Habré jugado unas diez mil veces al tetris a lo largo de mi vida (bueno, es un decir, pero sí he jugado muchas) y nunca pensé que se podría llegar a jugar tan rápido como el hombre de este vídeo. Creo que nunca más volveré a jugar, porque me siento muy mal después de verlo... todos mis records en ese juego se han desmoronado en un momento.

Lo mejor de todo, es el último nivel, en el que las piezas se vuelven invisibles cuando llegan abajo... ¿Hará este hombre otra cosa en su vida que no sea jugar al tetris? Ver para creer:

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan