hijo-a-ganchillo

Los niños crecen y algunas madres no asumen bien el hecho de que, con la llegada de la pubertad, los chicos requieran cada vez menos de sus atenciones y salgan al mundo exterior en busca de otros estímulos afectivos (chicas, amigotes y videojuegos, básicamente).

Marieke Voorslu está pasando por esa crisis existencial y ha decidido que no se va a quedar sin un hijo al que achuchar y mimar constantemente: se ha fabricado una réplica a tamaño real, bordada a ganchillo. Un adolescente ideal, con sus ropas modernas, su gorra, sus gadgets y todo lo demás, pero que no se queja por tener a su mamá incordiando constantemente.

hijo-a-ganchillo-2
Visto en DangerousMinds

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan