El concepto de "muro de penes" es raro, pero no nuevo (allí están los glory holes, sin ir más lejos). Lo que sí es nuevo es un muro de penes que reacciona ante aquellos que se atreven a acercarse a ellos.

Es más, Peiqi Su no sólo quería una reacción, que ya es bastante, sino que el muro de vergas fuera un instrumento útil para la sociedad. Así que, mediante unos ajustes en su programación, consiguió que esas vergas pudieran bailar al son de Tchaikovsky.

Pero eso no es todo. Entre los muchos usos que puede tener un objeto de estas características hay uno que me parece encomiable: representar las estadísticas de la bolsa de Wall Street. Sí. Desde luego, estoy seguro de que quedarían mucho más claras si usamos el muro de penes para expresar los altibajos de la economía global.

El muro de Peiqi Su (que cuando está flácido yo lo llamaría el Muro de las Lamentaciones) es sólo su primer proyecto. ¿El siguiente? El muro de vaginas, claro. Estoy ansioso por verlos interactuar, no ya con otra gente, que también, sino entre ellos.

Lamentablemente este muro no lo puedes comprar, desengáñate, pero puedes conseguir algún pseudo-pene similar en nuestra tienda QueLoVendanX.com. No son tan realistas, pero se mueven con más gracia, eso te lo garantizamos.

Visto en The Huffington Post

Visita nuestra tienda de cacharrería erótica original
No Puedo Creer... Que Lo Vendan... X