gato-atrapada-cuerpo-mujer

Tras años de ocultar su condición, Nano, una chica noruega de 20 años, ha decidido salir del armario y hacer pública su extraña situación vital: asegura que es un gato (o una gata, no estamos seguros) atrapado en el cuerpo de una mujer.

Lo cierto es que las imágenes suyas que podemos ver en este reportaje televisivo no dejan lugar a dudas. A pesar de tratarse claramente de una hembra humana, la fuerte presencia de hormonas felinas en su organismo se hace presente en forma de las típicas orejas de gato, cola en su parte trasera o en su forma de expresarse con un sobrecogedor (por lo real) maullido. Podemos ver que siente aversión por los perros y que le gusta perseguir ratones, aunque, según dice, todavía no ha tenido la suerte de atrapar a ninguno.

Es curioso que, en cambio, no le han salido bigotes de gato. Ella los sustituye con cuatro piercings metálicos. Elegante en cualquier caso. También nos parece curioso que le tenga miedo al agua y que utilice unos guantes para su higiene personal.

Todo un personaje, que incluso tiene un novio que también presenta tendencias gatunas. Se comunican entre ellos con maullidos, pero el chaval no es un gato atrapado en el cuerpo de un hombre, en su caso es más bien una escusa para ver si pilla cacho. Una opción tan indigna como cualquier otra.


Visto en LaughingSquid

 

 

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan