Si hay algo que tengo que hacer antes de morir, es probar la dichosa manteca de cacahuete.

Mira que sale en casi todas las películas americanas y la untan como si fuera una delicia. Se la comen en prácticamente cualquier alimento y disfrutan con ella. Ummm.

Así que me voy a comprar esta máquina de hacer manteca de cacahuete, que por 50 dólares solo tienes que meterle cacahuetes (o tu fruto seco preferido) y seleccionar textura fina o bien espesa y ya está. En unos minutos tendrás una rica manteca de cacahuete y totalmente casera.

Esto es como si inventaran una máquina en la que metieras leche, cacao, avellanas y azúcar y te saliese una rica Nocilla.

Aunque ahora que lo pienso, no se si eso me da hambre o nauseas...

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan