Si quieres tener uno de esos cuadros inquietantes que te miran, ahora lo tienes más fácil que nunca. Solo necesitarás un poco de arte (para pintar el cuadro, más que nada) y un pequeño motor que haga que los ojos se muevan.

Las instrucciones para hacer un cuadro de estos no son muy complicadas y seguro que queda ideal en nuestra salita, observando a nuestros visitantes.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan