias a Rose

Estos Happy Meals no son precisamente felices

(Not so) Happy Meals es una colección de diseños de menús Happy Meal con la que Newt Clements pretende acercar los menús infantiles a un público igual de infantil pero más alto (o sea, el adulto). Hay docenas de ellos y todos los podréis ver en su perfil de Pinterest.

Por supuesto, todos llevan su figura correspondiente, con la que podremos interactuar mientras comemos y exponemos nuestras miserias a un público deseoso de que acabemos para empezar a contar las suyas. Eso es una comida Happy Meal, la que siempre acaba con el grupo llorando abrazado alrededor de unas bandejas de plástico mientras las palomas se abalanzan sobre las mesas adyacentes.

Visto en Who Killed Bambi?

Figuras en lata desde Japón

De acuerdo: gente haciendo esculturas de lata hay mucha y, desde luego, hay verdaderas obras de arte. Quizás el trabajo del japonés Makaon no sea el más impresionante, pero yo diría que sí es el más simpático.

El Yoshi enlatado es tierno como sólo una figura hecha de latas de Heineken puede ser. Podría competir en la liga de los gatos y estoy seguro de que ganaría. Al fin y al cabo, Yoshi pone huevos; los gatos sólo ponen caras. Y, dejando aparte su capacidad para ser adorado, uno puede lamerlo en busca de restos de cerveza siempre y cuando se haya asegurado previamente de estar solo o acompañado de una persona lo suficientemente despreciable como para tolerar ese acto, aplaudirlo y repetirlo justo después.

Visto en Geeks are Sexy

La Guerra de las Galaxias en Paint

Ah, el Paint... qué buenos ratos nos ha hecho pasar esa herramienta creada única y exclusivamente para llenar el vacío existencial postmasturbatorio. En el caso de los hermanos Dastoli ese vacío debió ser un agujero negro, allá en los noventa, cuando empezaron a recrear La Guerra de las Galaxias con el Paintbrush.

En total consiguieron crear 730 imágenes, cada una más espléndida y vigorosa que la anterior. Tardaron dos años en terminarlas y no saben muy bien por qué empezaron a hacerlo (todas las buenas ideas empiezan así; por desgracia, las malas también).

Para celebrar la aparición del episodio VII de la saga, los Daltoni han creado el blog de Tumblr Star Wars Paintbrush, donde subirán cada día una de sus ilustraciones hasta el estreno de la película, momento en el que cesarán sus actividades y, quién sabe, igual se inician en el Telesketch.

Visto en Yorokobu

 1 2 3 4 ...51 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}