Ya tenía escrita mi carta a los Reyes Magos y todo estaba listo para enviársela. Pero hoy he visto algo que, ha hecho que la rehaga completamente.

Se llama Lrry-1 y fue construido en tan solo 4 semanas por un artista del metal. Se mueve gracias a un motor Citroen de 2 caballos y, por alguna extraña razón, ya que es desesperadamente lento, incorpora dos detectores de radar de velocidad en los ojos. Y lo mejor, ¡tira fuego!

Sé que es lento, inservible, sucio, tosco e inútil. Pero le acabo de pedir uno a los Reyes Magos. Ir a la discoteca y aparcarlo en la puerta, viendo las caras de la gente, no tiene que tener precio.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan