iglú-libros

Que en una biblioteca haga frío es un problema; es difícil concentrarse en la lectura tiritando de frío.

La solución habitual es instalar algún sistema de calefacción. Existen muchas opciones hoy en día: radiadores de agua caliente, de aceite, estufas de carbón, fuego en la chimenea con troncos o con libros, calefactores y radiadores eléctricos... No obstante, si se da el caso de que no tienes acceso a una fuente de energía adecuada, podemos fijarnos en las soluciones artesanales con la que los habitantes de los polos de la Tierra resuelven el problema.

A falta de nieve, construir un iglú con los libros de la biblioteca es una solución perfecta para guarecerse y mantener una temperatura adecuada.

Es una instalación del artista colombiano Miler Lagos. Visto en Creapills.

iglú-libros-2

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan