El adorable peluche Lemming

peluche-lemmings-n

Si jugaste a los Lemmings tienes que tener la conciencia intranquila desde hace años. Tu inoperancia llevó a la muerte a cientos, o miles, o cientos de miles de inocentes lemmings, y un trauma de ese calibre no lo resuelve fácilmente ni el más brillante psicoterapeuta.

Ese sufrimiento interno que muchos arrastramos se puede mitigar adoptando a uno de estos Lemmings de peluche. Protegerlo y arroparlo en las frías noches de invierno nos dará paz y tranquilidad mental, al menos hasta la próxima verbena, en que no podremos resistir la tentación de llenarlo de petardos y encender la mecha.

Véase también: Imanes para la nevera Lemmings.

peluche-lemmings-n2

tienda quelovendan

    

Los Lemmings, en la puerta de tu nevera

imanes-lemmings-n

imanes-lemmings-n2

Los Lemmings, todo un clásico en el mundo de los videojuegos, se popularizó a principios de los años 90 con el argumento de salvar la vida al mayor número posible de esas encantadoras criaturas, ayudándoles en su tránsito por los distintos niveles del mundo en el que habitaban.

Para conseguirlo teníamos que ir asignando a cada bicho una de las propiedades disponibles: escarbar en el suelo, construir escaleras, bloquear el paso, lanzarse en paracaídas, etc. Pero la mejor, en mi humilde opinión, era la posibilidad de obligarles a suicidarse explotándo su cabeza. Una decisión cruel, sí, pero a veces era necesario sacrificar una vida para poder salvar muchas otras.

El Pack de imanes de Los Lemmings contiene 30 imanes con lemmings, puertas, trozos de tierra, una escalera, etc. para poder configurar configurar un nivel en la puerta de tu nevera y poder jugar un poco a una original versión analógica del videojuego.

tienda quelovendan

    

Una Game Boy en la puerta de la nevera, totalmente operativa

game-boy-nevera-funcional

Hace unos días nos sorprendían estos imanes que convierten tu nevera en algo parecido a una Game Boy. Decorativo, pero poco práctico; presenta la carencia evidente de que es imposible jugar a ningún juego.

Este chico ha ido más allá. Mucho más allá. Lo que ha hecho es convertir la puerta de su pequeño frigorífico en una réplica de Game Boy totalmente funcional. El kit incluye un monitor de PC y grandes botones de madera conectados por una Raspberry Pi 2. Con el emulador que ha instalado puede jugar a los juegos clásicos de Nintendo con la ventaja de tener bebida fresquita muy cerca.

Le ha llamado Cold Boy y aquí podemos verla en funcionamiento.


Visto en Neatorama

    

Nintendo Smartphone, concept

7742478_orig

¿Cómo sería un Smartphone diseñado por Nintendo?

DesignByPierre se lo ha preguntado y la respuesta obtenida es esta: feo.

Básicamente feo, pero con la parte positiva, aunque no nos sorprende mucho, de poder convertirse fácilmente en una consola de videojuegos gracias al accesorio/mando adaptable.

¿El nombre? evidente también: Smart Boy.

1458305_orig
SEGUIR LEYENDO

    

Petaca-cartucho NES

Hace mucho que las petacas dejaron de ser de los tipos duros y los detectives con gabardina que se la compraban porque los bolsillos eran grandes.

Las petacas con forma de cartucho NES son nostálgicas y nos sorprenderemos cuando, con cierto nivel de ebriedad olvidable y perdonable, empecemos a soplar los cartuchos para ver si se cargan de una maldita vez.

Ojo, es un gesto que podríamos hacer sin necesidad de la petaca ni del cartucho; conozco gente que sopla al azar, un gesto desafiante contra el mundo. Pero con los cartuchos cobra sentido, aunque supongo que en esa situación el sentido es lo de menos.

Se puede elegir entre dos tipos de cartuchos: Drunk Hunt (me habría encantado jugarlo) y The Legend of Drink, que tendrá tantos enigmas cuya solución sea la cerveza que dejarán de ser tales.

Visto en Foolish Gadgets

    
 1 2 3 4 ... 70 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}