Me gustaría compensaros por el fallo anterior con una invitación a un cóctel, pero entre el poco dinero que tengo y que sois muchos no me llega más que para una gota de alcohol para las heridas para cada uno.

Y hablando de esas cosas, aquí tenéis un juego para cócteles curioso, práctico y muy distinguido. Sí, si alguna vez os han dicho que más que un cubata o un martini lo que preparáis son extraños potingues e insalubres combinaciones más propias del Dr. Frankenstein que de Tom Cruise, este es vuestro juego... con matraz, tubos de ensayo... todo ello con la alerta correspondiente de peligro biológico.

Así quedará claro que vuestras bebidas no es que sean para personas duras de verdad, sino para monstruos alterados genéticamente.

¿Alguien quiere algún ojo para acompañar el martini en lugar de la aburrida aceituna?

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan