El carricoche para padres runners

Quiero empezar diciendo que he tardado mucho en saber sobre qué pierna se apoya la madre que aparece en la fotografía. Creo que es la izquierda, pero tampoco estoy seguro porque no sé nada de anatomía runner, que esta gente empieza a parecer otro género humano.

A lo que vamos: los padres runners se encuentran con el tremendo problema de que su hijo tarda unos años en poder seguirles el ritmo. La solución más sencilla sería sacrificarlo y esperar que los genes solucionaran ese problema en unas cuantas generaciones, pero hay gente a la que le parece una medida cruel (nunca han jugado una mazmorra del WoW con desconocidos: ahí se demuestra la crueldad).

Por suerte para ellos, a finales de año tendrán a su disposición el KidRunner, un carricoche que se sujeta a la cintura del progenitor y hace que el niño reciba la espalda durante varias horas al día; lo que se pierde en educación se gana en comodidad. Por supuesto, un padre runner aceptará cualquier reto que le imponga la vida porque es optimista, se ha realizado a sí mismo y lee a Coelho y a Bucay, así que permitirá que el niño crezca y se haga adulto sin abandonar el carricoche para añadir más peso a sus carreras diarias. No me extrañaría ver a treintañeros encaramados al carricoche, con látigo y una PS Vita siguiendo a sus padres hasta el fin del mundo. Una imagen idílica.

Visto en Geekologie

Oh, sí: reloj de hormigas

Seamos honestos: el Reloj de Hormigas no dice la hora. Así que no es un reloj. Es más bien una granja de hormigas que uno puede llevar en la muñeca. Una pulsera de hormigas que parece un reloj. Aunque es capaz de decirte la hora si ya la sabes. Es decir, que puedes mirar la hora en el móvil, consultar a las hormigas y decir en voz alta "son las dos y cinco. Llego tarde." Y empiezas a caminar deprisa para no perderte la enésima reposición de los Simpson, no vaya a ser que hayas olvidado un chiste. Así que afianza la hora, la apoya con su presencia. Y eso nunca está de más.

Además, siendo hormigas, no importa las veces que mires el reloj: siempre será hora de trabajar. Así que mejor no comprarlo.

Los creadores de esta maravilla son Analog Watch Co. y, de hecho, en su página venden relojes de verdad que palidecen a su lado, claro. Porque ninguno de ellos tiene una granja de hormigas en su interior. Y ahora un reloj sin hormigas y que diga la hora se me antoja anacrónico.

Visto en Design TAXI

Imprescindible pulpo de pelo sintético

La moda cefalópoda se impone por momentos y es todo culpa de Kirstie Williams.

Es bastante probable que esta señorita sufriera algún percance relacionado con tentáculos y decidiera hacerse una terapia de choque y, de paso, hacérsela también al mundo. Porque los pulpos están de moda, gente.

Curious Cephalopods vende algunos de estos complementos capilares, aunque tristemente el modelo blando para bodas (derecha) sólo se hace bajo pedido.
SEGUIR LEYENDO

Gatos ante el hundimiento del Titanic

Este centro de juego felino rinde tributo a la versión histórica del Titanic, que muchos olvidaron por culpa de una historia de amor cinematográfica. Históricamente, el Titanic chocó contra un iceberg y, acto seguido, fue atacado por unos mininos gigantes que se dedicaron a acabar con todo potencial superviviente que supiera nadar y fuera inmune al frío. El suceso fue debidamente silenciado por las autoridades, claro, para no alarmar a una sociedad ya consternada y con gatos en cada hogar.

Hoy día podemos mirar atrás y no escandalizarnos ante la masacre. Sabemos que los gatos serían capaces de eso y mucho más. Se sabe que un guión alternativo de la película de Cameron mucho más fiel a la historia barajó la idea de que un gato le sacara las entrañas a Céline Dion y luego se lamiera la entrepierna, pero al final se descartó sin saber muy bien por qué.

En cualquier caso, puede ser vuestro por unos 1.800 euros. ¿Es recomendable comprar una tragedia y colocarla en el salón? Siempre. Porque de esa forma las tragedias propias pasarán a ser meros obstáculos.

Visto en Incredible Things

Mesa “Ahora No” para discusiones de pareja

Michael Beitz es el creador de la Not Now, una mesa con un nudo en su centro que impide la visibilidad entre los comensales, algo realmente útil en parejas asiduas a lanzarse objetos punzantes ante la menor señal de desaprobación.

Lo ideal es tener otra mesa en la que comer cuando la situación se mantenga estable y hacer uso de la Not Now sólo en momentos de crisis. Si la usamos como mesa de comer oficial puede que el hecho de no ver a nuestro interlocutor entorpezca la comunicación, nos confunda y acabemos diciendo algo relevante en lugar de los comentarios anodinos característicos de toda comida que se precie.

Lo único que no entiendo muy bien es la decoración de la pared en la primera fotografía. Creo que simboliza una discusión entre dos asesinos en serie que no se ponen de acuerdo al elegir a su siguiente víctima. Es bastante probable.

Visto en Geekologie

 1 2 3 4 ...302 Siguiente

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan



Luke: Yo... No puedo creer... Yoda: Ya, por eso has fallado.
Episodio V. El Imperio Contraataca, 1980
NoPuedoCreer - Buscando desde 2005        QueLoVendan - Vendiendo desde 2010        Creative Commons    Aviso legal
Desarrollado por {onestic}