No es lo mismo "¡¡Quiero un monopatín, tronco!!", que... "¡¡Quiero un monopatín-tronco!!".

Si Pedro Picapiedra levantara la cabeza, alucinaría con este troncomóvil troncopatín con ruedas. No podría montar a toda la familia, pero si tuviera que llevar a Dino, al menos no se quedaría sin techo del "coche" como siempre le sucedía.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan