La señorita de la foto lleva un corsé con dos sacaleches incorporados que, aparte de hacer por duplicado la función de un sacaleches normal, también le permite, gracias a su función "manos libres", seguir realizando las tareas propias de su trabajo como oficinista.

Todos sabemos lo complicado que es compaginar las obligaciones laborales con las obligaciones maternas, pero mi ignorancia en el tema me impide pronunciarme sobre las presumibles bondades de este artilugio, y los detalles de la tienda donde lo venden tampoco me ilustran mucho ¿alguna lectora que haya pasado por esta situación nos puede dar su opinión?

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan